El gato birmano o gato sagrado de birmania es un felino procedente de Birmania, que llegó a Europa a través de una pareja de ingleses (Gordon Russel y August Pavie) en 1898. Fue reconocida como raza en 1966 por Inglaterra y en 1967 por Estados Unidos.

Este curioso felino a medio camino entre los gatos peras y los siameses, es de los más populares entre las familias por su cautivadora apariencia, largo pelaje y arrebatadora mirada. También posee un carácter tranquilo y dócil. Algunos ejemplares logran hacer acrobacias increíbles. ¿Quieres saber más sobre el gato de Birmania? Sigue leyendo.

Gato birmano
Ejemplar blanco de gato birmano

Características

El gato birmano es de tamaño medio, robusto y de complexión fuerte. Generalmente pesa entre 3 – 6 kg. Los machos pesan entre 5 – 6 kg y las hembras entre 3 – 5 kg y pueden llegar a vivir entre 9 – 13 años. La cabeza es ancha y redondeada con orejas de tamaño medio, ojos azules brillantes que le otorgan una impresión dulce y la apariencia de tener guantes blancos en sus patas.

El pelaje puede variar entre medio a largo, tiene una textura sedosa y poca subcapa, lo que significa que rara vez se enreda. El tono varía según el gato, y existen variantes definidas con nombres propios como el gato birmano seal point que es el más usado en concursos de belleza.

Comportamiento

El gato birmano es dócil y tranquilo que adora a las personas y las seguirás allá donde vayan. Querrá participar en aquello que esté haciendo. A diferencia del siamés no es tan mandón ni tiene un ruidoso aullido, pues se comunica con una aullido suave, sobre todo para recordarle que tal vez es la hora de la cena o de un buen abrazo en el sofá. Le gusta que le cojan en brazos y se relajará en ellos como un bebé peludo.

No debemos confundir ser dócil con ser tonto. Se trata de un gato inteligente y, por supuesto, curioso. Le gusta explorar su entorno. Es una buena idea tenerlo siempre vigilado y saber en todo momento donde está porque es muy común que se quede atrapado accidentalmente debido a su curiosidad.

Hábitat

El gato birmano habita junto al humano en lugares templados. Pero es mejor mantenerlo en el interior del hogar. Fuera puede sufrir de ataques de perros o otros peligros, como ser atropellado. Si salen mucho al exterior, corren el riesgo de ser robados por alguien que quiera tener un gato tan bonito sin pagar por él.

Alimentación

El gato birmano debe tener una alimentación saludable para prevenir enfermedades y una vida larga. La comida debe de estar basada en basarse en comida húmeda de alta calidad, con un contenido elevado de carne y abundantes proteínas animales.

Diversos estudios científicos han demostrado que los gatos prefieren la comida cuya composición se asemeja a la de los ratones. La presa media de un gato está compuesta normalmente por un 50 a 60 % de proteína, un 20 a 30 % de grasa y un 3 a 8 % de carbohidratos, procedentes del tracto digestivo del animal.

La comida para gatos adaptada a la raza ayuda a mantenerlos sanos aunque, lamentablemente, no los protege de las enfermedades hereditarias.

Reproducción

El gato birmano es un animal mamífero, por tanto, vivíparo. Cuando están en celo son altamente ruidosos y rocían toda la casa con orina, tantos machos como hembras.

Como muchos gatos el parto es bastante largo y aterrador para muchas personas, pues suelen ser sangrientos. El reto continua con el destete de las crías, que requieren de una especial atención y de gran limpieza hasta que sean capaces de hacer sus necesidades dentro del arenero.

Si quiere evitar todo esto, es recomendable la estilización. Para ello consulte el proceso con un veterinario experto.

Salud y cuidados médicos

Respecto a la higiene, el gato birmano debe de ser peinado semanalmente para eliminar el pelo muerto distribuir los aceites de la piel. Mudan su pelaje de invierno en primavera, por lo que puede ser conveniente peinarlos con más frecuencia entonces para eliminar el pelo suelto. Un baño caliente también puede ayudar a aflojar y eliminar el pelaje que se desprende. Para lograr un baño se debe mojar al gato con una boquilla de ducha manual, en vez de sumergirlo en una bañera con agua.

El cepillado de los dientes diario es fundamental, aunque semanalmente es mejor que nada. Limpie las comisuras de los ojos con un paño suave y húmedo para eliminar cualquier secreción. Utiliza una zona distinta del paño para cada ojo para no correr el riesgo de propagar ninguna infección.

Revisa las orejas semanalmente. Si parecen sucias, límpialas con un algodón o un paño suave humedecido con una mezcla de vinagre de sidra y agua tibia al 50%. Evite utilizar bastoncillos de algodón, que pueden dañar el interior del oído.

Enfermedades

Mantenga la caja de arena del Birmano impecablemente limpia. Los gatos son muy exigentes con la higiene del baño, y una caja de arena limpia ayudará a mantener el pelaje limpio también.

El gato birmano no se escapa de las diversas enfermedades asociados los gatos de raza. Un gran número de criadores y dueños hacen referencia a inflamaciones oculares frecuentes y a una tendencia al estrabismo. También pueden sufrir quistes dermoides, particularmente en los ovarios y en los testículos, aunque también en el área craneal.

Tanto los gatos de raza como los mestizos tienen una incidencia variable de problemas de salud que pueden ser de naturaleza genética. Los problemas que pueden afectar al Birmano son los siguientes:

  • Hipotricosis congénita: Hace que nazcan sin pelo, y la aplasia tímica, una deficiencia inmunológica que conlleva un mayor riesgo de infección y muerte. Afortunadamente, estas afecciones son poco frecuentes.
  • Dermoide corneal: La presencia de piel y pelo en la superficie de la córnea (la parte delantera y transparente del ojo) de uno o ambos ojos. Puede corregirse quirúrgicamente.
  • Degeneración espongiforme: Enfermedad degenerativa progresiva del sistema nervioso central que provoca signos como debilidad de las extremidades posteriores y descoordinación de los movimientos.
  • Sacudidas y temblores en los gatitos: Esta condición comienza en algunos gatitos cuando tienen unos 10 días de edad y dura hasta que tienen unas 12 semanas. La causa es desconocida y la recuperación se produce de forma espontánea.
  • Concentraciones inusualmente altas de urea y/o creatinina en la sangre, que pueden indicar o no una disfunción renal.

Relación con humanos

El gato birmano es perfecto para vivir con familias con niños, ya que es simpático y relajada. Le encanta la atención que recibe de los niños, que le tratan con educación y respeto, y no le importa jugar a disfrazarse o dar un paseo en un carrito de bebé.

También es feliz conviviendo con perros aptos para gatos, gracias a su amable disposición. Introduzca a las mascotas lentamente y en circunstancias controladas para que aprendan a llevarse bien.

Cultura popular

Un hermoso gato merece una hermosa leyenda de origen. Se dice que el gato birmano o gato sagrado de Birmania, adquirió su llamativo aspecto gracias a la intervención de una diosa de ojos azules, que recompensó el amor y la devoción de un gato del templo hacia su sacerdote convirtiendo su pelaje blanco en dorado y cambiando sus ojos amarillos por azules. Sus patas permanecieron blancas como símbolo de su pureza. Desde entonces, los gatos del templo han llevado las marcas de favor de la diosa, y se decía que los sacerdotes que morían renacían en los cuerpos de los gatos.

Se desconoce cómo surgieron realmente los gatos de su raza. Las teorías incluyen cruces de siameses con angoras o persas, pero se desconoce cuándo o dónde se produjeron esos encuentros originales. Pueden haber tenido lugar en el sudeste asiático, entre varios gatos que portaban los genes del patrón puntiagudo, el pelo largo y los ojos azules, o la raza puede haber sido creada en Francia a partir de gatos importados por dos europeos, un francés llamado Auguste Pavie y un mayor Gordon Russell, que recibieron una pareja de gatos del templo en 1919 como recompensa por ayudar a los sacerdotes. Los gatos fueron enviados a Francia, pero el macho no llegó vivo. Sin embargo, antes de morir, fecundó a la hembra y sus gatitos ayudaron a establecer la raza en Europa. Fue reconocida en Francia en 1925 como Sacre de Birmanie, de donde procede el nombre actual de la raza, Birmano.

Los gatos se importaron por primera vez a Estados Unidos en 1959 y fueron reconocidos por la Cat Fanciers Association en 1967. También están reconocidos por la American Cat Fanciers Association, la Canadian Cat Association, la Cat Fanciers Federation y la International Cat Association.

Listado de otros animales interesantes