El gato cartujo o chartreux es una de las razas más antiguas que se conocen y una especie muy popular entre los humanos, que se caracteriza por su piel gris azulada y ojos amarillentos. Es el gato ideal para aquellas personas que adoran la tranquilidad.

Gato cartujo
Joven Gato cartujo

Características

El gato cartujo o Chartreux tiene un cuerpo de tamaño medio que pesa entre 2,5 – 4,5 kg cuando son adultos. A pesar de su cuerpo robusto es un gato bastante ágil y flexible. El rasgo más característico son sus ojos naranjas intenso que se encuentran en una cabeza redondeada y ancha. Sus mejillas le otorgan una expresión dulce y sonriente. Las orejas son de tamaño medio.

El cuerpo es robusto de hombros anchos y pecho profundo. Las patas son cortas, y los huesos finos. Su cola es bastante flexible y parece tener vida propia, es pesada en la base y se va estrechando hasta terminar en una punta ovalada.

El pelaje es doble de una longitud media-corta que varía según la edad y el sexo del gato, así como en el clima en el que habite. Por ejemplo, los machos tienen un pelaje más grueso y pesado, mientras que el pelaje de las hembras son más ligeros y finas. El color puede variar en cualquier tono azul-gris. De jóvenes pueden tener marcas atigradas que van desapareciendo conforme crecen. La nariz es de color gris pizarra, los labios azulados y las almohadillas de color rosa.

Comportamiento

El gato cartujo o Chartreux es muy silencioso aunque comunicativo. Algunas personas lo califican como «tonto». Su día perfecto es una larga siesta intercalada con juegos y comida. Mientras está activo hará gala de su sincronización y habilidad para abalanzarse como los juguetes o haciendo volteretas mientras los persigue.

Aunque pueda parecer muy dependiente, está atento y es amable con su compañero humano. Aprecia la atención que reciba, más si se trata de rascarle la barbilla o las orejas. No es muy exigente en el trato, se conforma con dormir en tu cama y acurrucarse.

Gato cartujo mirando por la ventana
Gato cartujo mirando por la ventana

Hábitat

El gato cartujo o Chartreux es un gato doméstico que puede convivir con cualquier humano responsable. El hábitat ideal de este gato estará en aquellas zonas donde abunde el frío y los veranos no sean muy caluroso debido a su grueso pelaje.

Alimentación

El gato cartujo o Chartreux es un animal carnívoro que necesita carne para gatos de alta calidad. Debe de estar equilibrada, evitando las grasas. En caso de duda, consúltelo con su veterinario para encontrar el producto ideal.

Reproducción

El gato cartujo o Chartreux tiene un promedio de dos gatos por camada. Las crías son gordas y resistentes, pero tardan en destetarse unas 12 semanas. Durante este tiempo usan el juego para aprender lo básico.

Salud y cuidados médicos

El gato cartujo o Chartreux es fácil de cuidar. Requiere de un cepillado semanal, y uno adicional en la primavera, pues su pelaje se desprende de su cuerpo.

Rara vez necesita un baño. En caso de que lo requiera os advertimos de que le llevará un tiempo mojarlo por completo, pues su pelaje repele el agua.

Los dientes deben ser cepillados para prevenir enfermedades periodontales. Se debe hacer diariamente, aunque si no tengo suficiente tiempo podría ser semanal. Las uñas deben ser cortadas cada dos semanas. Las comisuras de los ojos deben limpiarse con un paño suave y húmedo para eliminar secreciones. Nunca use el mismo paño para el mismo ojo, pues corre el riesgo de infectar algún ojo en caso de que uno de ellos lo esté.

Las orejas pueden revisarse semanalmente. Si están sucias, deben limpiarse con un algódón o un paño suave humedecido mezclado con vinagre y agua a partes iguales.

Este gato es muy exigente con la higiene y su caja de arena de de estar siempre limpia.

Enfermedades

El gato cartujo generalmente, son gatos sanos (si se cuidan bien) pero traen consigo diversas enfermedades de naturaleza genética. El problema más común es la luxación rotuliana que discolaca la rotula del gato. Este problema puede ser leve o grave. La leve rara vez causa problemas, pero en los casos graves pueden hacerle sufrir cojera y necesitar cirugía.

Estos gatos son muy propensos a engordar. Por eso es recomendable cuidar bastante su alimentación. Para ello se debe elegir una dieta equilibrada y animar al gato a hacer ejercicio. La obesidad no sólo es un problema estético, trae consigo problemas como la diabetes o agrandar otras como la las luxaciones.

Otro problema es la acumulación de cerumen en los oídos. Por eso es recomendable llevar una higiene adecuada. En caso de gravedad es recomendable acudir a un veterinario.

Relación con humanos

El gato cartujo o Chartreux tiene muy buena conducta con los humanos. Es amable y se adapta muy bien a un hogar con niños. Sin embargo, se debe de supervisar las relaciones de los niños con el gato porque tienden a alejarse si no le gusta la forma en la que es tratado.

Es un gato perfecto para las familias que no soportan los ruidos. Rara vez maúlla ni chirría. Prefiere comunicarse lanzando una mirada penetrante con sus ojos naranjas. No es un gato super sociable, pero tampoco es super tímido. Es habitual que antes de interactuar con un invitado observe y espere antes de tomar la decisión.

Su carácter tranquilo es adecuado para dejarlo solo en casa, mientras consume sus juguetes y golosinas preferidas. Este carácter lo convierten el compañero perfecto de otras mascotas. Puede convivir con otros gatos, incluso son perros. La forma de introducirlos a un hogar con otras mascotas debe de ser lentamente y en circunstancias controladas para asegurarse que no haya accidentes.

Cultura popular

El gato cartujo o Chartreux ha sido asociado a la orden de los cartujos en Francia, y no es de extrañas, pues los tranquilos ratones hubiesen sido los compañeros perfectos. No existen pruebas reales y todo forma parte de una bonita leyenda.

Lo más probable es que sean una raza natural originaria de la Francia del siglo XVIII que vagabundeaba entre establos, tiendas y hogares. Por desgracias estos felinos eran apreciado por su pelaje por los peleteros de la época. Estos creaban una lujosa lana llamada: piel de Chartreux. Puede que el nombre fuese tomado de los gatos o viceversa.

Como ocurre con casi todas las razas de gatos, se desconoce como obtuvieron los nombres ni como se desarrollaron. El poeta Joachin de Bellay, en 15558, relaciona a este gato gris con la «muerte de las ratas». La primera referencia al nombre actual se encuentra en el el Diccionario Universal de Comercio, Historia Natural y Artes y Oficios de Savvary de Brusion, publicado en 1723. El naturalista francés George-Louis Leclerc, Conde de Buffon, los describió como el gato de Francia y les dio el nombre latino de Felis catus coeruleus, que significa gato azul.

En un principio esta raza no era muy valorada, salvo por su piel azul y el control de alimañas. Vivieron en libertad por París hasta principios del siglo XX. No fue hasta después de la Primera Guerra Mundial cuando los amantes de los gatos franceses decidieron tomar medidas para preservar la raza y se reuinieron para redactar un estandar de raza. Desde ese día los gatos que cumplían con el estándar eran expuestos en ferias europeas en 1928 o 1931 (no sé conoce la fecha con exactitud). Uno de los seguidores de la raza fue la novelista Colette, cuyo gato apareció en su libro: La Chatte.

Durante la Segunda Guerra Mundial no sobrevivió ningún gato que vagabundeasen por las calles, así que fue una suerte que décadas atrás se desarrollase el gusto por esta raza. Aún así son una raza poco común. En Estados Unidos aparecieron en 1970 y reconocidos por la Cat Fanciers Association en 1987. Actualmente, son reconocidos por todas las asociaciones felinas, siendo incluso la mascota oficial del Festivel de Jazz de Montreux.