El gato Manx se caracteriza por la ausencia de su cola. En su lugar posee un hueso que sobrevolase. Siempre existen excepciones y es posible encontrar envidados Manx con cola corta o incluso cola larga pero son raros de ver. Es un excelente gato para acompañar a familias humanas con niños. Sigue leyendo si quieres saber más sobre este gato.

Gato Manx
Un gato Manx sin cola

Características

El gato Manx es de tamaño medio que pesa entre 2,5 – 4,5 kg, lo que lo hace sorprendentemente pesado cuando es cogido. Su crecimiento es lento y no alcanza el desarrollo completo hasta los cincos años de vida.

Su cabeza es redonda con ojos grandes y redondos. El cuerpo robusto y poderoso le dan un pecho ancho, una espalda corta y un trasero ancho redondeado. Las patas delanteras son cortas y las traseras largas con muslos musculosos. Las patas traseras son similares a las patas de un conejo.

La característica más distintiva del Manx es la falta de cola, aunque no todos los individuos carecen de ella. Los humanos han puesto nombre a las distintas variantes de longitudes. Un gato manx con una cola de una longitud normal es conocido como Longies (en inglés), uno de cola corta es llamado Stumpies (en inglés). Son llamados Rumpy (en inglés), aquellos que carecen de cola. Existen gatos que aunque no tienen cola, tienen una elevación del hueso al final de la columna vertebral y son conocidos como Riser (en inglés). En los concurso para gatos solo se suelen ver Rimpies y Risers.

Respecto al pelaje, tiene un pelaje doble corte o un pelaje doble de pelo largo. El Manx de pelo largo es llamado Crmric, pero la Asociación de Aficionados a los Gatos considera simplemente que el de pelo largo es una variedad de Manx. En ambas longitudes, el pelaje viene en muchos colores diferentes, incluyendo varios sólidos, tabbies, carey y calicos.

Comportamiento

En el pasado el gato manx tuvo una vida como cazador de ratones, por tanto, actualmente conserva sus habilidades de caza. Sin embargo, no suele ser agresivo, destaca por ser equilibrado y tranquilo. Es perfecto para ser una buena mascota, y estar junto a una familia, pero busca constantemente la atención de sus propietarios.

Hábitat

El gato manx es un gato doméstico que depende totalmente de los humanos, aunque pueden sobrevivir perfectamente en el exterior. Generalmente, necesita un espacio cómodo para descansar y zonas altas como un rascador para ejercitarse.

Alimentación

El gato Manx sigue la misma alimentación que la mayoría de gatos. Necesita una dieta equilibrada rica en proteínas, vitaminas, minerales, grasas y agua. Es importante adquirir alimentos especiales para gatos ricos en Omega 3 y fibra para evitar problemas digestivos.

El alimento principal debe de ser la carne seca. Es importante no darle leche, pues es tóxica para los felinos. En su lugar puedes darle leche para gatos que contienen menos lactosa, y que sea un alimento excepcional y no de uso diario.

Reproducción

El gato Manx se reproduce rápidamente y cría cientos de gatitos a lo largo de su vida. Alcanza la madurez sexual antes de alcanzar su primer año de vida. La hembra puede tener varias camadas de entre tres y siete gatitos cada año. El embarazo dura dos meses. Las crías maduran lentamente y tardará cincos años en alcanzar su tamaño completo.

Salud y cuidados médicos

El gato manx tiene un pelaje que se cuida fácilmente mediante el cepillado semanal para eliminar el pelo muerto y redistribuir la grasa de la piel. Es aconsejable revisar la parte trasera para asegurarse de que no tenga ninguna hece pegada al ano. En caso positivo, es recomendable limpiarlo para evitar infecciones o accidentes (como manchar el suelo).

Para prevenir enfermedades periodontales se debe cepillar los dientes diariamente, aunque también es posible hacerlo semanalmente si no dispones de mucho tiempo. La comisura de los ojos deben ser limpiados con un paño suave humedecido para eliminar cualquier secreción. Es recomendable usar un paño distinto para cada ojo con el fin de no propagar infecciones en ambos ojos en caso de que uno esté infectado.

Las orejas deben ser revisadas semanalmente y si están sucias, limpiarlas con un algodón o paño humedecido con una mezcla de vinagre de sidra y agua tibia al 50%. Evite el uso de bastoncillos de algodón, que pueden llegar a dañar el interior del oído.

Al igual que el resto de gatos. Los manx son muy exigentes con la higiene de su arenero, así que manténgalo impecable.

Enfermedades

Los gatos Manx, como cualquier gato de raza hereda una serie de problemas de salud. Se han observado las siguientes enfermedades:

Tanto los gatos de raza como los mestizos tienen una incidencia variable de problemas de salud que pueden ser de naturaleza genética. Los Manx son generalmente sanos, pero se han observado las siguientes enfermedades en la raza:

  • Artritis de la rabadilla en gatos con cola parcial.
  • Distrofia corneal: Opacidad que comienza a desarrollarse cuando el gatito tiene aproximadamente 4 meses de edad.
  • Síndrome de Manx: Un conjunto de defectos de nacimiento que puede incluir una columna vertebral demasiado corta, defectos del tracto urinario y problemas con los intestinos y la digestión. Este trastorno afecta a aproximadamente el 20% de los gatos Manx, la mayoría de las veces rabiosos, y suele aparecer cuando el gatito tiene 4 meses, una buena razón para esperar hasta esa edad antes de llevar un gatito Manx a casa.

Relación con humanos

El gato Manx se relaciona muy bien con los humanos. Por eso es sola una opción si eres una persona con mucho tiempo para él. Se adapta perfectamente a familias con niños si crece directamente junto a ellos, si es introducido directamente como adulto puede que no acepte la atención de los niños. También puede convivir con perros, si éstos aceptan a los gatos, y puede llegar a aprender a dejar en paz a pájaros y peces.

El carácter se adapta al de otras personas desde joven. Disfruta conociendo a gente nueva, saludándola con un suave golpe de cabeza o un roce de mejilla. Si es necesario, puede adaptarse a un cambio de hogar o familia, aunque no es lo recomendable. Hazlo siempre y cuando sea 100% necesario.

Es un gato inteligente que le encanta realizar trucos, como buscar y venir, y está dispuesto a caminar con correa si es enseñado desde joven. Tampoco tiene problemas en montar en coche, por tanto, se trata de un gran compañero de viaje. No es raro verle jugar con el agua -después de todo, es un gato isleño- y es posible encontrarlo abriendo grifos o «pescando» en una fuente. También se le da bien aprender a abrir puertas, así que asegúrese tener las cosas importante bajo llave. A diferencia de la mayoría de los gatos, el Manx está dispuesto a aceptar los límites y normalmente respetará sus deseos si le dice que no cuando salta sobre la encimera o araña su sofá. A cambio debe darle una alternativa aceptable como agradecimiento por su buen comportamiento.

Si necesita un perro guardián, el manx puede hacer un lindo «sustituto». Reacciona rápidamente y gruñe de forma amenazante o se lanza a la ataque si ve o escucha algo fuera de lo normal. Aunque no lo hará si ve que no estás alterado. Sin embargo, es bastante tranquilo cuando no está protegiendo nada. Eso no quiere decir que sea inactivo. Se trata de un gato alegre y juguetón al que le gusta seguir a su persona favorita por la casa y ayudarle en lo que esté haciendo. Sin embargo, cuando esté listo para relajarse, el Manx estará en su regazo, listo para una cómoda siesta. Si no hay regazo disponible, se acurrucará en el lugar más cercano que le permita vigilarle. Habla con un trino tranquilo y mantendrá una conversación si le hablas.

Cultura popular

El gato Manx es realmente un gato sin cola. No es el único. Existen muchos gatos con cola corta o sin cola pero el Manx es el único creiado especficimente para no ternerla. En ocasiones, se dice en broma que es la descendencia de un gato y un conejo (por muy bonita que sea la idea, un «conejo» es biológicamente imposible), el Manx sin cola es el resultado de una mutación genética que se intensificó por la remota ubicación de los gatos en la Isla de Man, frente a la costa de Gran Bretaña.

Se cree que los gatos datan de 1750 o más tarde, pero se desconoce si un gato sin cola nació allí o llegó en un barco y luego propagó sus genes por la población de gatos de la isla. La isla se hizo conocida por los gatos sin cola, y así es como la raza obtuvo su nombre de Manx. El Manx está reconocido por la Asociación de Aficionados al Gato, la Asociación Internacional del Gato y otros registros felinos.

Listado de otros animales interesantes