El gato Munchkin de origen estadounidense se caracteriza por sus cortas patas. Esta característica es única de su raza, que se trasmite genéticamente. Gracias a sus patas y su comportamiento ese el favorito de muchos humanos a lo largo de todo el planeta.

Gato Munchkin
Gato Munchkin

Características

El gato Munchkin es de tamaño pequeño, en ocasiones puede alcanzar un tamaño medio. Los machos pesan entre 3 – 4 kg, mientras que las hembras pesan entre 2 – 4 kg. El torso es grueso y el pecho redondeado con una cola con una longitud similar al del cuerpo. A pesar de tener musculos definidos, no debe verse voluminoso.

La cabeza tiene un tamaño proporcionada con su cuerpo, redondea y con pómulos definidos. Las orejas son altas de tamaño medio, redondeándose en punta. Este tipo de orejas les da la expresión de estar en alerta constante. Sus grandes ojos almendrados pueden ser de cualquier color (azules, verdes, avellanos, marrones, amarillos o naranjas) y no están relacionado con el color del pelaje.

Las patas son cortas y rechonchas, que apuntan directamente hacia adelante. Están separadas uniformemente. Las traseras a veces parecen más concisas que las delanteras. Pueden levantarse sobre sus patas traseras como lo haría un conejo. Lo pueden conseguir gracias a que sus patas traseras son más cortas que las delanteras.

Este tipo de gato puede tener el pelo largo o corto. Los de pelo corto tienen una longitud media compatible con todo tipo de clima y el de pelo largo tiene una longitud semilargo y sedoso también compatible con todo tipo de climas. El pelaje se puede encontrar en todo tipo de colores y patrones habituales en gatos.

Comportamiento

El gato de Munhckin es comparado a menudo con un hurón, ya que corren, persiguen y juegan de forma similar. Son gatos muy juguetones y rápidos. Son amantes de la diversión incluso de adultos. Es habitual verle corretear por toda la casa gracias a la enorme tracción que les otorga sus cortas partas.

Es demasiado curioso y, a menudo se le encuentra rebuscando en cajones o armarios. Si encuentran algo que les atraiga lo esconderán en algún sitio donde crean que no puedas encontrarlas.

A pesar de su energía, son obedientes cuando se les da una orden. Es amistoso, leal y disfruta pasando tiempo con sus compañeros, ya sean otros gatos o humanos.

Hábitat

El gato Munchkin habita en el interior de los hogares. Puede vivir en cualquier tipo de clima siempre y cuando no sean climas extremos. Es aconsejable que no salga al exterior, pues puede perderse rápido o tener accidente debido a su inclinación por llegar a sitios altos.

Alimentación

El gato Munchkin aunque sea más pequeño, se le debe alimentar como a cualquier gato sin patas cortas. Su alimentación debe estar centrada en proteínas y carne. Se debe tener especial cuidado en no sobrealimentar al gato (aunque sea difícil resistirse a ellos con esas patas rechonchas y esos ojos grandes y brillantes).

Aunque el Munchkin parece más pequeño que la media de los gatos gracias a sus patas cortas, su cuerpo es en realidad bastante similar al de otras razas de gatos de tamaño medio.

Si el gato es glotón, es indispensable adquirir un dispensador automático que vaya alimentándole periódicamente con la cantidad correcta.

Reproducción

El gato Munchkin no debe sus patas cortas a la cría selectiva, si no a un gen natural. Este gen es compartido con los perros salchicha y otros animales de patas cortas. Sin embargo, debido a que la columna vertebral es físicamente diferente a la del perro no comparten los problemas de columnas asociados a los caninos.

Este gen es autosómico dominante, lo que significa que no se encuentra ligado al sexo y se hereda de uno como de ambos progenitores. Sin embargo, es letal cuando se heredan ambas copias mureiendo los embriones en el útero. Debido a esto para que el Munchkin se reproduzca debe hacerlo con otras razas. Esto da a lugar a que en la camada puede que no todos sean Munchkin.

Este problema genético crea el debate sobre si reconocerlo como raza, pues consideran poco ético reproducir un gato con una mutación anormal. Los defensores argumentan que a pesar de este problema, los gatos resultante no tienen problemas de salud específicos de la raza y tienen una vida completamente normal a pesar de sus patas cortas. También existe el argumente de que otras razas con mutaciones genéticas son aceptadas y algunas son propensas a sufrir problemas genéticos específicos de su raza.

Hay un debate en curso sobre si reconocer al munchkin como raza es ético debido a su mutación anormal. Los que se oponen dicen que no deberían promover una mutación genética que podría tener consecuencias negativas para la salud del gato.

Los defensores señalan que los munchkin no parecen tener problemas de salud específicos de la raza, y que los gatos parecen llevar una vida plena con sus patas más cortas. También se puede argumentar que otras razas se basan igualmente en mutaciones genéticas y en la endogamia, y que algunas de ellas son propensas a sufrir problemas de salud específicos de la raza.

Salud y cuidados médicos

El gato Munchkin puede requerir un poco de ayuda en su aseado debido a que sus patas cortas pueden complicar llegar a ciertas zonas del cuerpo. Los gatos de pelo corto deben de ser cepillados semanalmente y los de pelo largo un par de veces a la semana. Un cepillado regular ayuda a prevenir bolas de pelo y esteras. Mantenerlos en su rutina hará que la caída del pelo y las bolas se reduzcan.

Los dientes deben de ser limpiados un par de veces a la semana. Al ser un gato de interior debe mantenerse lejos de los peligros del exterior para no estar expuesto a las enfermedades de otros gatos y a las peleas, ataques o accidentes. Es recomendable esterilizarlo si no se va a criar.

Las uñas deben ser cortadas con regularidad. La limpieza de las orejas y odios también debe de ser regular. Es recomendable utilizar un limpiador aprobado por el veterinario de confianza. Esta limpieza debe empezar desde pequeños para que se acostumbren a ella.

Al ser un gato muy activo, puede tener diversos accidentes. Evite colocar objetos encima de muebles altos, para no atraer la atención del gata y disminuir los accidentes.

Como la mayoría de las razas de gatos, el Munchkin tiene una vida media de 10 a 15 años, siempre que se le cuide adecuadamente.

Enfermedades

El Munckins puede desarrollar ciertos problemas de salud comunes en su raza. Estos problemas no derivan de su estatura o de posibles problemas estructurales. Si recibe las vacunas recomendadas y los cuidados preventivos no tendrá muchos problemas durante su vida. Las enfermedades más comunes son las siguientes:

  • Hipertiroidismo: Desequilibrio hormonal.
  • Pancreatitis: Inflamación del páncreas.
  • Uremia: Trastorno renal.
  • Linfosarcoma: Cáncer común que afecta a perros y gatos.

Respecto a sus patas cortas, muchos son partidarios de que esta raza vive una vida larga y saludable sin complicaciones, pero algunas organizaciones discrepan, afirmando que todavía no se han hecho suficientes investigaciones que respalden tal afirmación, pues la raza es relativamente nueva si la comparamos con las demás.

Relación con humanos

El gato Munchkin es muy sociable y amistoso, lo que les convierte el compañero perfecto para otras mascotas, pues disfruta de la compañías de perros y gatos bien educados.

A pesar de que es un gato independiente y disfrutar de jugar solo, les encanta acurrucarse con sus humanos favoritos. Aunque no son agresivos, su naturaleza energética y curiosa les hace necesitar de una supervisión extra cuando socializan con niños pequeños.

Es ideal cansarlos proporcionándoles juguetes interactivos para que se entretengan, no causen desastres y no se metan en líos innecesarios porque pueden ser un poco revoltosos durante los juegos. Disfrutan de rompecabezas, juguetes y juegos de ingenio, sobre todo si estos retos son recompensados con golosinas.

Cuando se cansan de jugar, disfrutan mucho de la compañía humana. La mayoría de las veces los encontrará acurrucados en el sofá junto a usted o en su regazo.

Cultura popular

La historia de este gato comienza en Rino Unido, en los años 40, donde un veterinario describió varias generaciones de gatos con patas cortas. La mayoría de estos gatos desaparecieron durante la Segunda Guerra Mundial, pero en 1953 se describió en Stalingrado un gato con patas cortas.

Treinta años después, en Estados Unidos, Sandra Hochenedel descubrió un gato que tenía patas cortas en el estado de Luisiana, al que llamó Blackberry. Las siguientes camadas dieron a luz gatos con patas cotas y partas largas. Uno de los machos fue regalado a una de sus amigas, llamada Kay LaFrance al que llamó Toulouse. De Blackberry y Toulouse desciende la raza actual.

Kay LaFrance nombró a su primera camada como Munchkin en referencia al Mago de Oz en el estado de Luisina en la década de 1980. El nombre se quedó definitivamente.

El munchkin consiguió el estatus de campeón de la Asociación Internacional del Gato en 2003.

Listado de otros animales interesantes