Coatí de cola anillada

Publicado el 22 mayo, 2018 a las 15:48

Coatí de cola anillada
5 (100%) 2 votos

El coatí de cola anillada sudamericano (Nasua Nasua), mundi o mishasho  es un mamífero trepador de tamaño medio localizados en Sudamérica, Centroamérica y el suroeste de Norteamérica. Tienen un hocico largo, parecido al de un cerdo. Hay cuatro especies de coatí: de nariz blanca, el sudamericano, el de montaña oriental y el de montaña occidental.

Coatí de cola anillada sudamericano

Imagen de un coatí de cola anillada sudamericano curioso

Características del coatí

Aunque las especies varían en color, la coloración usual es naranja o rojiza a marrón oscuro, a veces cercana al negro. La parte inferior y las orejas cortas y redondeadas son a menudo mucho más pálidas, y tienen sus patas negras. El coatí tienen un hocico notablemente alargado y una cola larga, ambos son a menudo de un color diferente al del cuerpo principal, a veces con anillos o bandas de colores contrastantes. Por lo general, llevan la cola erguida cuando caminan como osos.

Sus patas delanteras tienen garras largas, romas y ligeramente curvadas, mientras que las patas traseras tienen garras más cortas. Tienen membranas entre los dedos de los pies, lo que los hace buenos nadadores. Los machos son casi el doble de grandes que las hembras y ambos sexos tienen dientes caninos largos y muy afilados.

Es un animal inteligente y fuertemente adaptable. Trepa y se alimenta tanto en los árboles como en el suelo. Esto significa que tienen varias adaptaciones interesantes:

  • Hocico: Largo y flexible, lo puede girar hasta 60° en cualquier dirección.
  • Tobillos: De doble articulación,  pueden doblarlo más de 180° al bajar de los árboles bocabajo.
  • Comportamiento Alimenticio: Comen tarántulas después de “jugar” con ellas para remover sus pelos irritantes.
  • Cola: Tienen una cola larga que, aunque no puede agarrar objetos, utilizan como poste de equilibrio cuando se suben a los árboles.

Hábitat y distribución del coatí

El coatí de cola anillada sudamericano es generalmente de zonas húmedas o habitantes de la selva tropical lluviosa. Sin embargo, dentro de su área de distribución pueden ocupar cualquier hábitat boscoso de hasta 3.000 m. Esto incluye bosques templados de robles y pinos, y bosques tropicales húmedos de tierras bajas. A veces se encuentran en sabanas y desiertos.

Distribución

  • Coatí de nariz blanca: México, América Central, Suroeste de los Estados Unidos y Colombia
  • Coati sudamericano: Sudamérica
  • Coatí de las montañas orientales: Venezuela
  • Coatí de las montañas del oeste: Colombia y Ecuador

Dieta

El coatí de cola anillada sudamericano es omnívoro, con una dieta muy variada de pequeñas presas vertebradas (lagartos, roedores, aves, huevos de ave y huevos de cocodrilo), invertebrados de tierra y frutas. Tienen un gran sentido del olfato, y utilizan sus hocicos para arraigar el suelo en forma de cerdo para desenterrar a los invertebrados. También desentierran comida con sus poderosas patas y garras. Viajan más de un kilómetro cada día buscando comida.

Interacción humana

El coatí de cola anillada sudamericano ha sido ampliamente estudiado en algunas áreas. Como resultado de esto, los coatíes en estas áreas se han acostumbrado a los humanos, y no huyen si se les acerca. Y a veces son comidos por los humanos, y la densidad de la población disminuye drásticamente por el aumento de la caza humana. También son capturados y vendidos como mascotas, aunque no sean buenas mascotas ya que pueden causar daños a las cosechas y a las casas, y a veces puede matar a los pollos y a otros animales, no pueden estar sueltos por la casa ya que es capaz de destrozarla en cuestión de segundos y si lo mantenéis en el jardín es altamente probable que se escape, ya que son animales curiosos. Pueden hacer mucho daño a un niño que se le acerque a acariciarlo.

Aunque algunos de estos animales han sido criados, no han sido domesticados completamente. Pueden ser mascotas muy cariñosas y afectuosas. Son como cachorros cuando son jóvenes. Sin embargo, aunque es relativamente fácil crear un vínculo con una cría puede ser enormemente desafiante si se adquiere a un adulto mayor que no está vinculado a la persona. Debido a su alta energía y fuerza, pueden lesionar a otras mascotas (gatos, perros) o seres humanos cuando juegan con ellos, y pueden transmitir enfermedades.

Comportamiento

El coatí de cola anillada sudamericano a menudo elige dormir o descansar en lugares elevados, como el dosel del bosque, en el que construyen nidos toscos. Algunas especies son activas durante el día (diurnas), pero otras son activas durante la noche (nocturnas).

Las hembras viven con sus crías en grupos de 10 a 30 individuos, a este grupo se le llama “banda”. Cuando una banda se está moviendo o buscando comida, hacen mucho ruido y comunican sus intenciones o estados de ánimo con una amplia gama de gruñidos, resoplidos y chirridos. Los machos adultos son solitarios, sólo se unen a las hembras para aparearse. Son escaladores muy hábiles y usan sus largas colas para ayudarles a equilibrarse. Sin embargo, la mayor parte del forrajeo se realiza en el suelo, donde buscan alimento en la hojarasca.

Reproducción

Se reproducen al comienzo de la temporada de lluvias, cuando el alimento es abundante. Un macho se une a la banda y se aparea con todas las hembras receptivas. Una vez embarazada, la hembra deja la banda y construye un nido, generalmente en lo alto de los árboles o en un saliente rocoso. Después de un embarazo (período de gestación) de casi tres meses, da a luz de 2 a 7 bebés, llamados “crías”.

Los jóvenes coatíes abren sus ojos alrededor de los diez días de edad, pueden pararse alrededor del día 19, y caminar bien al día 24. Aprenden a escalar poco después, a los 26 días de edad. Cuando las crías tienen entre 6 y 10 semanas de edad, se reincorporan a la banda junto con su madre, donde otras madres ayudan en el cuidado cooperativo.