Animales del páramo

Publicado el 18 mayo, 2018 a las 23:30

Animales del páramo
5 (100%) 1 voto

El bioma de los páramos son considerados ecosistemas montañosos al situarse en una altitud, que puede variar entre los 3.100 m hasta los 5.000 metros de altura sobre el nivel del mar. Los páramos también son llamados regiones de matorral de montaña, porque predominan los arbustos y matorrales.

Son un bioma importante ya que son regiones estratégicas debido a su altitud y a su climatología, que cumplen la función de retener y regular el agua durante todo el año. En épocas de sequia el agua retenida se vaya aportando por escurrimiento gradualmente a las zonas más bajas, ya que estás zonas son las que generan ríos, riachuelos, acueductos o quebradas.

Los páramos se encuentran ubicados en latitudes tropicales. Los más representativos son los páramos:

Páramos de los Andes del norte (páramo andino): Se encuentran en Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú.

  • Páramo montano de Etiopía: Ubicado sobre el Macizo etíope.
  • Páramos de África oriental: Ubicados en Kenia, Tanzania, Uganda, Ruanda y en la R. D. Congo.
  • Páramos de Nueva Guinea: Ubicados en Papúa Nueva Guinea e Indonesia, son pastizales y páramos de la Cordillera Central (Nueva Guinea).
  • Páramos centroamericanos: Ubicados en Costa Rica y Panamá.

Tipos de páramos

Podemos clasificar el páramo en tres tipos según su temperatura y altura.

  • Subpáramo: Posee una temperatura promedio de 10℃. Podemos encontrar diversos arbustos y árboles bajos sobre la zona de bosque montano.
  • Páramo: Posee una temperatura promedio de unos 5℃. Aquí encontraremos vegetación como tuberas y pastizales.
  • Superpáramo: Posee una temperatura promedio de 2℃. En las zonas alpinas son considerados tundras. Encontramos líquenes, musgos, pequeños abiertos, pastizales y vegetación abierta.

Animales de páramos

Entre los animales del páramo podemos encontrar a palomas, osos, venados, patos, anfibios, reptiles, roedores y aves. Todos presentan algún tipo de adaptación para sobrevivir a las duras condiciones climatológicas durante el invierno.

El 50% de los humedales de los páramos y el 35% de las especies de agua dulce se consideran extintas por los científicos. Por eso es necesario que los humanos nos impliquemos en la conservación del medio ambiente y cuidar los santuarios de vida que nos quedan, cambiar nuestra forma de vida para evitar la degradación que sufren los páramos.

La ganadería y la agricultura intensiva también afecta a los páramos haciendo sufrir al bioma que nos abastece de agua dulce.