Animales de la sabana

Publicado el 18 mayo, 2018 a las 23:28

Animales de la sabana
5 (100%) 2 votos

Los animales de la sabana suelen ser los más icónicos, pues allí se encuentran una gran diversidad de especies. Allí se encuentra el mamífero más grande, el reptil más peligroso cómo la mamba negra o la mayor diversidad de herbívoros.

¿Qué es la sabana?

La sabana, denominadas también como praderas tropicales, es un bioma formado por grandes praderas en zonas tropicales y subtropicales. Poseen dos estaciones, una seca y otra muy lluviosa, aunque los meses de lluvia anuales son muy escasos.

En este tipo de bioma nos encontramos con escasos árboles pequeños muy dispersos entre si, de dosel arbóreo (vegetación sólo en las copas y regiones superiores). Combinan características típicas de una pradera o un bosque donde normalmente las sabanas son regiones entre la transición de semidesiertos y selvas.

Las sabanas varían según su ubicación geográfica encontrándose en los trópicos secos y subtropicales, en ocasiones bordeando una selva tropical. En cada sabana varía el tipo de suelo, flora, fauna y temperaturas.

¿Dónde se encuentran las sabanas?

Las sabanas se ubican geográficamente en zonas subtropicales y tropicales, abundando las regiones ubicadas en climas tropicales secos.

Las principales sabanas las podemos encontrar a lo largo y ancho del continente africano y también en la isla de Madagascar (al este de África), Australia, América del sur (en regiones como Venezuela, Brasil o Colombia)

También podemos encontrar sabanas Asía, austroasiáticas e insulindias, Australianas y del Pácifico.

Paisaje de la sabana

Paisaje de la sabana

Tipos de sabanas

Podemos clasificar las sabanas según su zona geográfica, fauna o flora o según su suelo o clima.

Sabana intertropical

Las sabanas intertropicales están ubicadas en latitudes intertropicales y aunque en raras ocasiones también se pueden encontrar en regiones subtropicales. La sabana de áfrica es el representante perfecto, con suelo poco fértil, seco, con un clima templado y lluvias en una parte del año, y sequía para el restante de meses.

Sabana templada

Las sabanas templadas están localizadas en latitudes medias alrededor de los cincos continentes. Se caracterizan por sus veranos más húmedos y sus inviernos secos y fríos. Poseen suelo fértil.

Sabana mediterránea

Las sabanas mediterráneas están localizadas en regiones con clima mediterráneo a lo largo de los cinco continentes. Siendo semiáridas con un suelo con flora pobre y con una fauna diversas donde encontraremos jirafas, elefantes, leones etc

Sabana montañosa

Las sabanas montañosas se encuentran en latitudes elevadas en zonas subalpinas y alpinas en distintas regiones del planeta, aunque la mayoría se encuentran en las montañas de África. Al encontrarse entre montañas se pueden encontrar una gran flora y fauna ya que tiene un alto índice de lluvia.

Clima de la sabana

El clima en la sabana es bastante cálido todo el año. Tiene una estación húmeda durante los meses de verano con lluvias, y una estación seca durante el resto del año, coincidiendo con el invierno.

Las precipitaciones medias varían a lo largo del año entre 750 y 1300 mm. La temperatura media mensual es de unos 17 °C.

El tipo de clima lo podemos clasificar en hiperestacionales, estacionales o no estacionales.

  • Hiperestacionales: Se encuentran en zonas húmedas en bordes de ríos. Tienen suelos arcillosos y un drenaje lento, pero están secos a partir de los 0,5 – 1 m por la abundancia de la arcilla.
  • Estacionales: Tienen un buen drenaje en el suelo, gruesos con muy poca retención del agua.
  • No estacionales: Son zonas pluviales, pero son suelos pobres, de arenas o cortezas lateríticas (Orinoco)

Sobreviviendo en la sabana

Los animales de la sabana se han debido de adaptar para sobrevivir en este bioma. Muchas especies crean madrigueras en el suelo para aguantar mejor el calor o para proteger a sus crías.

Los elefantes en sus grandes orejas tienen manchas, llamadas máculas, por donde el calor puede escapar y así poder bajar la temperatura de su cuerpo.

Sin embargo, otros animales de la sabana han aprovechado el calor a su favor, por ejemplo, las aves rapaces como halcones o gavilanes usan el aire caliente, que va hacía arriba para elevarse en el aire sin usar mucha energía y así sobrevolar grandes extensiones de tierras para buscar presas.

Compartiendo recursos

Al igual que los humanos, los animales también tienen un paladar y no ha todos les gusta comer la misma hierba o la misma carne. Ésto hace que hasta unas dieciséis diferentes especies de herbívoros puedan convivir en el mismo espacio, pues no todas se alimentan del mismo pasto.

Algunos animales no toleran ciertas hiervas que producen sustancias químicas que si toleran otros o no todos los animales llegan a las altas copas de los arboles de la sabana, como si lo hace la jirafa.

Lo mismo sucede con los animales carnívoros que no encuentran sabrosas las mismas especies, lo que puede cazar un león no es atractivo para un guepardo.

De estas formas los animales pueden alimentarse en el duro bioma de la sabana.

Migraciones

Las migraciones se producen con las estaciones de crecimiento vegetal. Las sequias no llegan a todas las zonas al mismo tiempo, por eso los animales se han ido adaptando para mantenerse continuamente en movimiento e ir siguiendo a las lluvias para encontrar alimento y agua.

Para lograr moverse por toda la sabana siguiendo las lluvias, los animales poseen piernas largas y fuertes, como la de los elefantes o una gran velocidad como los antílopes o las gacelas.

Otros animales como la jirafa o la gacela de Grant no hacen ningún tipo de migraciones, ya que encuentran alimentos durante todo el año en la misma zona donde habitan.

Adaptaciones

Tanto las plantas como los animales de la sabana han debido adaptarse para alimentarse o sobrevivir en la sabana.

Las plantas sufren un crecimiento acelerado cuando llegan las lluvias y se obtienen un tono amarillento para limitar la pérdida de agua. Durante la estación seca las plantas almacenan la humedad y los nutrientes necesarios en sus raíces a la espera de que vuelva la época de lluvias.

Otras adaptaciones, como el tamaño del animal, su fortaleza o su velocidad también son útiles para defenderse de ciertos depredadores o de la propia naturaleza como incendios o de los humanos.

Depredadores

En la sabana africana hay un alto número de depredadores muy conocidos por todos. La mayoría se encuentran en la tapa de la cadena alimentaria, cumpliendo un papel fundamental en el equilibrio de la naturaleza.

Algunos depredadores mamíferos, como los guepardos, son los más rápidos de la sabana pudiendo alcanzar hasta 112 km/h en distancia corta. Las hienas manchadas se alimentan de los restos que otros depredadores no consumen. Otros depredadores como los perros salvajes africanos cazan en manada para asegurase el alimento.

La serpiente, como la Mamba Negra, se encuentra entre los animales de la sabana más letales. Su mordedura inyecta el veneno suficiente como para matar a doce personas en una hora.

Los leopardos son similares a los guepardos, de hecho se suelen confundir mucho, también pueden alcanzar grandes velocidades y compiten directamente con los leones por los alimentos.