Por bienestar animal se entiende la forma en que un animal afronta las condiciones en las que vive. Un animal se encuentra en un buen estado de bienestar si (como lo indica la evidencia científica) es saludable, está cómodo, bien alimentado, seguro, capaz de expresar un comportamiento innato, y si no está sufriendo estados desagradables como dolor, miedo y angustia.

Un buen bienestar animal requiere la prevención de enfermedades y el tratamiento veterinario, un alojamiento, una gestión y una nutrición adecuadas, una manipulación no cruel y un sacrificio no cruel. El bienestar animal se refiere al estado del animal; el tratamiento que recibe un animal está cubierto por otros términos como cuidado animal, cría de animales y trato humano. Proteger el bienestar significa satisfacer sus necesidades físicas y mentales.

Garantizar el bienestar es una responsabilidad humana que incluye la consideración de todos los aspectos, incluyendo el alojamiento adecuado, el manejo, la nutrición, la prevención y el tratamiento de enfermedades, el cuidado responsable, el manejo humanitario y, cuando sea necesario, la eutanasia humana.

Existen numerosas perspectivas que están influenciadas por los valores y experiencias de una persona. También existen varios medios para medir el bienestar, incluyendo (pero no limitado a) la salud, la productividad, el comportamiento y las respuestas fisiológicas.

Principios básicos para el bienestar animal

  • Cuidado básico: El uso responsable de los animales con fines humanos, como la compañía, la alimentación, la fibra, la recreación, el trabajo, la educación, la exhibición y la investigación realizadas en beneficio tanto de los seres humanos como de los animales, es coherente con el Juramento del Veterinario.
  • Decisiones morales: Las decisiones relativas al cuidado, uso y bienestar de los animales se tomarán equilibrando el conocimiento científico y el juicio profesional con la consideración de los valores éticos y sociales.
  • Responsabilidad: A los animales se les debe proporcionar agua, alimento, educación apropiada, cuidado de la salud y un ambiente apropiado para su cuidado, con una consideración cuidadosa por la biología y el comportamiento típico de su especie.
  • Cuidados psicológicos: Los animales deben ser cuidados de manera que se minimice el miedo, el dolor, el estrés y el sufrimiento.
  • Cuidado de hábitat: Los procedimientos relacionados con el alojamiento, manejo, cuidado y uso de los animales deberán evaluarse continuamente y, cuando se indique, perfeccionarse o sustituirse.
  • Responsabilidad poblacional: La conservación y la gestión de las poblaciones animales deben ser humanas, socialmente responsables y científicamente prudentes.
  • Respeto: Los animales serán tratados con respeto y dignidad a lo largo de toda su vida y, cuando sea necesario, se les proporcionará una muerte humana.
  • Cuidado por parte de los expertos: La profesión veterinaria se esforzará continuamente por mejorar la salud y el bienestar de los animales mediante la investigación científica, la educación, la colaboración, la promoción y la elaboración de legislación y reglamentos.

¿Cuáles son las 5 libertades?

Con el apoyo y la estrecha cooperación de los países de la UE, la Comisión Europea ha estado promoviendo el bienestar animal durante más de 40 años, mejorando gradualmente la vida de los animales de granja. Un paso importante en 1998 fue la Directiva 98/58/CE del Consejo relativa a la protección de los animales en las explotaciones ganaderas, que establecía normas generales para la protección de los animales de todas las especies mantenidas para la producción de alimentos, lana, pieles o para otros fines de cría, incluidos los peces, los reptiles o los anfibios. Estas normas se basan en el Convenio Europeo para la protección de los animales en las explotaciones ganaderas y reflejan las denominadas “cinco libertades“.

El bienestar de un animal debe considerarse en términos de cinco libertades. Estas libertades definen estados ideales en lugar de normas para un bienestar aceptable. Constituyen un marco lógico y completo para el análisis del bienestar dentro de cualquier sistema, junto con los pasos y compromisos necesarios para salvaguardar y mejorar el bienestar de los animales domésticos, he aquí las 5 libertades explicadas brevemente:

  1. Libres de hambre y sed gracias a un acceso fácil al agua dulce y a la dieta para mantener la salud y el vigor. Esto debe ser específico del animal. Por ejemplo, los cachorros, las perras adultas, las gatas preñadas y los gatos de edad avanzada necesitan diferentes tipos de alimentos con diferentes horarios.
  2. Libres de molestias al proporcionar un ambiente apropiado que incluye refugio y un área de descanso confortable. Esto significa que debe proporcionar ropa de cama suave y un área con temperatura, niveles de ruido y acceso a la luz natural adecuados. Si un animal está afuera, debe poder refugiarse de los elementos climáticos, así como cuencos de comida y agua apropiados que no se congelen ni se vuelquen.
  3. Libres de dolor, lesiones o enfermedades mediante la prevención o el diagnóstico y tratamiento rápidos. Esto incluye la vacunación de los animales, el monitoreo de los animales, la salud física, el tratamiento de cualquier lesión y el suministro de medicamentos apropiados.
  4. Libertad para expresar un comportamiento normal proporcionando suficiente espacio, instalaciones adecuadas y compañía de la propia especie del animal. Los animales deben ser capaces de interactuar,o evitar, a otros de su propia especie, según lo deseen. Deben ser capaces de estirar cada parte de su cuerpo (de la nariz a la cola), y correr, saltar y jugar. Esto puede ser particularmente difícil cuando los animales se alojan en perreras individuales.
  5. Libertad del miedo y la angustia, garantizando condiciones y tratamiento que eviten el sufrimiento mental. La salud mental de un animal es tan importante como su salud física, ya que el estrés psicológico puede convertirse rápidamente en una enfermedad física. Estas condiciones pueden lograrse evitando el hacinamiento y proporcionando un enriquecimiento suficiente y espacios seguros para esconderse.

Cuando el Tratado de Lisboa entró en vigor en 2009, modificó el “Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea” (TFUE) e introdujo el reconocimiento de que los animales son seres sensibles. El artículo 13 del Título II establece que:

“Al formular y aplicar las políticas de la Unión en los ámbitos de la agricultura, la pesca, los transportes, el mercado interior, la investigación y el desarrollo tecnológico y el espacio, la Unión y los Estados miembros, en la medida en que los animales son seres sensibles, tendrán plenamente en cuenta las exigencias en materia de bienestar de los animales, respetando al mismo tiempo las disposiciones legislativas o administrativas y las costumbres de los países de la Unión Europea relativas, en particular, a los ritos religiosos, las tradiciones culturales y el patrimonio regional”.

Los gobiernos nacionales pueden adoptar normas más estrictas siempre que sean compatibles con las disposiciones del Tratado, pero la legislación comunitaria relativa a las condiciones de bienestar de los animales de granja establece normas mínimas.

Complementación

Para complementar toda esta información y lo tengas todo mucho más claro, existe un curso online donde lo tendrás todo muchísimo más claro y con la ventaja de la tranquilidad que leerás las palabras de muchísimos expertos en el tema del bienestar animal.

Bienestar animal
5 (100%) 2 votos

Listado de otros animales interesantes

Curso de bienestar animal online