Coral

Publicado el 19 julio, 2018
Coral
5 (100%) 2 votos

El coral (Anthozoa) puede parecer una simple roca pero en realidad se trata de un animal invertebrado y imprescindible en el mundo acuático. Es muy similar a la anémona. Actualmente, se estiman unas 70.000 especies distintas de corales que habitan en océanos de todo el planeta pero son más abundantes en los océanos del hermisferio sur donde existen climas cálidos y tropicales.

Todas estas especies son dividas en dos subespecies: Alcyonaria y Zoantharia. Los corales de la subespecie Alcyonaria tienen ocho tentáculos incluyendo los corales blandos, abanicos submarinos y corrales marinos. Los de las subespecie Zoantharia con más de ocho tentáculos donde se incluyen todas las especies que viven en los arrecifes de corales.

Corales

Colonia de corales

Características

El coral cumple un papel muy importante al crear los arrecifes de colares donde habitan una gran diversidad de especies de animales acuáticos se protejan de otros depredadores. También son punto de encuentro para miles de especies, especialmente de peces, para reproducirse.

No son plantas, pero son animales extremadamente simples que carecen de columna vertebral, ojos, oídos, nariz o extremidades. Son criaturas simétricas en torno a un eje central. Son considerados sésiles ya que no pueden desplazarse de una zona a otra como otros animales para buscar alimentos o huir. Por eso, disponen de tentáculos con células urticantes (que produce escozor como una ortiga) que son usadas para alimentarse y protegerse.

Su vida dura entre 3 meses a 30 años, dependiendo de la especie y de su papel en el ecosistema. Por ejemplo, las especies de corales que forman extensos arrecifes de coral como el Australiano viven mucho más tiempo que otras especies solitarias de corales.

El tamaño varía entre las especies, los corales más pequeños pueden medir entre 1 – 3 ml de diámetro, mientras que otras especies llegan a medir entre 10 – 25 cm. Cuando se unen en colonias los corales pueden llegar a formar estructuras de hasta 4 m de altura y creciendo un metro cada año. Pueden llegar a “crecer” tanto que la Gran Barrera de Coral, es visible desde el espacio.

El color se debe a los zooxantelas, organismos que viven en sus tejidos y les conceden diferentes tonalidades marrones, verdes o naranjas. Si no poseen zooxantelas se verán trasparentes. Sin embargo algunas especies tienen varios colores como azul, verde, púrpura, blanco, naranja y amarillo.

Corales duros

El cuerpo está formado por los pólipos que son invertebrados marinos que en su desarrollo toma forma de tubo cerrado en su extremo inferior por donde se sujeta a las rocas o al fondo marino mediante un pedúnculo y abierto en el otro extremo de la boca rodeada de tentáculos. En ocasiones está protegido por un exoesqueleto duro formado por carbonato de calcio para proteger al pólipo blando.

Corales blandos

Los corales blandos, carecen de exoesqueleto que les proteja, pero sí disponen de tejidos endurecidos levemente, resistentes y elásticos. Pueden ramificarse, algunos adoptan una figura similar a los cuernos de un ciervo.

Hábitat

El coral se encuentra en aguas tropicales y subtropicales a lo largo y ancho de todo el planeta. No obstante, también existen especies que habitan en los zonas polares. Las formaciones de arrecifes se localizan en zonas tropicales y subtropicales del Indo-Pacífico y el oeste del océano Atlántico.

Como todos los seres vivos dependen bastante de la luz solar, por eso habitan en aguas pocos profundas (menos de 60 m) y cristalinas. Sin embargo, siempre existen excepciones con algunas especies de corales que pueden vivir en profundidades de hasta 3.000 m que se han adaptado a su entorno.

Los corales de los arrecifes se encuentran muy cerca de la superficie y prefieren zonas con fuerte oleaje porque les llevan alimento y oxígenos.

Arrecife de coral

Arrecife de coral

Alimentación

El pólipo se alimenta de una gran variedad como el plancton o de pequeños peces. Cazan a sus presas extendiendo sus tentáculos para inmovilizarlo o matarla usando sus nematoquiste, que son células que trasportan veneno que es liberado mediante una púa en cuanto toma contacto con otros organismos. Una vez la presa ha sido capturada es movida hacía la boca por sus tentáculos.

Una vez la presa ha sido digerida por el estómago, se vuelve a abrir para esta vez expulsar los desechos por la boca y volver otra vez al ciclo.

Depredadores

Entre los depredadores de corales se encuentra la estrella de mar, las babosas marinas y los caracoles marinos.

Reproducción

El coral tiene diversas formas de reproducirse pues pueden ser gonocorísticos (unisexuales) como hermafroditas y cada uno de las formas puede reproducirse tanto sexualmente como asexualmente. La reproducción les posibilita instalarse en nuevas zonas y es coordinada por comunicación química.

Sexual

Es la vía sexual más predominante acogida por aproximadamente el 25% de los corales que son  hermatípicos (corales pétreos)  formando colonias de un sólo sexo, el resto son corales hermafroditas.

El 75% de los corales hermatípicos desovan por difusión al liberar gametos (huevos y espermatosoides) al agua para dispersar a sus crías. Los gametos se fusionarán para dar forma a una larva llamada planula de color rosada y de forma elíptica. Se forman varios miles de larvas para garantizar las formaciones de nuevas colonias.

Cuando se trata de arrecifes los corales iniciarán el desove de forma síncrono, es decir, todos los corales desovan en la misma noche. Esto es así para que los gametos masculinos y femeninos tengan más probabilidades de encontrarse. El momento de adecuado para liberar a los gametos depende de cada especie y de señales ambientales como el cambio de teperatura, ciclo lunar, duración del día y la señalización química. Normalmente, la señal más adecuada es la puesta de sol.

Criadoras

Dentro de las especies sexuales, se encuentran las criadoras que son, a menudo, ahermatípicas (especies que no construyen arrecifes). Aquí se liberan los espermatozoides mediante los corales reproductores, que se hunden en los corales portadores de óvulos no fertilizados, la espera puede durar semanas. Después de que se haya realizado la fertilización, se liberarán las planulas que están listas para asentarse en suelo marino.

Planulas

Las larvas de planula nadan hacia la luz y a los sonidos que emiten los arrecifes, lejos de aguas abiertas, para alcanzar las aguas superficiales. Mientras van a la deriva crecerán antes de descender en busca de una superficie dura adecuada para asentarse e iniciar una nueva colonia.

El porcentaje de acierto involucran a bastantes generaciones, y aunque millones de gametos sean liberados se forman muy pocas colonias nuevas. Desde el desove hasta el asentamiento pueden pasar de tres a dos meses. Una vez asentada la larva crece hasta convertirse en un pólipo y en ocasiones se convertirá en una cabeza de coral por el broe y crecimiento asexual.

Pólipo

Pólipo

Asexual

Dentro de una cabeza de coral, los pólipos que son genéricamente idénticos se reproducen asexualmente mediante brotación o por división, ya sea longitudinal o transversalmente.

La reproducción por brote conlleva separar a un pólipo más pequeño de un adulto conforme el nuevo pólipo va creciendo, va formando las partes de su cuerpo. El brote puede ser intrtencaular produciendo pólipos del mismo tamaño dentro del anillo de tentáculos, o extratentacular, desde su base, produciendo un pólipo más pequeño.

En la reproducción por división el pólipo original se divide en dos y se vuelven tan grande como el original. En la división longitudinal, el pólipo se ensancha y divide su cuerpo a lo largo de su longitud. La boca se divide y se forman nuevos tentáculos. En la división transversal, el pólipo y el exoesqueleto se dividen transversalmente  en dos partes que deberán generar por separado las piezas faltantes.

La reproducción asexual favorece una alta tasa reproductiva, el retraso de la senescencia y el reemplazo de módulos muertos, así como la distribución geográfica.

División colonial

Las colonias en su totalidad pueden reproducirse asexualmente formando dos colonias del mismo genotipo. Los mecanismos para lograrlos incluyen fisión, el rescate y la fragmentación.

  • Fisión: Ocurre en algunos corales donde la colonia se divide en dos o más colonias durante las primera etapas de desarrollo.
  • Rescate: Un sólo pólipo abandona la colonia para formar otra en una sitio diferente para crear una nueva.
  • Fragmentación: Sucede cuando la colonia ha sido fragmentada durante tormentas o otros desastres naturales. En estos casos los pólipos separados pueden comenzar nuevas colonias.

Estado de conservación

Los estudios de diversos científicos y de organizaciones medioambientales estiman que para el año 2030 habrán desaparecido más del 50% de las formaciones carolinas de todo el mundo. En este caso, no sólo los humanos con su pesca y buceo tienen la culpa. Los desastres naturales como los terremotos o tsunamis también destruyen a los corales al fragmentar el suelo donde habitan. En el terremoto del océano Índico de 2004 se destruyeron centenares de arrecifes de corales.

La clasificación de los corales varía según la especie, pero por ejemplo, el coral de cuerno de ciervo (por su similar forma con los cuernos de un ciervo) es clasificada actualmente como especie en peligro de extinción debido a su escasa disminución en su distribución.

Listado de otros animales interesantes

Imagen de una urraca

Urraca común