Los animales invertebrados son aquellos animales que no poseen una columna vertebral, al contrario que los animales vertebrados. Todos son ovíparos y suelen ser pequeños. Los podemos encontrar en todos los hábitats y comprenden el 95% de la especie animal.

Caracoles - Animales invertebrados

Los caracoles son animales invertebrados al carecer de esqueleto.

Clasificación de los animales invertebrados

Podemos diferenciar dos tipos de animales invertebrados principales, los que cuentan con un exoesqueleto que recubre su cuerpo (Moluscos, artrópodos y equinodermos) y los que no lo tienen (Gusanos, celentéreos y poríferos).

Artrópodos

Son principalmente insectos y se les puedo encontrar en casi cualquier tipo de hábitat, tienen pequeñas patas articuladas. Están divididos en 4 grupos bien diferenciados que son los insectos, arácnidos, miriápodos y crustáceos.

Insectos

Los insectos son el grupo más variado de entre los animales invertebrados, hay muchísimas especies y tienen grandes colonias. Se piensa que un 90% de las especies son insectos. Poseen 3 pares de patas, su cuerpo de distribuye en 3 partes diferenciadas (Cabeza, tórax y abdomen) y antenas que usan para situarse, guiarse o comer, entre otras cosas. Algunos pueden presentar alas, haciendo de ellos los únicos animales invertebrados con la capacidad de volar.

Arácnidos

El cuerpo de los arácnidos se divide en dos partes, el cefalotórax (Cabeza y tórax) y abdomen. Por el contrario que los insectos, estos no tienen antenas y tienen 4 pares de patas. Son la segunda especie más voluminosa de la tierra.

Miriápodos

Tienen un cuerpo largo muy segmentado con muchísimos pares de patas y una cabeza con antenas y mandíbula, como los cienpiés.

Crustáceos

Son casi todos los animales invertebrados acuáticos y son los únicos artrópodos con antenas. Algunos tienen pinzas delanteras, como los cangrejos y por norma general tienen de 5 a 10 pares de patas.

Moluscos

Son los animales invertebrados más cuantiosos después de los artrópodos, su cuerpo es blando y y muchos están recubiertos por un exoesqueleto o concha. Se diferencian tres grupos principales:

Cefalópodos

Todos son animales acuáticos y no están recubiertos por una concha, las patas están junto a su cráneo y tienen como mínimo 4 pares de patas. Son los animales invertebrados con la visión más desarrollada. Algunos, como el calamar puede escupir tinta para defenderse.

Bivalvos

Tienen una concha conformada de dos partes llamada valva (De ahí su nombre), son todos animales invertebrados acuáticos y no tienen una cabeza reconocida. Sus valvas son por lo general simétricas, como la de la ostras.

Gasterópodos

Algo más de la mitad de los gasterópodos son acuáticos, su cuerpo lo conforma una cabeza y tronco musculoso con uno o dos pares de tentáculos sensibles y tienen una concha con forma de espiral.

Equinodérmos

Todos los equinodermos tienen su hábitat en agua salada. Su piel es rugosa y áspera, su simetría es distinta en la parte de arriba y en la de abajo. Su parte inferior es donde está situada su boca y la parte superior es la que está más dura (Como las estrellas de mar), algunos tienen púas como los erizos de mar.

Gusanos

Conformados por un cuerpo largo y blando, los gusanos se mueven reptando. Tenemos 3 grupos de gusanos divididos en:

Anélidos

Se diferencian gracias a su cuerpo anillado y su cuerpo bilateral. Su hábitat son las zonas húmedas, como pantanos o mares.

Nematodos

Más conocidos como gusanos redondos, su cuerpo tiene forma de cilindro y es alargado. El nematodo más conocido es el anisaki.

Platelmintos

Tienen la forma de una cinta aplanada y su cuerpo es bilateral. Son en su mayoría parasitarios, aunque algunos habitan zonas húmedas. El platelminto más famoso es la tenia.

Celentéreos

Tienen tentáculos alrededor de su boca. Podemos distinguir los dos siguientes grupos:

Medusas

Las medusas son casi transparentes, flotan y tienen forma de paraguas. Sus tentáculos son peligrosos, ya que pueden herir o paralizar.

Pólipos

Su forma se asemeja al de una bolsa, tienen una extremidad que usan para pegarse a una roca marina y otra extremidad con un orificio que usa para cazar y alimentarse. Los pólipos más conocidos son la anémona y el coral.

Poríferos

Comúnmente llamadas esponjas, viven en las rocas del mar. Tienen forma de planta y su cuerpo está formado por agujeros y pequeños poros que usa para alimentarse y son totalmente asimétricos. Tienen el organismo más simple de los animales invertebrados (No poseen órganos ni sistema nervioso, sólo tienen células que utilizan para alimentarse).

Alimentación

Los métodos de alimentación de los invertebrados son tan diversos como los propios invertebrados, que están adaptados a todo tipo de hábitats, en agua dulce, en el mar y en tierra. Los mecanismos de alimentación se clasifican mejor por el método utilizado: navegación, alimentación en suspensión, alimentación en depósito, carnívoros y fitófagos (comedores de plantas).

Una clasificación alternativa a menudo adoptada, pero quizás menos satisfactoria, puede basarse en el tamaño de las partículas ingeridas. Por lo tanto, el mismo invertebrado puede describirse como microfago (que se alimenta de organismos diminutos) o como dependiente de sustancias en solución.

Ambos sistemas de clasificación pueden subdividirse. Los comederos carnívoros, por ejemplo, incluyen depredadores y parásitos animales; ambos comparten la dependencia de otros animales (vivos) como fuente de alimento. Algunos métodos se limitarán a hábitats particulares. Los comederos en suspensión, por ejemplo, sólo pueden ser acuáticos, mientras que el hábito fitófago puede encontrarse dondequiera que haya plantas comestibles.

Reproducción

La reproducción en invertebrados difiere según la especie. La reproducción asexual (no tener sexo ni órganos sexuales) es bastante común, sin embargo, la reproducción sexual es más típica. Los hermafroditas son comunes en los invertebrados, esto significa que tanto los órganos sexuales masculinos como los femeninos están presentes en un individuo. En especies de un solo sexo, donde sólo un órgano sexual está presente, los machos y las hembras no tienen que hacer contacto para reproducirse ya que la fertilización puede ocurrir externamente. Después de la reproducción, la mayoría de los invertebrados cambian de forma y apariencia al pasar por un proceso llamado metamorfosis en el que los adultos y los jóvenes tienen diferentes estilos de vida, incluyendo cómo y de qué se alimentan.

Respiración

Los dos órganos respiratorios comunes de los invertebrados son la tráquea y las branquias. Los pulmones de difusión, en contraste con los pulmones de ventilación de los vertebrados, se limitan a los animales pequeños, como los caracoles pulmonares y los escorpiones.

Tráquea

Este órgano respiratorio es un sello distintivo de los insectos. Está formado por un sistema de tubos ramificados que suministran oxígeno a los tejidos y eliminan el dióxido de carbono de los mismos, evitando así la necesidad de un sistema circulatorio para transportar los gases respiratorios (aunque el sistema circulatorio sirve para otras funciones vitales, como el suministro de moléculas que contienen energía derivadas de los alimentos).

Los poros hacia el exterior, llamados espiráculos, son estructuras típicamente apareadas, dos en el tórax y ocho en el abdomen. La apertura y cierre periódico de los espiráculos previene la pérdida de agua por evaporación, una seria amenaza para los insectos que viven en ambientes secos. Los movimientos de bombeo muscular del abdomen, especialmente en animales grandes, pueden promover la ventilación del sistema traqueal.

Aunque los sistemas traqueales están diseñados principalmente para la vida en el aire, en algunos insectos las modificaciones permiten que las tráqueas sirvan para el intercambio de gases bajo el agua. De especial interés son los insectos que podrían denominarse respiradores de burbujas, que, como en el caso del escarabajo de agua (Dytiscus), reciben un suministro de gas en forma de burbuja de aire bajo las superficies de sus alas junto a los espiráculos antes de sumergirse. El intercambio de gases traqueales continúa después de que el escarabajo se sumerge y anclas bajo la superficie. A medida que el oxígeno se consume de la burbuja, la presión parcial de oxígeno dentro de la burbuja cae por debajo de la del agua; en consecuencia, el oxígeno se difunde desde el agua hacia la burbuja para reemplazar la que se consume. El dióxido de carbono producido por el insecto se difunde a través del sistema traqueal a la burbuja y de allí al agua. La burbuja se comporta como una branquia. Hay una limitación importante a esta adaptación: A medida que se elimina el oxígeno de la burbuja, la presión parcial del nitrógeno aumenta, y este gas se difunde hacia el exterior en el agua. La consecuencia de la difusión externa de nitrógeno es que la burbuja se contrae y su contenido de oxígeno debe ser repuesto por otro viaje a la superficie. Una solución parcial al problema de la renovación de las burbujas ha sido encontrada por pequeños escarabajos acuáticos de la familia Elmidae, que capturan burbujas que contienen oxígeno producido por las algas e incorporan este gas en la branquia de la burbuja. Varias especies de escarabajos acuáticos también aumentan el intercambio de gases al agitar el agua circundante con sus patas posteriores.

Una solución elegante al problema del agotamiento de las burbujas durante la inmersión ha sido encontrada por ciertos escarabajos que tienen una alta densidad de pelo cutáneo en gran parte de la superficie del abdomen y del tórax. La pila de pelo es tan densa que resiste la humedad, y se forma un espacio de aire debajo de ella, creando un plastrón, o capa de aire, en la que se abren las tráqueas. A medida que avanza la respiración, la difusión hacia afuera del nitrógeno y la consecuente contracción del espacio de gas son prevenidas por la tensión superficial -una condición manifestada por propiedades que se asemejan a las de una piel elástica bajo tensión- entre los cabellos apretados y el agua. El plastrón se vuelve “permanente” en el sentido de que ya no es necesario atrapar más burbujas en la superficie, y los escarabajos pueden permanecer sumergidos indefinidamente. Dado que los pelos del plastrón tienden a resistir la deformación, los escarabajos pueden vivir a profundidades considerables sin la compresión del gas plastrón.

Una estrategia extraordinaria utilizada por los insectos hemipteranos Buenoa y Anisops es un almacén interno de oxígeno que les permite acechar por minutos sin salir a la superficie mientras esperan alimento en zonas de aguas medias relativamente libres de depredadores pero pobres en oxígeno. La reserva interna de oxígeno se presenta en forma de células llenas de hemoglobina que constituyen la primera línea de suministro de oxígeno para metabolizar activamente las células, ahorrando la pequeña masa de aire en el sistema traqueal mientras que la reserva de hemoglobina se está agotando.

Las estructuras respiratorias de las arañas consisten en peculiares “pulmones de libro“, placas en forma de hoja sobre las cuales circula el aire a través de aberturas en el abdomen. Contienen vasos sanguíneos que ponen la sangre en estrecho contacto con la superficie expuesta al aire y donde se produce el intercambio de gases entre la sangre y el aire. Además de estas estructuras, también puede haber espiráculos abdominales y un sistema traqueal como el de los insectos.

Debido a que las arañas son respiradoras de aire, en su mayoría están restringidas a situaciones terrestres, aunque algunas de ellas cazan regularmente criaturas acuáticas en los bordes de los arroyos o estanques y pueden viajar por la superficie del agua con la misma facilidad que en tierra. La araña de agua (o araña de campana de buceo), (Argyroneta aquatica) conocida por su tela de seda submarina, que se asemeja a una especie de campana de buceo, es la única especie de araña que pasa toda su vida bajo el agua. Usando pelos finos en su abdomen, donde se encuentran sus aberturas respiratorias, la araña de agua captura pequeñas burbujas de aire en la superficie del agua, las transporta a su telaraña de seda, que está anclada a plantas u otros objetos submarinos, y las expulsa hacia el interior, inflando así la casa submarina con aire. La investigación ha demostrado que la red inflada sirve como una especie de branquia, extrayendo el oxígeno disuelto del agua cuando las concentraciones de oxígeno dentro de la red son lo suficientemente bajas como para extraer el oxígeno del agua. A medida que la araña consume el oxígeno, las concentraciones de nitrógeno en la telaraña inflada se elevan, causando que colapse lentamente. Por lo tanto, la araña debe viajar a la superficie del agua para renovar las burbujas, lo que hace aproximadamente una vez al día. La mayor parte del ciclo de vida de la araña del agua, incluyendo el cortejo y la reproducción, la captura y alimentación de presas y el desarrollo de huevos y embriones, ocurre debajo de la superficie del agua. Muchas de estas actividades tienen lugar dentro de la campana de buceo de la araña.

Muchos insectos inmaduros tienen adaptaciones especiales para una existencia acuática. Las protuberancias de paredes delgadas del tegumento, que contienen redes traqueales, forman una serie de branquias (branquias traqueales) que hacen que el agua entre en contacto con los tubos traqueales cerrados. Las ninfas de las moscas de mayo y las libélulas tienen branquias traqueales externas unidas a sus segmentos abdominales, y algunas de las placas de las branquias se pueden mover de tal manera que crean corrientes de agua sobre las superficies de intercambio. Las ninfas libélulas poseen una serie de branquias traqueales encerradas en el recto. El bombeo periódico de la cámara rectal sirve para renovar el flujo de agua sobre las branquias. La remoción de las branquias o el taponamiento del recto resulta en un menor consumo de oxígeno. En los insectos acuáticos inmaduros también se produce un intercambio de gases considerable en la superficie general del cuerpo.

El sistema traqueal del insecto tiene limitaciones inherentes. Los gases se difunden lentamente en tubos largos y estrechos, y el transporte efectivo de gas sólo puede ocurrir si los tubos no exceden una cierta longitud. Generalmente se piensa que esto ha impuesto un límite de tamaño a los insectos.

Branquias

Muchos invertebrados utilizan las branquias como un medio importante de intercambio de gases; unos pocos, como el caracol pulmonado, utilizan los pulmones. Casi cualquier extensión de pared delgada de la superficie del cuerpo que entra en contacto con el medio ambiente y a través de la cual ocurre el intercambio de gases puede ser vista como una branquia.

Las branquias suelen tener una gran superficie en relación con su masa; a menudo se utilizan dispositivos de bombeo para renovar el medio externo. Aunque las branquias se utilizan generalmente para la respiración acuática y los pulmones para la respiración con aire, esta asociación no es invariable, como lo ejemplifican los pulmones de agua de los pepinos de mar.

Los gusanos marinos poliquetos utilizan no sólo la superficie general del cuerpo para el intercambio de gases, sino también una variedad de estructuras parecidas a las agallas: parapodia segmentaria en forma de colgajo (en Nereis) o mechones ramificados elaborados (entre las familias Terebellidae y Sabellidae). Los penachos, utilizados para crear corrientes de alimentación y respiratorias, ofrecen una gran superficie para el intercambio de gases.

En los equinodermos (estrellas de mar, erizos de mar, estrellas quebradizas), la mayor parte del intercambio respiratorio ocurre a través de los pies del tubo (una serie de extensiones de ventosas utilizadas para la locomoción). Sin embargo, este intercambio se complementa con extensiones de la cavidad celómica, o de los fluidos corporales, en “branquias” de paredes finas o ramificaciones dérmicas que hacen que el fluido celómico entre en contacto cercano con el agua de mar. Los pepinos de mar (Holothuroidea), equinodermos de cuerpo blando y forma de salchicha que llevan cierta respiración a través de sus tentáculos orales, que corresponden a pies de tubo, también tienen un elaborado “árbol respiratorio” que consiste en sacos huecos ramificados de la cloaca (intestino posterior). El agua es bombeada dentro y fuera de este sistema por la acción de la cloaca muscular, y es probable que una gran fracción del gas respiratorio de los animales se intercambie a través de este sistema.

Las branquias de los moluscos tienen un suministro de sangre relativamente elaborado, aunque la respiración también ocurre a través del manto, o epidermis general. Las almejas poseen branquias por las que circula el agua, impulsadas por los movimientos de millones de látigos microscópicos llamados cilios. En las pocas formas estudiadas, se ha encontrado que la extracción de oxígeno del agua es baja, del orden del 2 al 10 por ciento. Las corrientes producidas por el movimiento ciliar, que constituyen la ventilación, también se utilizan para introducir y extraer alimentos. Durante la marea baja o durante un período seco, las almejas y los mejillones cierran sus conchas y previenen así la deshidratación. El metabolismo entonces cambia de vías que consumen oxígeno (aeróbicas) a vías libres de oxígeno (anaeróbicas), lo que hace que los productos ácidos se acumulen; cuando se restablecen las condiciones normales, los animales aumentan su ventilación y extracción de oxígeno para deshacerse de los productos ácidos. En los caracoles, el mecanismo de alimentación es independiente de la superficie respiratoria. Una parte de la cavidad del manto en forma de branquia o “pulmón” sirve como lugar de intercambio de gas. En los caracoles que respiran aire, el “pulmón” puede protegerse de la desecación por contacto con el aire al tener sólo un poro en el manto como abertura hacia el exterior. Los moluscos cefalópodos, como el calamar y el pulpo, ventilan activamente una cámara protegida recubierta de branquias plumosas que contienen pequeños vasos sanguíneos (capilares); sus branquias son bastante eficaces, extrayendo entre el 60 y el 80 por ciento del oxígeno que pasa por la cámara. En aguas pobres en oxígeno, el pulpo puede multiplicar por 10 su ventilación, lo que indica un control más activo de la respiración de lo que parece estar presente en otras clases de moluscos.

Muchos crustáceos (cangrejos, gambas, cangrejos de río) son muy dependientes de sus branquias. Como regla general, el área de las branquias es mayor en los cangrejos de movimiento rápido (Portunidos) que en los habitantes de fondo perezosos; disminuye progresivamente de especies totalmente acuáticas, a especies intermareales, a especies terrestres; y es mayor en los cangrejos jóvenes que en los cangrejos más viejos. A menudo las branquias están encerradas en cámaras de protección, y la ventilación es proporcionada por apéndices especializados que crean la corriente respiratoria. Al igual que en los moluscos cefalópodos, la utilización de oxígeno es relativamente alta: hasta el 70 por ciento del oxígeno se extrae del agua que pasa por las branquias en el cangrejo de río europeo (Astacus). Una disminución de la presión parcial de oxígeno en el agua provoca un notable aumento de la ventilación (el volumen de agua que pasa por las branquias); al mismo tiempo, la tasa de utilización de oxígeno disminuye ligeramente. Aunque se extrae más oxígeno por unidad de tiempo, el aumento de la ventilación aumenta el costo de oxígeno de la respiración. El aumento del coste del oxígeno, junto con la disminución de la extracción por unidad de volumen, probablemente limita las formas acuáticas de los crustáceos a niveles de metabolismo oxidativo inferiores a los que se encuentran en muchas formas de respiración por aire. Esto se debe en gran medida al menor contenido relativo de oxígeno en el agua y al mayor coste oxidativo de ventilar un medio denso y viscoso en comparación con el aire. No todos los crustáceos sufren una reducción del oxígeno con una mayor ventilación y metabolismo. Los cangrejos de espalda cuadrada (Sesarma) se vuelven menos activos, reduciendo su metabolismo oxidativo hasta que prevalecen condiciones más favorables.

Sistema locomotor

El movimiento forma parte de la vida de los animales. La mayoría de los animales tienen maneras de moverse por su entorno para atrapar comida, escapar de los depredadores o encontrar pareja. Los animales sésiles tienen que mover el agua o el aire que los rodea para atrapar comida, generalmente usando sus tentáculos o usando cilios batidos para generar corrientes de agua y capturar pequeñas partículas de comida. La mayoría de los filamentos de los animales incluyen especies que nadan, pero ya sea que vivan en la tierra o en los sedimentos del fondo del mar y en los lagos, los animales se arrastran, caminan, corren, saltan o se quedan quietos. La locomoción requiere energía, y la mayoría de los animales gastan una cantidad considerable de su tiempo gastando energía para superar las fuerzas de fricción y gravedad que tienden a mantenerlos inmóviles.

El coste energético del transporte o de cualquier tipo de movimiento es diferente en función del entorno que lo rodea. En el medio acuático, la mayoría de los animales flotan y la superación de la gravedad es un problema menor. Debido a que el agua es un medio mucho más denso que el aire, el principal problema es la resistencia/fricción, por lo que el medio de locomoción más eficiente energéticamente para los organismos acuáticos es su adaptación a una forma hidrodinámica elegante. La mayoría de los vertebrados acuáticos de cuatro patas usan sus patas como remos para empujar contra el agua. Los peces nadan usando su cuerpo y su cola de lado a lado y los mamíferos acuáticos levantan su cuerpo hacia arriba y hacia abajo. Invertebrados como calamares, vieiras y algunos cnidarios son propulsados a chorro con agua que se expulsa de ciertas partes del cuerpo.

A nivel celular, todo movimiento animal se basa en dos sistemas de motilidad celular: los microtúbulos y los microfilamentos. Los microtúbulos son responsables del batido de los cilios y las ondulaciones de flagelos y microfilamentos son los elementos contráctiles de las células musculares. Pero la contracción muscular en sí misma no puede traducirse en movimiento en el animal a menos que el músculo tenga algún tipo de apoyo contra el que trabajar y eso es algún tipo de esqueleto.

Los esqueletos sostienen y protegen el cuerpo del animal y son esenciales para el movimiento. Existen tres tipos de esqueletos: el endoesqueleto, el exoesqueleto y el esqueleto hidrostático. La mayoría de los cnidarios, gusanos planos, nemátodos y anélidos tienen un esqueleto hidrostático que consiste en un líquido que se mantiene bajo presión en un compartimiento corporal cerrado. Estos animales pueden controlar la forma y el movimiento de su cuerpo usando músculos para cambiar la forma de los compartimentos llenos de fluido. Los esqueletos hidrostáticos son ideales para la vida en ambientes acuáticos y pueden proteger los órganos internos de los choques y proporcionar apoyo para arrastrarse y excavar, pero no pueden soportar ninguna forma de locomoción terrestre en la que el cuerpo de un animal se mantenga alejado del suelo.

El exoesqueleto es un revestimiento duro que se deposita en la superficie de un animal. La mayoría de los moluscos están encerrados en conchas de carbonato de calcio secretadas por una lámina como extensión de la pared del cuerpo, el manto. Los animales aumentan el diámetro de la cáscara añadiendo a su capa exterior. Los artrópodos tienen un exoesqueleto articular, la cutícula. A medida que el animal crece en tamaño, el exoesqueleto de un artrópodo debe ser periódicamente mudado y reemplazado por uno más grande.

Un endoesqueleto consiste en elementos de soporte duros enterrados dentro de los tejidos blandos de un animal. Las esponjas, por ejemplo, se refuerzan con espículas duras o consistentes en material inorgánico o fibras blandas hechas de proteínas. Los equinodermos tienen un endoesqueleto de placas duras debajo de la piel y los erizos de mar tienen un esqueleto de osículos fuertemente unidos. Los osículos de las estrellas de mar están más sueltos, lo que permite al animal cambiar la forma de sus brazos. Los cordados tienen endoesqueletos que consisten en cartílago, hueso o ambos.

¿Cómo se defiende un invertebrado?

Los invertebrados tienen una variedad de estrategias defensivas contra los depredadores. Muchos de ellos son similares a los utilizados por otros animales, incluyendo humanos. He aquí una lista de ejemplos:

  • Corriendo o saltando: Los saltamontes y las pulgas saltan largas distancias. Los guérridos (Gerridae) pueden saltar alrededor de 20 centímetros para evitar los peces. Muchos insectos, por ejemplo la cucarachas (que puede moverse bastante rápido), huirán cuando se vean amenazadas por un depredador.
  • Volando: Las polillas, las mariposas y casi cualquier especie con alas, se irá volando.
  • Haciéndose los muertos: Los insectos palo pueden caerse de sus perchas y hacerse pasar por muertos.
  • Escondiéndose: Las cucarachas buscan refugio. Algunas polillas se zambullen en la vegetación cuando los persiguen murciélagos. Lados inferiores de las hojas bajas, tallos y hojarasca, puede esconder insectos e invertebrados de algunos depredadores.
  • Camuflándose: Las orugas de gusano de bolsa viven en tubos camuflados. Cuando son perturbados, sellan la abertura. Las larvas de salivazo hacen espuma para esconderse debajo. Las orugas de las tiendas tejen una telaraña de seda como protección. Las babosas se cubren con un lodo repelente.
  • En colonias: Insectos sociales, animales como las abejas, avispas y termitas encuentran un refugio en las colonias y se defienden entre ellas o tener “soldados” para protegerlas atacando a los intrusos en masa.
  • Camuflaje: Esta es probablemente la principal defensa de los insectos y otros invertebrados. Muchos están coloreados para que coincidan con sus hábitats. Hay innumerables ejemplos: los insectos palo parecen tallos o ramitas o hojas. Muchas orugas coinciden con las hojas que ellos de la que se alimentan.
    • Una variación de esta estrategia de camuflaje es el enmascaramiento. Las larvas de las polillas geométricas sujetan los pedacitos de flores u hojas como un disfraz. Otro enfoque es parecer un objeto indeseable. Algunas orugas de mariposa de cola de golondrina parecen excrementos de pájaro.
  • Primer movimiento: Asustar a un atacante puede darle tiempo para escapar. Mariposas de pavo real, con manchas en forma de ojos en las alas, abren las alas de repente para mostrar manchas para sorprender a los pájaros. Las polillas pueden tener alas rojas o negras parpadeando para distraer a las aves. Los saltamontes verdes pueden mostrar alas traseras negras y amarillas mientras se alejan. Algunos los insectos hacen ruido. Algunas cucarachas silban. Las polillas del tigre hacen chasquidos.
  • Con señales de advertencia: Estas señales significan “Soy peligroso”y por lo general son colores brillantes en un insecto. Otras señales de advertencia vienen con el olor, las chinches apestosas producen un líquido olfativo nocivo que pueden ser emitidos cuando son perturbados. Las hormigas de terciopelo rojas y negras son ejemplos de advertencia de insectos de colores con picaduras o mordeduras fuertes. Algunos insectos de colores de advertencia obtienen sus sustancias nocivas alimentándose de plantas que contengan sustancias desagradables o venenosas.

Hábitat

Los insectos en particular tienen éxito porque son muy adaptables. Son comedores oportunistas, se alimentan de plantas, animales y material orgánico en descomposición. Son capaces de sobrevivir en ambientes extremos, incluyendo hábitats muy calientes y secos. Y muchos pueden volar, ya sea para escapar de los depredadores o para encontrar nuevas fuentes de alimento, agua y refugio.

Animales invertebrados
3.9 (77.78%) 9 votos

Listado de animales invertebrados

La abeja es indispensable para la polinización.

Abeja melífera

La abeja melífera o abejas productoras de miel, también conocido como apis en latín, aunque es una de las abejas más populares, representa sólo un pequeño porcentaje de las especies de abeja. Esta especie son el único grupo superviviente de abejas de la subclase Apini, que pertenece al género Apis. Son conocidos por producir y almacenar miel, o azúcar licuada, así como por construir nidos impresionantes utilizando cera segregada por las obreras de una colonia en particular.

El abejorro es un simpático insecto que vive en casi todo el planeta.

Abejorro

El abejorro (Bombus), es un tipo grande de insectos, peludas y parientes cercanos de la conocida abeja melífera. La mayoría de las especies de abejorros viven en colonias, pero sus colonias son mucho más pequeñas que las de las abejas melíferas o avispas, que pueden tener hasta varios miles de individuos, la colonia de abejorros sólo estará formada por unos 50 a 150 individuos. Tiene un fuerte zumbido que podrás escuchar a distancia.

El ajolote es un anfibio popular en peceras. Los albinos se crían en cautiverio.

Ajolote

El ajolote, o axolote (Ambystoma Mexicanum) es un anfibio tipo de salamandra que tiene el raro rasgo de conservar sus características larvarias a lo largo de su vida adulta. Esta condición, llamada neotenia, significa que mantiene su aleta dorsal en forma de renacuajo, que corre casi a lo largo de su cuerpo, y sus branquias externas plumosas, que sobresalen de la parte posterior de su amplia cabeza.

Almeja gigante

La almeja gigante (Tridacna gigas) es el mayor de los moluscos que conocemos, puede llegar a medir hasta un metro y pesar hasta 230 kilogramos, al ser un animal inmóvil, no se mueve de donde se asienta y permanece en ese lugar el resto de su vida en el mar.

Colonia de ascidias

Ascidias

Los ascidiáceos (Ascidiacea) conocidas comúnmente como ascidias o chorro de mar. Aunque pueda parecer un vegetal, realmente, es un animal invertebrado, como las esponjas y los corales. Se mantienen inmóviles en el fondo del océano filtrando el agua del mar para alimentarse.

El avispón asiático gigante es un insecto violento.

Avispón asiático gigante

El Avispón asiático gigante (Vespa mandarinia) también conocida como Abeja Gorrión Gigante, es un insecto depredador agresivo que, a pesar de su naturaleza feroz, no puede hacer frente a la acelerada pérdida de hábitat, que es la mayor amenaza para la supervivencia de esta especie en estado silvestre.