El tiburón ó selaquimorfo (Selachimorpha) es un gran grupo de pez que han habitado los océanos durante más de 400 millones de años, incluso antes de que los dinosaurios poblaran nuestro planeta. Pertenecen al superorden Selachimorpha, y los tiburones modernos tienen características específicas como un esqueleto cartilaginoso, cinco o seis pares de branquias y varias filas de dientes.

Los tiburones antiguos vivían antes de que los vertebrados terrestres poblaran la Tierra e incluso antes de que muchas especies de plantas se desarrollaran en los continentes. Aunque eran muy diferentes de los que se encuentran hoy en día, los tiburones han estado en este planeta durante mucho tiempo.

Las especies de tiburones tal como las conocemos han existido durante 100 millones de años; esto significa que habitaban los océanos cuando los dinosaurios vagaban por la tierra. Esta supervivencia récord no puede ser otra cosa que asombrosa, desarrollando una anatomía durante este tiempo que sólo ha mejorado a lo largo de esos millones de años de evolución.

Aprender sobre el mundo de los tiburones, conocer sus características, descubrir sus secretos y reconocer su importancia en nuestro mundo es el primer paso para su conservación. Cuando la mayoría de la gente piensa en los tiburones, tienen una imagen mental de un depredador mortal. Sin embargo, los tiburones son mucho más que eso y juegan un papel vital en los océanos y la naturaleza.

Especies

Los tiburones son 470 especies pertenecientes al superorden Selachimorpha. La clasificación continúa con ocho órdenes, organizados en 37 familias que incluyen todas las especies. Veamos más de cerca cada una de estas ocho órdenes y las familias que pertenecen a cada una de ellas:

1. Hexanchiformes.

Esta clasificación incluye a los tiburones más primitivos, aquellos con seis o siete aberturas branquiales, una aleta dorsal y la falta de membranas nictiformes en los ojos.

Dos familias. Seis especies.

2. Escualiformes.

Este orden incluye especies caracterizadas por tener dos aletas dorsales y cinco aberturas branquiales.

Siete familias. 126 especies.

3. Squatiniformes.

Este orden incluye a los tiburones de cuerpo plano y aletas pectorales anchas, características que los hacen similares a las rayas.

Una familia. 21 Especies.

4. Pristiophoriformes.

Las especies pertenecientes a este orden tienen un hocico largo y dientes dentados.

Una familia. 8 Especies.

5. Heterodontiformes.

Es un orden de especies de pequeño tamaño con púas en la parte delantera de sus aletas dorsales.

Una familia. 9 Especies.

6. Orectolobiformes.

Las especies que pertenecen a este orden también se llaman tiburones alfombra y tienen dos aletas dorsales sin espinas, y algunas especies presentan patrones que decoran su piel.

Siete familias. 44 Especies.

7. Carcharhiniformes.

Es el orden más grande, y sus miembros también son llamados tiburones de tierra. Tienen membranas nictitante en los ojos, aleta anal y cinco aberturas branquiales.

Ocho familias. 280 Especies.

8. Lamniformes.

Los miembros de esta orden tienen dos aletas dorsales, una anal, cinco aberturas branquiales y una boca grande que se extiende detrás de los ojos.

Siete familias. 16 especies.

Estos son los principales tiburones que existen:

  • Tiburón blanco (Carcharodon carcharias)
    Es quizás el más famoso de todos los Selachimorpha en el mundo. Con una presencia cultural controvertida en la mente humana, Carcharodon carcharias es un depredador vital para el equilibrio ecológico de los mares y océanos.
  • Tiburón Tigre (Galeocerdo cuvier)
    Su nombre proviene del hecho de que tiene rayas oscuras en su cuerpo. El tiburón tigre es un maestro de las aguas tropicales y subtropicales del mundo, porque cuando busca comida, es capaz de alimentarse de casi todo.
  • Tiburón ballena (Rhincodon typus)
    El tiburón ballena es el pez más grande que se conoce. Se alimenta de plancton, y tiene una longitud de hasta 12 metros. Es muy pacífico y tolerante con los humanos.
  • Tiburón toro (Carcharhinus leucas)
    El Carcharhinus leucas es un pez corto y robusto que vive en agua salada pero que visita los lechos de agua dulce. Su nivel de agresividad lo convierte en una de las especies más peligrosas y respetables para los humanos.
  • Tiburón martillo (familia Sphyrnidae)
    Los tiburones martillo son una familia de tiburones con diez especies fácilmente identificables por su peculiar cabeza en forma de T que les permite tener una visión de 360 grados. Esta capacidad les da una ventaja significativa a la hora de cazar a sus presas.
  • Tiburón duende (Mitsukurina owstoni)
    Su aspecto prehistórico se asemeja a los animales que poblaron la Tierra hace millones de años. El Mitsukurina owstoni no es fácil de observar ya que prefiere habitar a profundidades de 1300 metros.
  • Tiburón Mako (Isurus oxyrinchus)
    No es el más grande, pero es, con diferencia, el tiburón más rápido. El Isurus oxyrinchus es un hábil depredador con una energía increíble, hasta el punto de saltar del agua con la posibilidad de caer sobre pequeñas embarcaciones.
  • Tiburón azul (Prionace glauca)
    El tiburón azul es un depredador carnívoro que tiene una notable preferencia por los cefalópodos, que son indispensables en su dieta. Tiene una forma corporal muy aerodinámica.
  • Tiburón limón (Negaprion brevirostris)
    Llamado así por el color verde-amarillo que aparece en la parte superior de su cuerpo, la presencia del tiburón limón es muy común en aguas poco profundas del Caribe y partes de África, lugares donde el ambiente es tropical.
  • Tiburón peregrino (Cetorhinus maximus)
    Es el segundo tiburón más grande del mundo y tiene una de las mandíbulas más extrañas y fascinantes del reino animal. A pesar de tener características tan temibles, el Cetorhinus maximus no es una criatura peligrosa para los humanos y se alimenta sólo de plancton.
  • Tiburón boquiancho (Megachasma pelagios)
    Es una especie exótica y primitiva que se alimenta de plancton. Es difícil de estudiar porque fue descubierto en 1976 y ha sido visto sólo 55 veces en la historia, por lo que la información sobre su ciclo de vida es escasa, pero se cree que habita en Hawai, Brasil e Indonesia
  • Tiburones prehistóricos
    Los tiburones conocen la Tierra mejor que nadie porque han vivido aquí antes de la llegada de los dinosaurios. Como era de esperar, su apariencia física era muy diferente de las que conocemos hoy en día.

Características

Hay más de 400 especies en el océano, pero todas tienen la misma anatomía básica. Esta asombrosa anatomía magistralmente diseñada por la evolución es lo que distingue a los tiburones de otros tipos de vida acuática, incluyendo ballenas y delfines.

Entender la anatomía del tiburón le dará una idea de las adaptaciones evolutivas que han hecho de los tiburones los depredadores perfectos que son hoy en día.

A pesar de que existen cientos de especies, es posible describir algunas características generales que las distinguen de las rayas y quimeras, sus parientes más cercanos.

El tiburón es un animal que ha sobrevivido millones de años.

El tiburón es un animal que ha sobrevivido millones de años.

Si bien es cierto que la mayoría de los tiburones tienen un cuerpo fusiforme, no todos son así. El cuerpo de los tiburones viene en una variedad de tamaños, formas y colores y a veces es difícil reconocer un tiburón de otras especies similares.

Hay siete características anatómicas de los tiburones:

  1. Esqueleto de cartílago.
  2. Piel cubierta de dentículos dérmicos.
  3. Mandíbulas Poderosas.
  4. Hígado Eficiente.
  5. Cola Anatómica.
  6. Aletas dinámicas.
  7. Sentidos altamente desarrollados. Sus sentidos altamente desarrollados son las estructuras anatómicas más importantes de los tiburones y son:
    1. Línea Lateral.
    2. Ampollas de Lorenzini.
    3. Un poderoso sentido del olfato.
    4. Buena vista.
    5. Gran audición.

El esqueleto es principalmente de tejido cartilaginoso, es decir, está formado por cartílago. Gracias a esta condición permanecen flotantes y pueden flotar. De lo contrario, se hundirían debido a la falta de vejiga nadadora.

Todos los tiburones tienen esqueletos de cartílago en lugar de huesos; esto es muy diferente de los humanos y de la mayoría de los tipos de animales terrestres. Este esqueleto de cartílago es lo que les permite moverse a velocidades increíbles a través del agua.

Como no tienen huesos, dependen de los dentículos dérmicos que cubren su piel para ayudarles a mantener la forma correcta.

La textura de su piel es áspera ya que tiene pequeñas escamas similares a los dientes, llamadas dentículos dérmicos. La estructura alineada de estos dentículos es útil para canalizar el agua sobre el cuerpo y minimizar la resistencia a la fricción. Los dientes crecen a lo largo de la vida de los tiburones a medida que crecen.

Los dentículos dérmicos también reducen la fricción con el agua, facilitando la natación y ahorrando energía; estas estructuras también ayudan a proteger la piel del tiburón de lesiones y de varios elementos en el agua.

Los tiburones no tienen las mandíbulas pegadas al cráneo. En cambio, se mueven como partes separadas. El maxilar superior y el inferior pueden trabajar independientemente sin el otro. Esta versatilidad proporciona a los tiburones una atracción muy poderosa y se aferran a lo que quieren ferozmente.

Los tiburones tienen muchas filas de dientes, y su forma depende de la dieta del tiburón.

Los dientes son extremadamente afilados, ya que la mayoría son carnívoros. Pueden rasgar a través de la carne y los huesos al instante sin ninguna lucha en absoluto. Los tiburones pierden sus dientes todo el tiempo, y uno de la fila de atrás se mueve hacia adelante para reemplazarlo, por lo que siempre están equipados con un ejército completo de ellos para atacar. Pueden perder la primera fila de dientes cada dos semanas o cada mes. Por lo tanto, un tiburón tendrá alrededor de 30.000 dientes en su vida.

Al igual que los humanos y muchos otros animales, los tiburones tienen un hígado. Sin embargo, lo usan de manera diferente. El hígado de tiburón puede almacenar aceite en él durante mucho tiempo.

El aceite almacenado ayuda a los selaquimorfos a comer con menos frecuencia. Los tiburones pueden sobrevivir con esta reserva de aceite durante semanas, meses o incluso un año antes de tener que alimentarse de nuevo. Una vez que el nivel de aceite en el hígado disminuye, vuelven a la caza. Un tiburón nunca agota el aceite almacenado en su hígado.

Cada especie de tiburón tiene un diseño de cola único; esto tiene que ver con el tamaño total del tiburón así como con el propósito de la cola. En muchos casos, la cola permite que los tiburones se muevan muy rápido en el agua. Otras colas ayudan a equilibrar sus movimientos para que puedan deslizarse con gracia.

Las colas les dan la capacidad de hacer movimientos flexibles, por lo que se aprovechan de su esqueleto cartilaginoso.

Todas las especies de selaquimorfos tienen aletas. Les ayudan a moverse en el agua y a captar las vibraciones. Hay una aleta dorsal en la espalda, a veces dos, dependiendo de la especie, que ayuda a mantener el equilibrio. La aleta anal en la parte inferior del tiburón sirve para el mismo propósito.

La anatomía de un selaquimorfo se asemeja al diseño de un avión; tienen una cola y las alas para ayudar a equilibrar todo y darle velocidad y aunque no hay evidencia de que el diseño dinámico de los aviones provenga de la anatomía del tiburón, tiene sentido.

Los selaquimorfos respiran extrayendo el oxígeno disuelto en el agua. El proceso es el siguiente: cuando el agua entra en la boca, pasa a través de las branquias y sale por las rendijas de las branquias, que en la mayoría de los casos son visibles.

Morfología

El cuerpo de los tiburones tiene tres partes: cabeza, tronco y cola. Veamos sus características:

  1. CABEZA
    1. Aperturas nasales: Situados bajo el hocico, contienen un par de sacos olfativos necesarios para la detección de olores. Cuando un tiburón nada, el agua fluye hacia las fosas nasales y entra en los sacos olfativos, por lo que puede detectar los olores a gran distancia.
    2. Ampollas de Lorenzini: Son grupos de poros sensoriales que cubren la mayoría de las áreas alrededor de la boca y las fosas nasales, que pueden detectar los campos eléctricos producidos por el movimiento de otros animales.
    3. Ojos: Los selaquimorfos tienen un par de ojos situados a los lados de la cabeza para ver hacia adelante, hacia atrás, hacia arriba y hacia abajo. Cada ojo tiene un párpado superior e inferior, pero no tienen función protectora. En contraste, algunas especies tienen una membrana nictitante para proteger sus ojos.
    4. Aberturas branquiales: Son aberturas situadas detrás de la cabeza. Las ranuras branquiales extraen el oxígeno del agua y lo liberan con dióxido de carbono. El número de aberturas branquiales es variable, pero tienen entre 5 y 7.
    5. Espiráculos: Son agujeros detrás de cada ojo del tiburón, que se utilizan para suministrar sangre oxigenada a los ojos y al cerebro. Algunas especies carecen de ellas o exhiben espiráculos reducidos.
    6. Mandíbulas: Los selaquimorfos tienen dos mandíbulas móviles unidas al cráneo por músculos y ligamentos. Ambos pueden avanzar y retroceder.
    7. Dientes: Casi todos tienen varias filas de dientes en cada mandíbula, pero no están fusionados a ella por lo que a lo largo de su vida los dientes caen y vuelven a salir. Un diente caído generalmente se reemplaza en 24 horas.
  2. TRONCO
    1. Aletas pectorales: Las varillas de cartílago soportan todas las aletas. Este par de aletas se encuentra detrás o debajo de las aberturas branquiales. Proporcionan elevación y son útiles cuando el tiburón se da la vuelta durante la natación.
    2. Aletas dorsales: La mayoría de los tiburones tienen dos aletas a lo largo de la línea dorsal, la primera más grande que la segunda, que estabilizan sus movimientos. Si tienen 2, se les llama la primera y segunda aleta dorsal, pero no todos los tiburones tienen la segunda.
    3. Aletas pélvicas: Este par se encuentra a cada lado de la parte posterior del cuerpo y también trabajan para estabilizar el nado del tiburón. Los machos tienen una extensión en el borde interno de las aletas pélvicas, que constituyen los clasificadores.
    4. Aleta anal: No está presente en todas las especies. Esta aleta única es pequeña y se encuentra en la parte posterior del tiburón, en la superficie ventral y detrás del ano. También proporciona estabilidad al nadar.
  3. COLA
    1. Foso precaudal: Es la zona posterior estrecha que une la aleta caudal con el resto del cuerpo del tiburón.
    2. Quilla caudal: Es una cresta lateral situada en el pedúnculo que soporta la aleta caudal. Un tiburón puede tener 2 o más quillas.
    3. Aleta caudal: Ayuda a impulsar al tiburón. En este enlace, puede conocer en profundidad la información sobre los diferentes tipos de aletas.

Comportamiento

Las características evolutivas del tiburón, no sólo definieron su aspecto, sino también las adaptaciones que tienen para sobrevivir en la naturaleza. Hay tres tipos de tiburones según el lugar en el que viven que está estrechamente relacionado con la forma y funciones de su cuerpo. Algunos tiburones habitan en la superficie del océano y se mueven lentamente, otros tiburones habitan la zona pelágica y tienen asombrosas capacidades para nadar y otros permanecen en el fondo marino, en la zona béntica, y se mueven lentamente en busca de alimento en el fondo marino.

Según las zonas donde viven los tiburones, también hay formas específicas de sobrevivir. Por lo tanto, en cada una de estas partes, las presas se comportan de diferentes maneras, lo que ha llevado al desarrollo de las habilidades de caza que han adquirido.

Comunicación

La comunicación entre animales es un tema que todavía está en investigación, especialmente debido al significado impreciso de la palabra “comunicación” en este contexto. Pero en resumen, es cierto que algunas especies animales utilizan su inteligencia y sus sentidos para advertir, prevenir y encontrar un compañero con quien aparearse; esto significa que pueden comunicarse de una manera muy particular.

En el caso de los selaquimorfos, se sabe que han mostrado curiosidad y tendencia a jugar y pueden comunicarse para defender o compartir alimentos utilizando sus sentidos de la vista, el oído, el olfato y la electropercepción. La razón más significativa por la que tienen que hacer esto es su necesidad de conseguir una pareja.

Hay un problema que impide la observación de los tiburones para estudiar sus hábitos comunicativos y es que muchos individuos son criaturas solitarias. La mayoría puede detectar bajas frecuencias de sonido y señales eléctricas débiles detectadas por sus ampollas Lorenzini.

Viven en grupos llamados “escuelas“, y es común que se comuniquen entre sí, ya sea a simple vista o arqueando su cuerpo. Este tipo de comunicación es común en el t. gris de arrecife (Carcharhinus amblyrhynchos), que también percibe su entorno gracias a su excelente olfato y su oído agudo.

Los canales de comunicación olfativa son necesarios para la reproducción y la localización de las presas. Como sus fosas nasales están distantes entre sí, aprovechan el tiempo que tarda el olor en llegar a cada canal olfativo para examinar dónde está el origen del olor que perciben.

Agresión-Comunicación

Una de las estrategias comunicativas más comunes entre esta especie es la agresión hacia otros individuos en el momento de la alimentación, impulsada por el frenesí del acto. Son más propensos a atacar físicamente durante la “hora del almuerzo” que cuando defienden su territorio.

También envían mensajes no verbales realizando algunas acciones. Por ejemplo, cuando los machos están a punto de aparearse, agarran a la hembra con fuerza y pueden morderla en la espalda, como si dijeran: “Detente, todavía no”. Otras especies como el Cephaloscyllium isabellum pueden inflar su cuerpo cuando se enfrenta a un depredador.

Aunque hay información que indica que estos animales usan sus movimientos corporales para externalizar sus intenciones agresivas, no hay mucha información sobre otros métodos de comunicación.

Un tiburón puede perder hasta 30 mil dientes a lo largo de su vida.

Un tiburón puede perder hasta 30 mil dientes a lo largo de su vida.

Vocalización

Pueden producir sonidos pero no vocalizaciones porque carecen de los órganos necesarios para emitir sonidos desde la garganta. Algunos informes de Nueva Zelanda dicen que el Rhincodon typus “ladra como un perro”, pero no hay mucha información al respecto, y tampoco hay una confirmación científica.

Sentidos

Los selaquimorfos deben gran parte de su eficacia como depredadores a su buen sistema sensorial. Sus sentidos no están integrados, sino que dependen unos de otros para proporcionar una agudeza confiable. Los tiburones pueden oler miles de veces mejor que cualquier ser humano y pueden detectar a largas distancias las sustancias químicas en el agua.

El propósito de sus sentidos es principalmente la supervivencia y, sobre todo, la búsqueda de alimento. Aunque sus sentidos son más sensibles que los humanos, no sólo tienen cinco, sino uno más.

Visión

No todos los tiburones tienen la misma capacidad de visión. Algunos son más sensibles a la luz mientras que otros tienen poca visión. La mayoría tienen un campo de visión relativamente amplio, como en el caso del tiburón martillo (se cree que puede ver 360 °). Los ojos no son inusuales porque son similares a los de otros animales vertebrados. Tienen el “tapetum lucidum“, una capa de tejido que protege los ojos del ambiente marino, y como está detrás de la retina, refleja la luz favorablemente y permite a los tiburones tener buena visibilidad en condiciones de oscuridad.

Algunas especies que viven cerca de la superficie no necesitan una visión particularmente aguda ya que su hábitat alcanza mucha luz solar. Por el contrario, los tiburones bentónicos tienen ojos más grandes y mejor visión. Por cierto, los tiburones no pueden cerrar sus párpados, y algunos probablemente pueden ver los colores.

Olfato

Los tiburones tienen fosas nasales que sólo usan para oler. Cuando nadan, el agua fluye a través de las fosas nasales, se introduce en el conducto nasal y mueve los últimos pliegues de la piel que tiene células sensoriales. Algunos tiburones, como el tiburón limón (Negaprion brevirostris), pueden detectar una pequeña cantidad de sangre en el agua.

El sentido del olfato es direccional, esto significa que si el aroma proviene del lado izquierdo del tiburón, el tiburón lo percibe primero precisamente en la fosa izquierda en lugar de en la derecha y puede detectar la ubicación de la fuente del olor.

Hay que destacar que son muy sensibles a los olores y pueden diferenciar a una presa de otro tiburón e incluso de un depredador y responder de forma decisiva al olor producido por una presa herida o temerosa.

Audición

Su sentido del oído también es agudo, aunque no tienen oídos, sino pequeñas aberturas en los lados de la cabeza y en el oído interno, similares a las de algunos mamíferos.

Bajo el mar, los tiburones tienen la capacidad de oír sonidos en un rango más amplio que el oído humano y detectar la fuente de sonido a muchos kilómetros de distancia. Esta capacidad es especialmente útil en la caza porque si escuchan los sonidos de baja frecuencia producidos por los animales heridos, no dudan en seguir la fuente hasta llegar a la presa y alimentarse de ella.

Tacto

Miles de dentículos dérmicos cubren la piel de los tiburones, pero esta característica no previene la pérdida de sensibilidad. De hecho, bajo la piel hay numerosas terminaciones nerviosas importantes para detectar superficies y algunas especies tienen una especie de barba alrededor de la boca, necesaria para remover la arena en la búsqueda de alimento.

Sus dientes son otra herramienta porque sus mandíbulas elásticas permiten un toque de identificación. Como sus dientes tienen nervios sensibles a la presión, los tiburones a menudo muerden para probar y determinar si lo que se toca es comestible o no.

Gusto

El sentido del gusto no está tan desarrollado como los otros sentidos porque no es necesario detectar presas. Sin embargo, los tiburones tienen papilas gustativas por todo el interior de la boca y la garganta y no sólo en la lengua. Antes de decidirse a comer algo, muerden un trozo y desde el gusto aceptan comerlo o rechazarlo si no forma parte de su dieta convencional.

Este sentido es muy sensible a la grasa contenida en los tejidos de la carne, ya que muchos tiburones mantienen una dieta alta en grasas.

Electrorecepción

Este sexto sentido es único y permite a los tiburones detectar pequeños campos eléctricos generados por los seres vivos, incluso si están escondidos o semienterrados en la arena.

Los órganos responsables de la electropercepción son las Ampollas de Lorenzini y cada tiburón tiene cientos y miles de ellos dispersos alrededor del hocico. Las Ampollas se conectan a los poros de la piel por medio de delgados tubos llenos de una sustancia similar a la gelatina.

Línea lateral

Es un sistema que dota a los tiburones de la capacidad de detectar cambios en la presión del agua. Consiste en un conjunto de tubos llenos de líquido ubicados a cada lado del cuerpo desde la cabeza hasta la cola. Si algo se acerca al animal, el agua entra por los poros y fluye a través de la línea lateral estimulando las células sensoriales y, al mismo tiempo, alertando sobre posibles peligros.

Cola (Dependiendo de la especie)

Cada especie de selaquimorfo tiene una cola adaptada a su fisiología, su entorno y su estilo de vida; por lo tanto, hay una gran diversidad de tipos de colas. Cada uno consiste en un hoyo precaudal y un lóbulo superior e inferior. En algunos casos, la columna vertebral se extiende hasta la punta de la aleta superior, por lo que la cola se llama heterocercal.

En el cuerpo, la cola funciona como una hélice. Girándolo hacia adelante y hacia atrás para avanzar en el agua, empuja el agua alrededor de las aletas creando un movimiento que produce elevación.

El empuje, la velocidad y la aceleración de la natación dependen de la forma de la aleta caudal, pero algunas adaptaciones de la cola tienen propósitos distintos a los relacionados con la natación. Por ejemplo, el Isistius brasiliensis tiene bioluminiscencia en los lóbulos superior e inferior de la cola que sirve para atraer a la presa.

Las formas de las aletas caudales se pueden clasificar de la siguiente manera:

  • Especies típicas: El lóbulo superior de sus colas es más largo que el lóbulo inferior y gira hacia arriba en un ángulo moderado. Los de la familia Carcharhinidae poseen estas colas, así como los tiburones zorro (género Alopias), que han convertido su cola en una poderosa arma de aturdimiento de presas.
  • Especies nadadoras: Las colas de estos que nadan en aguas abiertas tienen forma de media luna, y sus lóbulos superior e inferior son de tamaño similar. Además, las quillas laterales se extienden en el foso precaudal. Estas características favorecen la eficacia de la natación, como el t. ballena (Rhincodon typus), el t. peregrino (Cetorhinus maximus) y los lamniformes.
  • Especies Bentónicas: El lóbulo superior de las colas está situado en un pequeño ángulo relacionado con el cuerpo y es bastante largo en comparación con la parte inferior. Por lo tanto, la velocidad de sus maniobras y en general de su natación es relativamente lenta. Su estilo de natación se asemeja al de las anguilas, caracterizado por sus ondulaciones.
  • Cirrhigaleus y Squalus: La parte superior de sus colas es más larga que la inferior, pero esto no previene sólo las bajas velocidades porque la columna vertebral se extiende a través del lóbulo superior en un ángulo más bajo que el lóbulo mismo.
  • Especies Angel: En el caso de estos tiburones, la parte inferior es más grande que la superior, por lo que pueden despegar rápidamente cuando atacan a alguna presa desde abajo.

Los tiburones que tienen el lóbulo superior más grande que el inferior tienen la ventaja de obtener más energía en situaciones que requieren ráfagas rápidas o repentinas.

A pesar de las diferencias, no existen prácticamente estudios extensos que aborden la morfología o la evolución de las colas de tiburón en relación con su estilo de vida.

Hábitat

Los tiburones no vagan por todas las áreas del océano como algunos temen. Si bien es cierto que de vez en cuando se les ve en lugares que normalmente no lo harían, tiene que ver con sus necesidades. Por ejemplo, si algo está mal en su hábitat normal, como una contaminación severa, un derrame de petróleo o incluso la falta de alimentos, entonces buscarán otros lugares donde puedan residir.

No son territoriales como tantos tipos de animales. Así que son libres de vagar por las aguas. Las hembras no se quedan a cuidar a sus crías, por lo que para las especies que ponen huevos, no tienen problemas para colocarlas en un lugar escondido y luego seguir su camino. Los tiburones jóvenes se cuidan a sí mismos desde el mismo momento en que eclosionan.

Adaptación

Los tiburones son muy buenos para adaptarse a nuevas situaciones y ambientes, por lo que han sobrevivido en el agua durante millones de años.

El hábitat de un tiburón depende de la especie. Los tiburones son de sangre fría, y eso implicaría generalmente que buscarían áreas donde las temperaturas son muy frías. Sin embargo, esto no es cierto, ya que hay tiburones que viven en aguas cálidas, templadas y frías.

El tiburón está en el ápice de la cadena alimenticia.

El tiburón está en el ápice de la cadena alimenticia.

Se entiende que los tiburones van a vivir donde el agua es lo suficientemente profunda como para que puedan estar bien escondidos. Esto les permite nadar libremente en el cuerpo de agua. Por supuesto que necesitan residir donde puedan encontrar suficiente comida para sobrevivir. Como los tiburones tienen muy pocos enemigos, pueden moverse libremente en el agua como deseen. Son solitarios en su mayor parte, así que no viajan juntos.

Sin embargo, muchos tiburones viven más cerca de la superficie para encontrar las fuentes de alimento que buscan. Sin embargo, a menudo no comen a diario, por lo que pueden vivir más profundamente en el agua entre comidas. Seguirán el rastro de la comida cuando lo necesiten para poder viajar cientos de kilómetros y encontrar lo que necesitan para sobrevivir. Por lo general, cuantos más alimentos puedan consumir en un área general, más se quedarán en un solo lugar.

La mayoría de las especies de tiburones residen en agua salada, lo que significa que se encuentran en los océanos. Sin embargo, se sabe que algunos de ellos viven en cuerpos de agua dulce.

Hay muchos que se preocupan de que los humanos estén destruyendo los hábitats naturales de los tiburones. Seguimos contaminando las aguas y eliminando varias fuentes de alimentos para nuestro propio uso. Como resultado, los tiburones tienen que trasladarse a lugares que antes estaban libres de ellos si desean seguir sobreviviendo.

Distribución

Hablar sobre la distribución de los tiburones es sencillo. Estos animales están presentes en todos los océanos del planeta y en todos los mares. Generalmente viven en agua salada, pero algunas especies habitan temporalmente lagos o ríos de agua dulce, como el tiburón toro (Carcharhinus leucas) y el tiburón del Ganges (Glyphis gangeticus).

Su presencia en cualquier parte del mundo es prueba de su adaptabilidad y es indicativa de la gran variedad de especies que existen. Pueden vivir en una amplia gama de hábitats a diferentes profundidades, temperaturas, condiciones de luz y salinidad, desde aguas cálidas hasta mares polares. Algunos viven en zonas poco profundas o cerca de la costa, pero otros prefieren vivir en mar abierto, en aguas profundas e incluso en el fondo del océano.

Los tiburones y en general todas las especies que habitan en la parte superior del océano son especies pelágicas. Los tiburones que habitan en regiones cercanas al fondo del océano se denominan bentónicos.

Por lo general, los tiburones vagan a profundidades que no superan los 2.000 metros, y es muy poco probable que los vean a más de 3.000 metros bajo la superficie. La profundidad máxima registrada, alcanzada por un individuo es de unos 3.700 metros. Prefieren las áreas cercanas a la superficie porque hay muchos nutrientes que provienen de los ríos. Estos nutrientes favorecen a las especies pequeñas, de las cuales se alimentan otros animales más grandes y así sucesivamente hasta que llegan a los tiburones, ubicados en la cima de la cadena alimenticia acuática.

A la mayoría de los tiburones depredadores les gustan las aguas tropicales cálidas.

Obviamente, los hábitats son diferentes para cada especie y a menudo están relacionados con el comportamiento de los tiburones en cuanto a alimentación, zonas de reproducción, estaciones de limpieza y migraciones. Por ejemplo, la abundancia de fuentes de alimento (según la especie) puede modificar los patrones de migración o el hábitat fijo de los individuos.

Ejemplos claros de lo anterior son los siguientes casos:

  • Cuando las focas jóvenes comienzan a entrar en el mar, la abundancia de tiburones blancos aumenta en las zonas donde nadan las focas.
  • La presencia de zooplancton, criado por la Corriente del Golfo, hace que el tiburón peregrino (Cetorhinus maximus) deambule por las zonas fronterizas con las mayores concentraciones de marzo a abril, ya que se alimenta de pequeños organismos.

Migración

Una última cosa importante que hay que mencionar es que los tiburones no suelen ser seres estáticos, sino que tienden a moverse por diferentes hábitats. Por lo tanto, no verlos en un área en particular por algún tiempo, no significa que no estén allí o que no puedan estar allí.

Muchas especies de tiburones migran para aparearse, por lo que los encontrará en diferentes lugares cuando llegue el momento de la reproducción. Algunos migran a aguas más cálidas por esto, lo cual es evidente cada año en las costas de Florida y California durante la temporada de apareamiento.

Algunas especies de tiburones ahora habitan en lugares donde antes no vivían. Los científicos piensan que esto se debe a que la disponibilidad de alimento en su hábitat típico se está volviendo escasa debido a la sobrepesca y a que tienen que seguir a sus presas y probablemente también debido al efecto del calentamiento global en la distribución de las presas.

Alimentación

La dieta del tiburón son muy diferentes si se tiene en cuenta el número de especies que existen. La verdad es que la mayoría de son carnívoros y eficientes depredadores, aunque algunos otros se alimentan de plancton.

Depende del tipo, ya que varias especies tienen diferentes hábitos alimenticios. La alimentación también depende del lugar donde viven, ya que este es el principal factor para definir el tipo de presa disponible.

La dieta también se adapta para sobrevivir. Algunas especies pueden preferir ciertos tipos de presas, pero cuando son escasas, ajustan sus hábitos alimenticios a lo que esté disponible.

No son quisquillosos con sus fuentes de alimento. Se sabe que algunos tiburones comen cosas como carbón, aceite, basura y ropa que llega al agua.

La clasificación se divide en dos grupos según su dieta: Carnívoros y Planctívoros.

Carnívoros

Una dieta de tiburón carnívoro generalmente incluye peces, moluscos y crustáceos. Las especies grandes también consumen mamíferos marinos como delfines, focas, leones marinos y marsopas, así como especies de peces grandes como el atún, la caballa e incluso especies de tiburones más pequeñas. Algunos incluso extienden su consumo a las aves marinas.

Algunos son quisquillosos con la comida y tienen preferencias específicas. Por ejemplo, los t. martillo (familia Sphyrnidae) se alimentan casi exclusivamente de rayas, mientras que los t. tigre (Galeocerdo cuvier) prefieren las tortugas y los t. azules (Prionace glauca) los calamares.

Son cazadores muy hábiles y utilizan múltiples estrategias para capturar a sus presas. Las especies grandes pueden tragarse a un animal entero o desgarrarlo a través de mordeduras poderosas para tomar grandes trozos. Los t. zorro (Alopias), mientras tanto, aturden a sus presas con su cola y los t. sierra (Pristiophoridae) retuercen su captura dentro de la arena.

Muchos de los que habitan el fondo del océano son depredadores que utilizan tácticas de emboscada o se camuflan en su entorno. Otros bentónicos sólo se alimentan de crustáceos, que matan aplastándolos contra sus dientes. Por otro lado, es común que algunas especies cacen juntas, cooperando para lograr un botín más sustancial que si estuvieran solas. Estas son a menudo las especies más pequeñas que no necesitan un gran volumen de alimento para sobrevivir.

Los hábitos de caza ayudan a la supervivencia de los más aptos o más adaptados al medio ambiente porque a menudo hacen que los individuos más viejos, débiles o enfermos sean su objetivo favorito. De esta manera, los más fuertes sobreviven, mientras que los más vulnerables no.

Tienen dientes afilados que les permiten cortar la carne de sus presas rápidamente e incluso perforar los huesos. Sus dientes pueden ser aserrados o lisos y se utilizan para sostener, cortar o aplastar a una víctima según las necesidades de cada especie. Mientras que los tiburones blancos tienen colmillos triangulares afilados, los dientes de los tiburones tigre tienen bordes dentados que facilitan la ruptura de cuerpos duros de crustáceos.

Planctívoros

Estos se alimentan pasivamente de plancton, y no cumplen con la idea tradicional que tenemos sobre estos animales. Pero es cierto, y de hecho, algunos de los más grandes prefieren el plancton a la carne. Estos incluyen el t. ballena (Rhincodon Typus), el peregrino (Cetorhinus maximus) y el t. boquiancho (Megachasma pelagios).

Su estrategia de alimentación es un proceso de succión de agua y filtrado de la comida a través de filamentos largos similares a las barbas de ballena. Los tiburones capturan el plancton en los filamentos y se lo tragan cuando se acumula alguna cantidad. En promedio, el peregrino filtra cada hora unos 2 millones de litros de agua de los que obtiene sólo 2 kilogramos de plancton. Sus dientes son diminutos, aunque están presentes; no los utilizan en el proceso de alimentación.

Estrictamente todos son carnívoros hasta cierto punto. Y aunque suene increíble, sólo consumen entre el 0,5 y el 3,0 por ciento de su peso diario, porque su capacidad de masticar es deficiente y necesitan mucho tiempo para digerir sus alimentos.

El sistema digestivo de los tiburones es muy diferente al de los mamíferos, y esta es la razón de su lenta digestión. Tienen una válvula en espiral dentro de una sección corta, y sus intestinos son muy cortos. Cuando los alimentos pasan de la boca al estómago, se almacenan en esta última porción y así comienza el proceso de digestión. Si siente que ha ingerido algún alimento malo, no es digerido por el estómago, y luego es expulsado por la boca.

Depredadores

Las orcas, también conocidas como ballenas asesinas, por ser más grandes, rápidas, inteligentes y eficientes cazadores de manada, hacen poco trabajo en la matanza de grandes tiburones blancos y otras especies. Los cocodrilos de agua salada de Australia, que se alimentan de forma oportunista, sobreviven regularmente con una amplia variedad de presas, incluidos otros depredadores del ápice como los tiburones toro. Algunas especies incluso son presa de otros tiburones. Pero la humanidad sigue siendo el último depredador y, por lo tanto, la mayor amenaza para su supervivencia.

Reproducción

Los hábitos reproductivos de los tiburones determinados por una serie de características biológicas provocan un bajo potencial reproductivo de algunas especies. Los aspectos generales de su reproducción son el crecimiento lento y la madurez sexual tardía, los ciclos reproductivos muy largos, la baja fertilidad y la longevidad relativamente prolongada.

Estos factores explican por qué la supervivencia de muchas especies de tiburones está en gran peligro; lo que combinado con prácticas humanas como la caza indiscriminada, muestra la urgencia de terminar con un problema que a la larga, afectará a más especies de animales.

Una de las principales diferencias entre los tiburones y otros animales es que los machos tienen clasificadores que utilizan para introducir el esperma en las hembras. Los tiburones tienen dos clasificadores, uno a cada lado de su cuerpo.

En términos generales, la reproducción en tiburones puede ser sexual o asexual dependiendo de la especie. Es muy diferente de la reproducción de los peces óseos, ya que los huevos (en casos particulares) tienden a ser más grandes y en mucha menor cantidad.

Reproducción sexual

En estos casos la fertilización es interna. En la parte posterior de las aletas pélvicas se encuentran los órganos reproductores masculinos llamados clasificadores, que transfieren los espermatozoides a la hembra.

El apareamiento suele consistir en la inserción del cierre dentro del oviducto. En algunas especies, los tiburones machos se sujetan firmemente a la hembra, pero en otras especies ambos nadan juntos mientras se aparean. Los procesos de cortejo también son variados, pero es común que el macho muerda a la hembra para conseguir su interés o para inmovilizarla.

Las hembras emiten varios tipos de químicos en el agua durante la temporada de apareamiento. Debido a que por lo general viven separados de los machos, estas sustancias químicas los atraen.

Los machos a menudo muerden a las hembras durante el coito para ayudar a mantener a los dos tiburones entrelazados durante todo el proceso. Las hembras no son dañadas por esta mordedura, aunque su piel muestra las marcas de las mordeduras.

Tanto el número de crías como la duración de los períodos de gestación varían mucho según la especie. Es posible que una hembra de algunas especies tenga sólo dos crías, pero algunas otras especies pueden tener entre 40 y 80 años. También es posible que el período de gestación dure de 3 a 4 meses o hasta más de dos años. Los tiburones grandes a menudo tienen un período de gestación más largo que las especies pequeñas y se reproducen cada dos años, mientras que los pequeños tienen crías cada año.

La reproducción de los tiburones puede dividirse en oviparidad, viviparidad y ovoviviparidad:

Oviparidad (Puesta de huevos)

Después del apareamiento, la hembra deposita los huevos en rocas o algas, y ocasionalmente en algunos sacos conocidos como bolsas de sirena. Los embriones se desarrollan dentro de los huevos y se alimentan de la yema.

En total, alrededor del 30 por ciento de los tiburones son ovíparos.

Viviparidad (Naciendo vivos)

La hembra da a luz a crías vivas, al igual que los mamíferos, y nacen completamente desarrolladas. Existe un vínculo placentario con los óvulos, ya que éstos se alimentan de la placenta. Específicamente, el saco vitelino se desarrolla dentro de una placenta que está unida a la pared del útero y le da a la descendencia los nutrientes necesarios para su crecimiento.

Ejemplos de tiburones vivíparos son el tiburón martillo (familia Sphyrnidae), el tiburón toro (Carcharhinus leucas) y el tiburón azul (Prionace glauca).

Estas especies dan a luz tiburones vivos que abandonan después del parto. Los tiburones recién nacidos saben instintivamente cómo sobrevivir solos. Las madres tiburón no cuidan de sus crías.

Ovoviviparidad (Ovulos se desarrollan dentro de la madre)

La mayoría de los tiburones tienen desarrollo embrionario ovovivíparo, ya que los huevos eclosionan dentro del oviducto de la hembra, aunque ella no proporciona ningún alimento directamente; las crías se alimentan de la yema de huevo del saco vitelino y de los líquidos que segregan las paredes del oviducto. Cuando están listas, eclosionan dentro de la madre, y las crías nacen vivas y completamente desarrolladas.

Algunas especies practican una forma de canibalismo conocida como oofagia, lo que significa que se comerán los huevos restantes que no han eclosionado para terminar su desarrollo.

Reproducción asexual

Este tipo de reproducción no parece ser común ya que hay muy pocos casos documentados de especies que se reproduzcan de esta manera. Es extraño porque la reproducción asexual no es frecuente en la naturaleza y suele aparecer en organismos menos desarrollados que los tiburones. Es probable que ocurra cuando no hay ningún macho disponible.

No hay más detalles sobre este proceso, pero las observaciones mostraron que las hembras podían concebir a través de la partenogénesis, conclusión alcanzada cuando las pruebas revelaron que la descendencia de una hembra no tenía información genética de ningún macho. Por lo tanto, la transferencia de esperma nunca se realizó.

La reproducción asexual parece reforzar las defensas contra las amenazas a la misma especie al disminuir la diversidad genética.

Tiburones prehistóricos

Si ha visto un tiburón vivo directamente, siéntase afortunado, porque ha conocido una de las formas de vida más antiguas del planeta. Aparecieron en la Tierra hace más de 400 millones de años, y siguen asombrándonos con sus rasgos.

Como las fuentes de alimento eran abundantes en todas partes, no tenían que permanecer en un solo lugar. Muchos de ellos emigraron a nuevas zonas en busca de nuevas fuentes de alimentos. A medida que encontraron nuevos entornos, aunque tuvieron que evolucionar para poder sobrevivir allí. En algunas áreas, no había muchos peces. Por lo tanto, algunas especies se hicieron dependientes de otras presas como las almejas y los moluscos, y otras optaron por el plancton.

Los investigadores han encontrado algunos fósiles junto con dientes que datan del período mioceno. Esto indica que se produjeron algunos cambios significativos en la apariencia de los tiburones en ese momento.

Otro periodo relevante de evolución fue hace unos 5 millones de años, conocido como el periodo Plioceno. Los cambios en este período se debieron a los cambios en la temperatura del agua. Muchas especies tuvieron que adaptarse a las aguas más frías de la época.

¿Te imaginas un tiburón prehistórico? Verlos hoy en día en las representaciones gráficas que los científicos crearon a partir de fósiles, nos hace pensar que se parecen a un pez, no a un tiburón. La evolución ha sido larga y llena de interrogantes insondables que aún hoy sólo podemos adivinar para tratar de entender la vida que tenían y la forma en que sobrevivieron.

Muchos prehistóricos son conocidos gracias a sus fósiles, y a continuación presentamos 10 de ellos, con un breve resumen:

Stethacanthus

Es el nombre de un género extinto que vivieron durante el periodo Carbonífero, hace unos 360 millones de años. Este pez carnívoro tenía una longitud de entre 0,7 y 2 metros, y su aspecto no estaba lejos del de los tiburones modernos. Tenían una aleta dorsal algo extraña, parecida a un yunque, y una piel cubierta de dentículos dérmicos.

Se cree que son animales migratorios que viajaron a puntos estratégicos para aparearse y tener sus crías. Su dieta consistía en pescado, crustáceos y cefalópodos.

  • Orden: Symmoriida.
  • Familia: Stethacanthidae.

Carcharocles angustidens

Esta especie tenía grandes dientes dentados y se alimentaba de pingüinos, peces, delfines y ballenas. Vivió durante las épocas Oligoceno y Mioceno, hace 22-35 millones de años.

Con un tamaño enorme, superaba con creces al del actual t. blanco (Carcharodon carcharias). Sus fósiles descubiertos en regiones de América del Norte, América del Sur, Europa, África y Oceanía lo demuestran.

  • Orden: Lamniformes
  • Familia: Lamnidae u Otodontidae (sin acuerdo).
  • Género: Carcharodon ó Carcharocles (sin acuerdo).

Cretolamna

Este género existió durante el Cretácico y el Paleógeno hace 50 a 90 millones de años. Según los registros fósiles, las especies de este género, de tamaño mediano, eran comunes en aguas de Norteamérica, África y Oriente Medio.

Las especies del género Cretolamna se alimentan de tortugas, calamares, peces óseos e incluso otros tiburones. Los investigadores estiman que los animales tenían una longitud de 2 a 3 metros y dientes de 1 ó 2 centímetros de largo.

  • Orden: Lamniformes
  • Familia: Otodontidae

Cladoselache

Es un género que vivió en el período Devónico. Existe un compendio de información relativamente extensa sobre ellos porque sus fósiles han sido bien conservados.

Vivieron hace 400 millones de años, especialmente en Norteamérica. Tenían un cuerpo fusiforme que tenía una longitud de unos 1,8 metros. Su boca estaba en la parte delantera de la cabeza, tenía aletas espinosas, crestas de peine, aberturas de 5-7 branquias, dos aletas pectorales, dos aletas pélvicas y una cola bifurcada.

Probablemente eran depredadores ágiles y tenían los dientes lisos, por lo que en lugar de masticar a su presa, se la tragaban.

  • Orden: Cladoselachiformes
  • Familia: Cladoselachidae

Xenacanto

Otro género que habitaron la Tierra desde el Devónico tardío hasta la mitad del Período Permiano, hace 202 millones de años. Fueron algunos de los primeros de agua dulce.

  • Orden: Xenacanthida
  • Familia: Xenacanthidae

Cobelodus

Los miembros de este género eran muy diferentes de la apariencia de los modernos. Vivían en Norteamérica durante el período Carbonífero tardío y tenían una cabeza redonda, la espalda arqueada y una sola aleta dorsal ubicada en el extremo de la espalda. No eran pequeños porque alcanzaban una longitud de 2 metros.

  • Orden: Symmoriida
  • Familia: Symmoridae

Hybodus

Género extinto de tiburones prehistóricos que tenía seis especies. Aparecieron en la Tierra al final del Período Pérmico y prosperaron durante el Triásico, Jurásico y Cretácico. Tenían probablemente 2 metros de largo y parecían muchas especies modernas. Tenían dos aletas dorsales, una pequeña boca y dos tipos de dientes. Los machos ya tenían hebillas.

  • Orden: Hibodontiformes
  • Superfamilia: Hybodontoidea
  • Familia: Hybodontidae

Scaparnohinchus

Este género que vivieron durante el Cretácico tenían similitudes con el moderno duende (Mitsukurina owstoni) y eran de hecho parientes. No eran muy grandes. Tenían una longitud de unos 50-65 centímetros y una nariz larga y aplanada, así como una columna vertebral calcificada para soportar los movimientos de flexión al nadar.

  • Superorden: Selachimorpha
  • Familia: Mitsukurinidae

Cretoxyrhina

Era un gigante que vivió en Norteamérica durante el período Cretácico hace 82-100 millones de años. Esta especie se parecía mucho a los que viven ahora: tenía una longitud de hasta 7 metros, tenía un cuerpo fusiforme y dientes rectos muy afilados. Era un depredador muy temido que se alimentaba de peces óseos, tortugas y otros animales marinos.

  • Orden: Lamniformes
  • Familia: Cretoxyrhinidae
  • Género: Cretoxirina
  • Especie: Cretoxyrhina mantelli

Megalodon

El Megalodon no puede faltar en ninguna lista de tiburones prehistóricos. Se cree que es el más grande que ha existido en los océanos y que vivió hace 2-20 millones de años. Tenía más de 20 metros de largo y unos 276 dientes grandes en las mandíbulas. Se estima que consumía unos 2.500 kilogramos de alimentos al día.

  • Orden: Lamniformes
  • Familia: Lamnidae u Otodontidae
  • Género: Carcharodon o Carcharocles

Estado de conservación

Hay unas 12 especies consideradas peligrosas para los seres humanos, pero unas 20 están en peligro de extinción. ¿Cómo explicas esto? Su caza indiscriminada e incidental y la destrucción de su hábitat son los principales factores que han provocado esta situación que, unida a la información errónea que la mayoría de la gente conoce de ellos, pone en peligro su supervivencia que ha superado los cientos de millones de años.

De hecho, las estimaciones indican que alrededor de 100 de las 470 especies que existen en el mundo, se encuentran en un estado de peligro inminente a grave. La organización responsable de clasificar el estado de los animales, incluidos los tiburones, es la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Desde su perspectiva, todas las especies amenazadas están bajo evaluación continua, y se proporciona un diagnóstico que es un indicador de peligros, causas y consecuencias.

Los tiburones son depredadores marinos, y consumen especies que forman parte de su hábitat natural y actúan por instinto, como la gran mayoría de los seres vivos de este planeta.

Su amplia distribución oceánica y sus características físicas son dos de las razones por las que la gente los ve como una especie cruel y despiadada, pero su realidad es completamente diferente.

Los tiburones atacan y matan a una media de diez personas al año. Por el contrario, los humanos matan hasta 30 millones de tiburones al año (según el Museo de Historia Natural del Departamento de Ictiología de Florida) y a menudo sólo para tomar sus aletas y devolverlas al agua vivas gravemente heridas.

¿Cuál es el papel ecológico?

Estas especies ayudan a “limpiar” nuestros océanos porque muchos consumen carroña y plantas muertas, por lo que reducen los desechos marinos. También regulan el tamaño de la población de las especies que consumen, ya que, de lo contrario, esta abundancia de organismos podría convertirse en un riesgo para la fauna marina y todo el bioma se vería afectado.

Los tiburones que se alimentan por filtración se alimentan de grandes cantidades de zooplancton y eliminan las floraciones de algas nocivas, lo que también contribuye significativamente a “limpiar” el mar.

Estos peces cartilaginosos han inspirado la creación de objetos para los humanos. Por ejemplo, trajes para nadadores que buscan crear menos fricción con el agua para lograr una mayor velocidad. También se han tomado como ejemplos para mejorar las estructuras de los buques y las aeronaves y para mejorar la estabilidad en las rutas marítimas y aéreas.

La investigación sobre tiburones ha aportado valiosos documentos científicos que profundizan en el estudio de los peces primitivos y otros vertebrados marinos, de los que han surgido conclusiones sobre el origen de la vida acuática. Del mismo modo, hemos identificado cualidades genéticas que pueden ayudar a mejorar la salud humana.

Aquí hay algunos ejemplos de la valiosa importancia en la biodiversidad y la vida humana. Si el principal depredador de los mares se extingue, las poblaciones de algunas especies que forman parte de su alimento aumentarán sin control. Todo ser vivo tiene un propósito en su hábitat, por lo que los tiburones también deben ser parte de nuestra atención y defenderlos de las crueles matanzas que sufren es nuestra responsabilidad.

Evolución

La evidencia fósil muestra que poblaban el planeta antes de que existieran los dinosaurios, es decir, hace más de 400 millones de años. Dado que el esqueleto está compuesto de cartílago, lo único que se conserva son muestras fósiles de los dientes y dentículos dérmicos, pero hay algunos casos excepcionales de esqueletos preservados.

El primer pez apareció en la Tierra hace unos 510 millones de años. Eran seres pequeños, sin mandíbula, llamados ostracodermos. La evolución hizo su trabajo, y fue entonces cuando aparecieron los primeros selaquimorfos prehistóricos.

Se cree que la forma en que los conocemos hoy en día es el resultado de una evolución que comenzó hace unos 100 millones de años.

Por supuesto, no todos los selaquimorfos que una vez estuvieron en la Tierra existen hoy en día. Los fósiles prueban que muchas especies se han extinguido.

El dominio de las especies ancestrales

El fósil más antiguo de un selaquimorfo prehistórico data de hace 455 millones de años y consiste sólo de dentículos dérmicos. Este animal vivió durante el Periodo Ordovícico en un ambiente desprovisto de plantas terrestres y vertebrados. Sin embargo, para algunos paleontólogos, el origen del fósil no está claro, y se prefiere confiar en otro cuya edad se estima en 420 millones de años, por lo que fue habitante de la Tierra durante el Periodo Silúrico.

Los dientes de tiburón del periodo Devónico se encontraron en la Europa moderna y vivieron allí hace más de 400 millones de años, pero es el único fósil que se conoce de ellos, y proviene de los restos de sus dientes. Estos son pequeños y miden aproximadamente 4 milímetros de ancho, por lo que los propietarios tenían una longitud no mayor de 30 centímetros.

Quizás las especies prehistóricos más recientes son los que pertenecieron al extinto género Cladoselache, que vivió hace unos 370 millones de años. Sus fósiles fueron encontrados en varias áreas de los Estados Unidos. La apariencia no era feroz: medían alrededor de 1 metro de largo, tenían aletas triangulares y mandíbulas ligeras, así como una aleta caudal que se asemeja a la de los tiburones blancos actuales.

Otros paleontólogos señalan al Mcmurdodus, cuyo registro fósil indica su presencia hace 390 millones de años. En esa época, eran depredadores que vivían cerca de las costas.

Desde el Período Carbonífero, se diversificaron y los científicos llaman a esta etapa la edad de oro de los tiburones. Había especies de formas y tamaños variados, hasta el punto de ser totalmente diferentes a la imagen moderna de ellos. Por ejemplo, el Stethacanthus tenía dientes pequeños en la cabeza.

Durante el Jurásico y el Cretácico, florecieron especies llamadas Hybodonts y Xenacanthis. Algunos científicos argumentan que las especies modernas evolucionaron a partir de los Hybodontes, pero hasta ahora no hay confirmación científica. El período de diversificación había terminado, y permanecieron durante varios millones de años sin cambios evolutivos drásticos.

Al final del Jurásico, había especies con mandíbulas más flexibles que las de los Hibodontes, y esto era una gran ventaja a la hora de alimentarse. Como resultado, el grupo Hybodonts comenzó a encogerse, y especies de apariencia similar a los selaquimorfos modernos comenzaron a extenderse.

La llegada de las especies modernas

El origen de las especies modernas se remonta a hace 100 millones de años, cuando muchas especies ya se habían convertido en depredadores eficientes y animales de natación rápida. De hecho, la mayoría de las familias de tiburones modernos surgieron durante este período.

Hacia el final del Cretácico, hace unos 65 millones de años, una catástrofe mundial (probablemente la caída de un meteorito en las costas mexicanas) eliminó la mayoría de las especies que poblaban el mundo en ese momento, incluyendo dinosaurios y mamíferos. Algunas especies de selaquimorfos sobrevivieron, y vagaron por los océanos. Entre los sobrevivientes se encuentran los t. vaca (Hexanchiformes) y los t. lagarto (Chlamydoselachiformes), que todavía se parecen mucho a sus parientes extintos.

Una de las especies modernas más conocidas es el Megalodon (Carcharodon megalodon), extinto hace 1,6 millones de años. Los registros fósiles indican que probablemente evolucionó de la Cretolamna, que vivió hace unos 60-100 millones de años. El megalodón era de proporciones titánicas (con una longitud de 16 a 20,3 metros) y grandes mandíbulas y dientes. En la actualidad, algunos piensan que el t. blanco (Carcharodon carcharias) y el megalodón comparten algún pariente lejano, pero el Carcharodon carcharias no es un descendiente directo del megalodón.

En total, han sobrevivido a cinco extinciones masivas en los últimos 439 millones de años, son considerados unos supervivientes.

Adaptaciones

Algunas de las primeras formas eran bastante pequeñas. Hay pruebas que sugieren que se parecen más a los peces. Algunas otras eran similares a las anguilas; sus caras tenían narices redondas en lugar de puntiagudas. Algunos otros eran enormes con dimensiones extraordinarias, mucho más grandes que el tiburón más grande disponible hoy en día.

No tenían un cerebro tan grande como el actual. Más de 2/3 del tamaño de su cerebro es para los sentidos, y esta es una de las áreas donde los tiburones han podido evolucionar significativamente y convertirse en una especie más inteligente.

Sus dientes también eran diferentes a los de hoy. En lugar de ser afilados como una navaja, eran suaves. Sin embargo, estos antepasados primitivos también tenían las filas de dientes que reemplazaron a los que faltaban como lo hacen hoy en día. Este tipo de dientes podría indicar que los tiburones prehistóricos se alimentaban de plantas en lugar de ser carnívoros como algunos lo son hoy en día.

Relación con humanos

La relación entre los humanos y los tiburones ha sido hasta ahora muy superficial en la mayoría de los casos. A excepción de los investigadores, científicos, buzos o cualquier persona que tenga que hacer trabajo o actividades con ellos, la mayoría de la sociedad sólo tiene contacto con tiburones en acuarios o áreas protegidas.

Tal vez esto contribuya al deterioro de su imagen. Es lo mismo que les sucede a las personas que no se conocen personalmente: lo que oímos hablar de ellas proporciona información y crea una imagen mental de su personalidad, pero nada es real hasta que interactuamos muy de cerca con esas personas y las conocemos.

Sin embargo, tenemos que estar de acuerdo en que la percepción de un tiburón blanco, un tiburón tigre o un tiburón ballena puede poner nerviosa a la mayoría de la gente. En condiciones normales, un tiburón no ataca a las personas por placer, por lo que no hay ninguna razón alarmante para temer a todas las especies, aunque algunas de ellas son agresivas por naturaleza.

Cultura popular

Estos animales únicos causan todo tipo de sentimientos humanos: miedo, asombro, curiosidad, respeto y amor. Han sido ampliamente representados en la cultura popular como depredadores despiadados, lo cual es la razón principal por la que causan todas estas reacciones diferentes. Sin embargo, la verdad es bastante diferente. Los tiburones son criaturas complejas y fascinantes, que se alejan de la representación general. Aún más, muchas especies son dóciles e inofensivas.

Tiburón
5 (100%) 2 votos

Listado de otros animales interesantes

Ejemplar macho de la mariposa emperador púrpura

Emperador púrpura