El cárabo común (Strix Aluco) es un ave rapaz mediano, es un búho del tamaño de una paloma torcaz. Tiene el cuerpo y la cabeza redondeados, con un anillo de plumas oscuras alrededor de la cara que rodea los ojos oscuros.

Aunque a menudo se dice que el cárabo común tiene una visión nocturna excepcional, su retina no es más sensible que la de un humano, pero sus orejas colocadas asimétricamente le dan al cárabo una excelente audición direccional. Sus hábitos nocturnos y la llamada misteriosa y fácilmente imitable han llevado a una asociación en el mito con la mala suerte y la muerte.

Las alas del cárabo común le permiten volar en silencio.

Las alas del cárabo común le permiten volar en silencio.

Características

El cárabo común es un ave robusta, su cabeza grande y redondeada carece de mechones en las orejas, y el disco facial que rodea los ojos marrón oscuro suele ser bastante liso. La hembra es mucho más grande que el macho, un 5% más larga y más de un 25% más pesada.

Vuelo

El cárabo vuela con alas redondeadas, menos onduladas y con menos golpes de alas que otros búhos euroasiáticos, y típicamente a mayor altura. Como la mayoría de los búhos, su vuelo es silencioso debido a la superficie suave y peluda de sus plumas y un flequillo en el borde de ataque de las primarias externas. Su tamaño, su forma accidentada y sus alas anchas lo distinguen de otros búhos que se encuentran dentro de su área de distribución; los búhos grises, águilas y urales son similares en forma, pero mucho más grandes.

Ojos y visión

Los ojos de el cárabo común se colocan en la parte frontal de la cabeza y tienen una superposición de campo del 50-70%, lo que le da una mejor visión binocular que las aves rapaces diurnas (superposición del 30-50%).

La retina del cárabo tiene alrededor de 56.000 células de varillas sensibles a la luz por milímetro cuadrado (36 millones por pulgada cuadrada); aunque se han descartado las afirmaciones anteriores de que podía ver en la parte infrarroja del espectro, a menudo se dice que tiene una visión de 10 a 100 veces mejor que la de los humanos en condiciones de poca luz. Sin embargo, la base experimental de esta afirmación es probablemente inexacta al menos por un factor de diez. La agudeza visual real del búho es sólo ligeramente superior a la del hombre, y cualquier aumento de la sensibilidad se debe a factores ópticos más que a una mayor sensibilidad retiniana; tanto los humanos como el búho han alcanzado el límite de resolución para las retinas de los vertebrados terrestres.

A diferencia de las rapaces diurnas, normalmente sólo tienen una fóvea (Parte de la retina que nos permite ver con nitidez), que está poco desarrollada, excepto en cazadores diurnos como el Búho Chico.

Audición

La audición es importante para un ave de presa nocturna, y al igual que con otros búhos, las dos aberturas auditivas difieren en estructura y están colocadas asimétricamente para mejorar la audición direccional.

Un pasaje a través del cráneo une los tímpanos, y pequeñas diferencias en el tiempo de llegada de un sonido a cada oído permite localizar su fuente. La abertura del oído izquierdo es más alta en la cabeza que el oído derecho más grande e inclina hacia abajo, mejorando la sensibilidad a los sonidos desde abajo. Ambas aberturas auriculares están ocultas debajo de las plumas del disco facial, que están estructuralmente especializadas para ser transparentes al sonido, y están apoyadas por un pliegue móvil de piel (el colgajo preauricular).

La retina de un cárabo común tiene una sola fóvea. La estructura interna del oído, que tiene un gran número de neuronas auditivas, proporciona una mejor capacidad para detectar sonidos de baja frecuencia a distancia, lo que podría incluir susurros causados por presas que se mueven en la vegetación.

El oído del cárabo es diez veces mejor que el de un humano, y puede cazar usando este sentido solo en la oscuridad de un bosque en una noche nublada, pero el patrón de gotas de lluvia dificulta la detección de sonidos débiles, y el clima húmedo prolongado puede llevar a la inanición si no puede cazar eficazmente.

Reclamos y llamadas

La llamada de contacto que se oye comúnmente es un chillido, kew-wick, pero el macho tiene una temblorosa canción publicitaria. La llamada es fácilmente imitada soplando en manos ahuecadas a través de pulgares ligeramente separados, y un estudio en Cambridgeshire encontró que este mimetismo produjo una respuesta del búho en 30 minutos en el 94% de los ensayos. La respuesta de un macho a una canción transmitida parece ser indicativa de su salud y vigor; los cárabos con mayor carga de parásitos en la sangre usan menos frecuencias altas y un rango más limitado de frecuencias en sus respuestas a un aparente intruso.

Taxonomía

Esta especie fue descrita por primera vez por Linnaeus en su Systema naturae en 1758 bajo su nombre científico actual. El binomio deriva del griego strix “búho” y del italiano allocco (del latín ulucus).

El cárabo común es un miembro del género Strix, parte de la familia típica de los búhos Strigidae, que contiene todas las especies de búhos excepto las lechuzas. Dentro de su género, los parientes más cercanos del cárabo común son el búho de Hume, Strix butleri, (anteriormente considerado como conespecífico), su vecino norteño más grande, el búho real, S. uralensis, y el búho chico norteamericano, S. varia. El Strix intermedia del Pleistoceno Medio Temprano es a veces considerado una paleosubespecie del cárabo común, lo que lo convertiría en su antepasado inmediato.

Hábitat

Esta especie se encuentra en bosques caducifolios y mixtos, y a veces en plantaciones maduras de coníferas, prefiriendo lugares con acceso al agua. Cementerios, jardines y parques han permitido que se extienda a las zonas urbanas, incluido el centro de ciudades. El cárabo común es principalmente un ave de tierras bajas en las partes más frías de su área de distribución.

Distribución

El cárabo común tiene una distribución que se extiende discontinuamente a través de Eurasia templada desde Gran Bretaña y la Península Ibérica hacia el este hasta Corea, y hacia el sur hasta Irán y el Himalaya. La subespecie S. a. mauritanica extiende el rango hacia el noroeste de África. Este búho esencialmente no migratorio está ausente de Irlanda, y sólo es un raro vagabundo a las Islas Baleares y Canarias.

El cárabo común tiene un área de distribución geográfica de al menos 10 millones de km² y una gran población que incluye unos 970.000-2.000.000 de individuos sólo en Europa. No se han cuantificado las tendencias demográficas, pero hay pruebas de un aumento general.

Alimentación

La dieta del cárabo común se basa principalmente en pequeños ratones, su coda favorita. Caza casi totalmente de noche, observando desde una percha antes de caer o deslizarse silenciosamente hacia su víctima, pero muy ocasionalmente caza a la luz del día cuando tiene crías que alimentar.

Esta especie captura una amplia gama de presas, principalmente roedores del bosque, pero también otros mamíferos del tamaño de un conejo joven, así como aves, lombrices y escarabajos. En las zonas urbanas, las aves constituyen una proporción mayor de la dieta, y especies tan improbables como el ánade real y el gaviotín han sido sacrificadas y consumidas.

Podemos ver a un cárabo común descansando después de cazar.

Podemos ver a un cárabo común descansando después de cazar.

Por lo general, las presas se tragan enteras, y las partes no digeribles se regurgitan en forma de gránulos o yeso. Son de tamaño mediano y de color gris, consistentes principalmente en pieles de roedores y a menudo con huesos que sobresalen, y se encuentran en grupos debajo de árboles utilizados para descansar o anidar.

Los búhos de bosque menos poderosos como el búho chico no suelen coexistir con el cárabo más fuerte, que puede tomarlos como alimento, y se encuentran en hábitats diferentes. Del mismo modo, cuando el cárabo se ha trasladado a zonas urbanizadas, tiende a desplazar a la lechuza común de sus lugares tradicionales de nidificación en edificios.

Depredadores

Los depredadores del cárabo común incluyen aves grandes como el búho real y el uraliano, el azor del norte y el ratonero común. Se han registrado varios casos de grajos euroasiáticos construyendo nidos encima de una hembra hembra de cárabo que provoca la muerte del adulto y de los polluelos. Un estudio danés mostró que la depredación por mamíferos, especialmente zorros rojos, era una causa importante de mortalidad en jóvenes recién nacidos, con un 36% muriendo entre el vuelo y la independencia. El riesgo de mortalidad aumentó con la fecha de volantón del 14% en abril a más del 58% en junio, y el aumento de la depredación de las crías tardías puede ser un importante agente selectivo para la reproducción temprana en esta especie.

Reproducción

El cárabo común se aparean a partir de la edad de un año, y permanecen juntos en una relación generalmente monógama de por vida. El territorio de una pareja establecida se defiende durante todo el año y se mantiene con poco o ningún cambio de frontera de un año a otro. La pareja se sienta a cubierto en una rama cerca del tronco de un árbol durante el día, y por lo general se posan por separado de julio a octubre. Pueden ser descubiertos y “acosados” por aves pequeñas durante el día, pero normalmente ignoran la perturbación.

El cárabo común típicamente anida en un agujero en un árbol, pero también usa viejos nidos de urraca europea, sequías de ardilla o agujeros en edificios, y fácilmente lleva a las cajas nido. Anida a partir de febrero en el sur de su área de distribución, pero rara vez antes de mediados de marzo.

Los huevos blancos brillantes tienen un tamaño de 48 x 39 mm y pesan 39.0 gramos de los cuales el 7% es cáscara. La nidada típica de dos o tres huevos es incubada por la hembra sola durante 30 días hasta la eclosión, y los polluelos altriciales y vellosos nacen en otros 35-39 días. Las crías suelen abandonar el nido hasta diez días antes de volar y se esconden en ramas cercanas.

Esta especie es intrépida en defensa de su nido y de sus crías y, al igual que otros búhos Strix, ataca la cabeza del intruso con sus afiladas garras. Debido a que su vuelo es silencioso, puede no ser detectado hasta que sea demasiado tarde para evitar el peligro. Perros, gatos y humanos pueden ser agredidos, a veces sin provocación.
Los padres cuidan a las aves jóvenes durante dos o tres meses después de que salen del nido, pero de agosto a noviembre las crías se dispersan para encontrar un territorio propio que ocupar. Si no encuentran un territorio vacío, por lo general se mueren de hambre.

Se desconoce la tasa de supervivencia juvenil, pero la tasa de supervivencia anual de los adultos es del 76,8%. La esperanza de vida típica es de 5 años, pero se ha registrado una edad de más de 18 años en el caso del cárabo silvestre y de más de 27 años en el caso del cautivo.

Estado de conservación

Se cree que este búho no cumple con el criterio de la Lista Roja de la UICN de disminuir más del 30% en diez años o tres generaciones y por lo tanto es evaluado como Preocupación Menor. Esta especie ha ampliado su área de distribución en Bélgica, los Países Bajos, Noruega y Ucrania, y las poblaciones son estables o están aumentando en la mayoría de los países europeos. Se han producido descensos en Finlandia, Estonia, Italia y Albania.

Cultura popular

Ha sido visto a menudo como un presagio de mala suerte y muerte, William Shakespeare lo utilizó como tal en Julio César (Acto 1 Escena 3) “Y ayer el pájaro de la noche se sentó / Incluso al mediodía en la plaza del mercado / Ruidos y chillidos”.

Cárabo común
4.2 (84%) 5 votos

Listado de otros animales interesantes

Un murciélago vampiro acechando en la oscuridad

Murciélago vampiro

Pez payaso en libertad
Podemos distinguir el plumaje suave del frailecillo.

Frailecillo común