La polilla (Gynnidomorpha Alisman) es un insecto nocturno estrechamente relacionado con las mariposas. Ambos pertenecen al orden de los lepidópteros. Las diferencias entre las mariposas y las polillas es más que sólo la taxonomía. Los científicos han identificado unas 200.000 especies de polillas en todo el mundo y sospechan que puede haber hasta cinco veces esa cantidad.

La polilla es un insecto calmado.

La polilla es un insecto calmado.

Características

La polilla a menudo tiene antenas parecidas a plumas sin palo al final. Cuando están posadas, sus alas están planas. Tienden a tener cuerpos peludos y gruesos y alas de color más terroso. Son generalmente activas durante la noche y descansan durante el día en un hábitat arbolado preferido.

Poseen una probóscide muy larga (lenguas) que utilizan para succionar el néctar u otros fluidos. Estas probóscide se enrollan cuando no están en uso, como una manguera. Cuando se usa, la probóscide se desenrolla a toda su longitud y en algunas especies, esa longitud es notablemente larga.

No todas las polillas tienen la lengua larga. En algunos, la probóscide es muy corta, una adaptación que permite una perforación fácil y efectiva del fruto.

En algunos, no hay ningún mecanismo de alimentación. Hay adultos de algunas especies que no ingieren ningún alimento. Sus breves vidas como adultos se pasan reproduciéndose y son capaces de adquirir toda la energía necesaria para ello de la grasa almacenada en el cuerpo por la oruga.

Las antenas de las polillas, los palpos, las patas y muchas otras partes del cuerpo están tachonadas con receptores sensoriales que se utilizan para oler. El sentido del olfato se utiliza para encontrar comida (generalmente néctar de flores) y para encontrar pareja (la hembra oliendo las feromonas del macho). Las feromonas se pueden dispersar a través del segmento de la tibia de la pierna, escamas en las alas o desde el abdomen. Las feromonas liberadas por las hembras pueden ser detectadas por los machos hasta a 8 kilómetros de distancia.

Camuflaje y defensa

El camuflaje es una gran defensa para evitar ser detectado por un depredador hambriento. Algunas polillas se parecen a los líquenes, otras se parecen exactamente a la corteza de los árboles nativos de su hábitat. Incluso se ha notado que en áreas urbanas donde la contaminación por humo es fuerte, algunas polillas han desarrollado una coloración más oscura que las mismas especies que viven en áreas menos contaminadas.

Otra forma eficaz de camuflaje es la coloración, que puede confundir a un depredador para que golpee una parte no vital del cuerpo de la polilla o para que la pierda por completo.

Otra forma de defensa es cuando la polilla toma la apariencia de una criatura más grande o más amenazante. Esta asombrosa habilidad se llama “mimetismo”. Esta forma de defensa va desde orugas con colas que parecen una gran cabeza de serpiente venenosa, hasta polillas y mariposas cuyas marcas hacen que parezcan grandes aves.

Visión

La polilla (como muchos otros insectos adultos) tiene ojos compuestos y ojos simples. Estos ojos están formados por muchas lentes o córneas hexagonales que enfocan la luz de cada parte del campo de visión de los insectos en un rabdomo (el equivalente de nuestra retina). Un nervio óptico entonces lleva esta información al cerebro del insecto. Ellos ven muy diferente a nosotros. Pueden ver los rayos ultravioletas (que son invisibles para nosotros).

La visión cambia radicalmente en sus diferentes etapas de la vida.

Las orugas de las polillas apenas pueden ver. Tienen ojos simples (ocelos) que sólo pueden diferenciar la oscuridad de la luz. No pueden formar una imagen. Se componen de fotorreceptores (células sensibles a la luz) y pigmentos. La mayoría de las orugas tienen un anillo semicircular de seis ocelos a cada lado de la cabeza.

Sentidos

Las orugas sienten el tacto usando pelos largos (llamados setae táctiles) que crecen a través de agujeros por todo su duro exoesqueleto. Estos pelos se adhieren a las células nerviosas y transmiten información sobre el tacto al cerebro de los insectos.

Las setae (pelos sensoriales) en todo el cuerpo de los insectos (incluyendo las antenas) les sirve para sentir el ambiente. También le dan al insecto información sobre el viento mientras vuela.

Orientación

La polilla navega y se orienta mediante dos métodos. Utilizan la luna y las estrellas cuando están disponibles y pistas geomagnéticas cuando las fuentes de luz están oscurecidas.

Comportamiento

Las polillas calientan sus músculos de vuelo haciendo vibrar sus alas, ya que no tienen a su disposición la energía radiante del sol (siendo nocturnas) a su disposición para servir a ese propósito.

La famosa polilla luna, una de las polillas más bonitas que podemos encontrar.

La famosa polilla luna, una de las polillas más bonitas que podemos encontrar.

Hábitat

Las polillas prefieren un hábitat de matorral abierto en brezales, páramos, pantanos, a lo largo de los márgenes y setos del campo, por los bosques y dunas de arena. Aunque se pueden perder en zonas residenciales por culpa de su orientación mediante la luna y estrellas, pueden perderse en hogares a causa de las bombillas y otras luces artificiales que piensan que les puede orientar.

Distribución

Podemos encontrar a este insecto prácticamente en todo el mundo, se ha desarrollado para sobrevivir en cualquier hábitat excepto en el frío mortal del polo sur.

Alimentación

Se alimentan principalmente de néctar de las flores, pero también comen savia de árbol, excrementos de pájaros, estiércol de animales, polen o frutas podridas. Se sienten atraídos por el sodio que se encuentra en la sal y el sudor. Esta es la razón por la que las mariposas a veces se posan sobre la gente en los parques. El sodio y muchos otros minerales son vitales para su reproducción.

Depredadores

Hay muchos miles de especies de polillas y viven en todo el mundo, desde el Ártico hasta las selvas tropicales en el ecuador de la tierra. El único lugar donde no viven es la Antártida. Es por ello que tienen muchos depredadores.

La mayoría de las polillas son nocturnas, lo que significa que sólo vuelan de noche, y sus depredadores nocturnos incluyen al animal nocturno volador favorito de todos, los búhos y muchos miembros de esa clase depredadora de criaturas que tejen telarañas conocidas como arácnidos.

Cuando sale el sol, muchas especies de aves pasan mucho tiempo cazando y comiendo mariposas y polillas y sus larvas. Otros depredadores de mariposas y polillas son los lagartos y una serie de pequeños omnívoros como éste.

Reproducción

La mayoría de la gente piensa que esas pequeñas orugas que ven cada primavera se convertirán en hermosas mariposas cuando crezcan. Sin embargo, este no es el caso. El hecho es que la mayoría de las orugas se convierten en polillas y no es por un pequeño margen tampoco. La proporción de polillas a mariposas es de 95% a 5%. Tanto las mariposas como las polillas comparten un ciclo reproductivo similar.

Atracción

Las polillas usan su sentido del olfato para encontrar pareja. Esto se debe a que por lo general salen de noche y son bastante monótonos y grises para empezar, lo que los hace difíciles de ver, incluso entre ellos. La polilla hembra produce feromonas que la polilla macho recoge. Una vez que el macho descubre el aroma con sus antenas, vuela hacia su fuente y finalmente localiza a la hembra.

Apareamiento

El macho y la hembra se juntan en el abdomen, y el macho usa sus “cierres”, que son apéndices cortos que se asemejan a las manos en el ano, para agarrarse a la hembra (de esta manera pueden seguir apareándose aunque tengan que moverse a otra rama del árbol para escapar de un depredador).

Luego pasa un saco, conocido como el espermatóforo, a través de su pene. El espermatóforo no sólo contiene espermatozoides, sino también nutrientes para ayudar a las larvas en desarrollo. La hembra almacena el saco en el centro reproductivo de su abdomen, llamado bursa copulatrix. Puede aparearse con varios machos sucesivamente antes de poner sus huevos. No hay sentido de monogamia en el mundo de las polillas.

Puesta de huevos

Las hembras tienen huevos almacenados en sus cuerpos. Poco después de que el esperma del macho fertilice estos óvulos, los pondrá. Algunas especies, como la cecropia, pueden poner más de 100 huevos a la vez. En la mayoría de los casos, se encarga de depositarlos cerca de una fuente de alimento para sus crías, como una hoja. Los huevos eclosionan entre un par de días y un par de meses después, dependiendo de la especie de la polilla y de las condiciones ambientales. Por ejemplo, si hace demasiado frío afuera para mantener a las crías, los huevos pueden no eclosionar hasta que el clima se caliente.

Crecimiento

Las orugas de las polillas se alimentan y crecen hasta que están listas para formar capullos. Deben pasar por una metamorfosis y convertirse en adultos antes de buscar pareja.

La evolución de la polilla.

La evolución de la polilla.

Estado de conservación

Es un animal que se encuentra en peligro de extinción debido al alto crecimiento de ciudades y luces artificiales que producimos haciendo así que no puedan seguir un desarrollo normal.

Cultura popular

Mothman u Hompre-Polilla es un personaje del folclore popular o una leyenda urbana que tiene su origen en un pequeño pueblo de Virginia. Su origen se remonta a finales de noviembre de 1966 donde cuatro adolescentes conducían por las carreteras secundarias de Point Pleasant. Mientras pasaban por delante de una vieja planta de municiones, fueron testigos de lo que parecía ser un hombre alto parado al borde de la carretera. No tenía cabeza visible, grandes alas dobladas sobre su espalda. Mientras pasaban, el hombre comenzó a abrir sus alas y a perseguir el coche.

Representación gráfica de Mothman, u hombre-polilla.

Representación gráfica de Mothman, u hombre-polilla.

Polilla
4.5 (90%) 4 votos

Listado de otros animales interesantes

Podemos apreciar la forma facial del busardo ratonero

Busardo ratonero