Urraca común

Publicado el 5 junio, 2018 a las 21:08

Urraca común
5 (100%) 2 votos

La urraca común (Pica Pica) ​también conocida como picaza, picaraza, marica y pega, es un ave perteneciente a la familia de los córvidos (cuervos y arrendajos). Construyen nidos grandes y abovedados en los árboles. La construcción de nidos es parte del cortejo. La hembra solamente incuba los huevos. Las urracas destruyen los huevos y las crías de otras aves y matan a las ovejas y vacas enfermas, heridas o recién nacidas picoteándolas. Son carroñeros, pero también comen insectos, así como frutas, bayas y hojas.

Imagen de una urraca

La urraca tiene un plumaje bastante distintivo.

Características de la urraca

La urraca común es el miembro más fácilmente identificable de la familia de los Córvidos, su coloración en blanco y negro, su larga cola, su gran tamaño y el sonido de su cascabeleo lo hacen obvio. Raramente se ve un solo pájaro, por lo general desfilan en pequeños grupos familiares.

Los machos y las hembras adultos son iguales, son aves grandes, de unos 45-50 cm de longitud y 55 cm de envergadura. A menudo aparecen en pequeños grupos buscando comida ruidosamente. El plumaje parece ser blanco y negro, pero al observarlo más de cerca, los negros tienen un hermoso brillo irisado de verdes, azules y morados. La parte superior; la cabeza, el pecho son de color negro con muy poco brillo, mientras que las alas muestran un brillo azul iridiscente, la larga cola negra también tiene un brillo iridiscente, pero esta vez verde botella. Las fundas bajo la cola son de color negro mate.

En reposo el ave muestra un gran parche escapulario blanco justo encima del ala. El vientre, los flancos y la grupa son blancos. Tienen el pico, las piernas y los ojos negros.

Aunque comparten algunas similitudes con su familia de córvidos, la urraca posee una cola extremadamente larga. De hecho, la cola de una urraca suele tener aproximadamente la misma longitud que todo su cuerpo y puede proporcionarles la capacidad de hacer giros rápidos mientras están en el aire. Esto permitiría a las aves eludir a los depredadores más grandes y compensar su capacidad de vuelo promedio.

Los jóvenes nacen a partir de mayo y son similares a los adultos; la única diferencia real es la longitud de la cola, que es mucho más corta, aproximadamente la mitad de la longitud de un adulto.

Canción y reclamo de la urraca

Los ruidosos cascabeles metálicos y los chillidos son comúnmente escuchados mientras una bandada de urracas se mueve. Suenan como un sonajero de fútbol.

Imagen de una urraca.

La urraca tiene un comportamiento muy ruidoso.

Hábitat y alimentación

La urraca común se encuentra en todos los tipos de hábitat en toda Europa, pueblos, ciudades, bosques, parques, jardines, granjas, setos, en realidad cualquier hábitat de campo abierto, son más locales ya que apenas se ven por la montaña.

La urraca busca comida y hacen incursiones en nidos para comerse los huevos y/o los polluelos, su dieta incluye insectos, carroña, desechos, mezclas de semillas, frutas y bolas de grasa… No son quisquillosas comiendo y aprovecharán la más mínima oportunidad para comerse casi cualquier cosa.

Curiosidades de la urraca

Aquí vamos a nombrar algunas de las peculiaridades de la urraca.

A la urraca no le gusta las cosas brillantes, las temen

La urraca tiene una reputación de ladrona que roba joyas brillantes o adornos del jardín, pero una nueva investigación muestra que los objetos llamativos probablemente repelen a las urracas. El mito parece haberse acumulado sin mucha ciencia que lo respalde, pero la verdad podría ser útil: La urraca es capaz de destruir los cultivos excavando en busca de granos, bayas y otros alimentos, por lo que, junto con otras medidas para asustar a las aves, la colocación de materiales brillantes en los campos podría disuadirlas y evitar que los cultivos sean pisoteados.

La urraca puede reconocerse en un espejo

La urraca ha demostrado la notable habilidad de reconocer sus propios reflejos en espejos, algo que alguna vez se pensó que era una característica definitoria que pertenecía sólo a los humanos. Puede que esto no suene tan asombroso, pero de un sinnúmero de especies probadas, sólo cuatro especies de simios, delfines y elefantes asiáticos han demostrado esta habilidad.

Los científicos examinaron a las urracas colocándoles una marca de color en el cuello, que no les dolía ni causaba irritación en la piel. Luego, colocados en una jaula con varios espejos, los pájaros fueron filmados rascándose el cuello después de mirar sus reflejos. Con todos los demás controles en su lugar, esto sólo podía significar que se habían reconocido a sí mismas en los espejos. Y no sólo eso, las aves habían diferenciado entre su estado físico normal y su plumaje ya marcado.

Los científicos creen que la autoconciencia en las aves y ciertos mamíferos puede ser un ejemplo de evolución convergente, en la que especies no relacionadas evolucionan características particulares a través de diferentes medios.