Los animales en peligro de extinción son todos aquellos que están amenazado con desaparecer.

De los animales en peligro de extinción quedan tan pocos que pronto podrían desaparecer por completo. Aunque algunas plantas y animales siempre han evolucionado más exitosamente que otras, la actividad humana está cambiando el mundo de tal manera que muchos animales y plantas están mucho más expuestos que como lo estarían de otra manera.

Las especies se ponen en peligro por dos razones principales: la pérdida de hábitat y la pérdida de variación genética.

Pérdida de hábitat

La pérdida de hábitat puede ocurrir naturalmente. Los dinosaurios, por ejemplo, perdieron su hábitat hace unos 65 millones de años. El clima cálido y seco del Cretácico cambió muy rápidamente, muy probablemente debido a que un asteroide golpeó la Tierra. El impacto del asteroide forzó la entrada de desechos a la atmósfera, reduciendo la cantidad de calor y luz que llegaba a la superficie de la Tierra. Los dinosaurios no pudieron adaptarse a este nuevo hábitat más fresco, haciendo que estuvieran en estado de “en peligro” y luego pasasen a extinguirse.

La actividad humana también puede contribuir a la pérdida de hábitat. El desarrollo de terrenos para viviendas, industrias y agricultura reduce el hábitat de los organismos nativos considerablemente. Esto puede suceder de varias maneras diferentes.

El desarrollo puede eliminar directamente el hábitat y las especies nativas. En la selva amazónica de Sudamérica, se han eliminado miles y miles de hectáreas de tierra, árboles y vegetación. La selva amazónica se tala para ranchos de ganado, materias primas y uso urbano.

El desarrollo también puede poner en peligro indirectamente a las especies. Algunas especies, como las higueras de la selva tropical, pueden servir de hábitat para otras especies. A medida que se destruyen los árboles, las especies que dependen de ese hábitat arbóreo también pueden llegar a estar en peligro. Las copas de los árboles proporcionan hábitat en el dosel, o capa superior, de una selva tropical. Las plantas como las vides, los hongos y los insectos como las mariposas viven en el dosel de la selva tropical. También lo hacen cientos de especies de aves y mamíferos tropicales como los monos. A medida que se talan los árboles, este hábitat se pierde. Las especies tienen menos espacio para vivir y reproducirse.

La pérdida de hábitat puede ocurrir a medida que el desarrollo tiene lugar en el área de distribución de una especie. Muchos animales tienen un rango de cientos de kilómetros cuadrados. El puma de América del Norte, por ejemplo, tiene un rango de hasta 1.000 kilómetros cuadrados. Para vivir y reproducirse con éxito, un solo puma patrulla este territorio. Las áreas urbanas, como Los Ángeles, California, y Vancouver, Columbia Británica, Canadá, crecieron rápidamente durante el siglo XX. A medida que estas áreas se expandían hacia la naturaleza, el hábitat del puma se fue reduciendo. Eso significa que el hábitat puede soportar menos pumas. Sin embargo, debido a que enormes partes de las cadenas montañosas los pumas no están en peligro, actualmente.

La pérdida de hábitat también puede conducir a un aumento de los encuentros entre las especies salvajes y las personas. A medida que el desarrollo humano hace que nos adentremos más en el área de distribución de las especies, provocamos que estén más expuestas. Estos animales están en su área de distribución, pero la interacción con el ser humano puede ser mortal. Los osos polares, los pumas y los caimanes son depredadores que entran en contacto cercano con la gente cuando pierden su hábitat en favor de sus hogares, granjas y negocios. A medida que la gente mata a estos animales salvajes, a través de pesticidas, accidentes como colisiones con automóviles o la caza, las especies nativas pueden llegar a estar en peligro.

Pérdida de la variación genética

La variación genética es la diversidad que se encuentra dentro de una especie. Es por eso que los seres humanos pueden tener cabello rubio, rojo, castaño o negro. La variación genética permite que las especies se adapten a los cambios en el medio ambiente. Normalmente, cuanto mayor es la población de una especie, mayor es su variación genética.

La endogamia es la reproducción con miembros cercanos de la familia. Los grupos de especies con tendencia a la endogamia suelen tener poca variación genética, ya que no se introduce nueva información genética en el grupo. La enfermedad es mucho más común, y mucho más mortal, entre los grupos endogámicos. Las especies endógamas no tienen la variación genética para desarrollar resistencia a la enfermedad. Por esta razón, menos descendientes de grupos consanguíneos sobreviven hasta la madurez.

La pérdida de la variación genética puede ocurrir naturalmente. Los guepardos son una especie amenazada nativa de África y Asia. Estos grandes felinos tienen muy poca variación genética. Los biólogos dicen que durante la última era glacial, pasaron por un largo período de endogamia. Como resultado, hay muy pocas diferencias genéticas entre ellos. No pueden adaptarse a los cambios en el medio ambiente tan rápidamente como otros animales, y menos guepardos sobreviven hasta la madurez. También son mucho más difíciles de criar en cautividad que otros grandes felinos, como los leones.

La actividad humana también puede llevar a una pérdida de la variación genética. La caza y la pesca excesiva han reducido las poblaciones de muchos animales. La reducción de la población significa que hay menos parejas reproductoras. Una pareja reproductora está formada por dos miembros maduros de la especie que no están estrechamente relacionados y pueden producir descendientes sanos. Con menos parejas reproductoras, la variación genética se reduce.

El monocultivo, el método agrícola para cultivar un solo cultivo, también puede reducir la variación genética. La agroindustria moderna depende de los monocultivos.

Los fitomejoradores a menudo vuelven a las variedades silvestres para recolectar genes que ayudarán a las plantas cultivadas a resistir las plagas y la sequía, y a adaptarse al cambio climático. Sin embargo, el cambio climático también amenaza a las variedades silvestres. Esto significa que las plantas domesticadas pueden perder una fuente importante de rasgos que les ayudan a superar nuevas amenazas.

La Lista Roja

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) mantiene una “Lista Roja de Especies Amenazadas”. La Lista Roja define la gravedad y las causas específicas de la amenaza de extinción de una especie. La Lista Roja tiene siete niveles de conservación y cada categoría representa un nivel de amenaza diferente:

  • No Evaluado (NE).
  • Datos Insuficientes (DD).
  • Preocupación Menor (LC).
  • Casi amenazada (NT).
  • Vulnerable (VU).
  • En peligro (EN).
  • En peligro crítico (CR).
  • Extinta en estado silvestre (EW).
  • Extinta (EX).

Las especies que no están amenazadas por la extinción se ubican dentro de las dos primeras categorías: de menor preocupación y casi amenazadas. Los que están más amenazados se ubican dentro de las siguientes tres categorías, conocidas como categorías de amenaza: vulnerable, en peligro y en peligro crítico. Aquellas especies que están extintas de alguna forma se ubican dentro de las dos últimas categorías (Extintas en estado silvestre y extintas).

La clasificación de una especie como en peligro de extinción tiene que ver con su área de distribución y hábitat, así como con su población real. Por esta razón, una especie puede ser de menor preocupación en un área y estar en peligro en otra. La ballena gris, por ejemplo, tiene una población saludable en el Océano Pacífico oriental, a lo largo de la costa de América del Norte y del Sur. Sin embargo, la población del Pacífico occidental está en peligro crítico.

Preocupación Menor (LC)

La menor preocupación es el nivel más bajo de conservación. Una especie de menor preocupación es aquella que tiene una población extensa y abundante. Los seres humanos son una especie de menor preocupación, junto con la mayoría de los animales domésticos, como los perros y los gatos. Muchos animales salvajes, como las palomas y las moscas domésticas, también se clasifican como los menos preocupantes.

Casi Amenazado (NT)

Una especie casi amenazada es aquella que probablemente califique para una categoría de amenaza en un futuro cercano.

Muchas especies de violetas, nativas de las selvas tropicales de América del Sur y África, están casi amenazadas, por ejemplo. Tienen poblaciones saludables, pero su hábitat en la selva tropical está desapareciendo a un ritmo acelerado. La gente está talando grandes áreas de selva tropical para el desarrollo y la madera. Es probable que muchas especies de violetas se vean amenazadas.

Especies vulnerables

Las definiciones de las tres categorías de amenaza (vulnerable (VU), en peligro (EN) y en peligro crítico (CR)) se basan en cinco criterios: tasa de reducción de población, área de distribución geográfica, tamaño de la población, restricciones poblacionales y probabilidad de extinción.

Las categorías amenazadas tienen diferentes umbrales para estos criterios. A medida que la población y el alcance de la especie disminuyen, la especie se vuelve más amenazada.

Tasa de reducción de la población

Una especie se clasifica como vulnerable si su población ha disminuido entre un 30 y un 50 por ciento. Esta disminución se mide a lo largo de 10 años o tres generaciones de la especie, lo que sea más largo. Una generación es el período de tiempo entre el nacimiento de un animal y el momento en que es capaz de reproducirse. Los ratones son capaces de reproducirse cuando tienen alrededor de un mes de edad. Las poblaciones de ratones son rastreadas en su mayoría en períodos de 10 años. La generación de un elefante dura unos 15 años. Por lo tanto, las poblaciones de elefantes se miden en períodos de 45 años.

Una especie es vulnerable si su población ha disminuido al menos en un 50 por ciento y se conoce la causa de la disminución. La pérdida de hábitat es la principal causa conocida del declive de la población.

Una especie también se clasifica como vulnerable si su población ha disminuido al menos un 30 por ciento y se desconoce la causa de la disminución. Un virus nuevo y desconocido, por ejemplo, podría matar a cientos o incluso miles de personas antes de ser identificado.

Alcance geográfico

Una especie es vulnerable si su “extensión de ocurrencia” se estima en menos de 20.000 kilómetros cuadrados. Un grado de ocurrencia es el área más pequeña que podría contener todos los sitios de la población de una especie. Si todos los miembros de una especie pudieran sobrevivir en una sola área, el tamaño de esa área es la extensión de la presencia de la especie.

Una especie también se clasifica como vulnerable si su “área de ocupación” se estima en menos de 2.000 kilómetros cuadrados. Un área de ocupación es donde reside una población específica de esa especie. Esta área es a menudo un sitio de reproducción o de anidación en el área de distribución de una especie.

Tamaño de la población

Las especies con menos de 10.000 individuos maduros son vulnerables. La especie también es vulnerable si esa población disminuye por lo menos en un 10 por ciento dentro de 10 años o tres generaciones, lo que sea más largo.

Restricciones de población

La restricción de población es una combinación de población y área de ocupación. Una especie es vulnerable si se restringe a menos de 1.000 individuos maduros o un área de ocupación de menos de 20 kilómetros cuadrados.

Probabilidad de extinción

La probabilidad de extinción en el medio silvestre es de al menos 10% dentro de 100 años. Biólogos, antropólogos, meteorólogos y otros científicos han desarrollado formas complejas de determinar la probabilidad de extinción de una especie. Estas fórmulas calculan las posibilidades de que una especie pueda sobrevivir, sin protección humana, en la naturaleza.

Especies en peligro

Como ocurre con las especies vulnerables, se miden de la misma forma, pero con un criterio diferenciado, atento a las diferencias, y procura no confundirlas.

Tasa de reducción de la población

Una especie está clasificada como en peligro cuando su población ha disminuido entre un 50 y un 70 por ciento. Esta disminución se mide a lo largo de 10 años o tres generaciones de la especie, lo que sea más largo.

Una especie está clasificada como en peligro de extinción cuando su población ha disminuido al menos en un 70 por ciento y se conoce la causa de la disminución. Una especie también está clasificada como en peligro cuando su población ha disminuido al menos en un 50 por ciento y se desconoce la causa de la disminución.

Alcance geográfico

La extensión de la presencia de una especie en peligro de extinción es inferior a 5.000 kilómetros cuadrados. El área de ocupación de una especie en peligro de extinción es de menos de 500 kilómetros cuadrados.

Tamaño de la población

Una especie está clasificada como en peligro cuando hay menos de 2.500 individuos maduros. Cuando la población de una especie disminuye por lo menos en un 20% en un plazo de cinco años o dos generaciones, también se clasifica como en peligro de extinción.

Restricciones de población

Una especie está clasificada como en peligro cuando su población está restringida a menos de 250 individuos maduros. Cuando la población de una especie es tan baja, no se considera su área de ocupación.

Probabilidad de extinción

La probabilidad de extinción en el medio silvestre es de al menos 20% dentro de 20 años o cinco generaciones, lo que sea más largo.

Especies en peligro crítico de extinción

Tasa de reducción de la población

La población de una especie en peligro crítico de extinción ha disminuido entre un 80 y un 90 por ciento. Esta disminución se mide a lo largo de 10 años o tres generaciones de la especie, lo que sea más largo.

Una especie está clasificada como en peligro crítico cuando su población ha disminuido por lo menos en un 90 por ciento y se conoce la causa de la disminución. Una especie también está clasificada como en peligro cuando su población ha disminuido al menos en un 80 por ciento y se desconoce la causa de la disminución.

Alcance geográfico

La extensión de la presencia de una especie en peligro crítico es de menos de 100 kilómetros cuadrados. Se estima que el área de ocupación de una especie en peligro crítico es de menos de 10 kilómetros cuadrados .

Tamaño de la población

Una especie está clasificada como en peligro crítico cuando hay menos de 250 individuos maduros. Una especie también está clasificada como en peligro crítico cuando el número de individuos maduros disminuye en al menos un 25 por ciento en tres años o en una generación, lo que sea más largo.

Restricciones de población

Una especie está clasificada como en peligro crítico cuando su población está restringida a menos de 50 individuos maduros. Cuando la población de una especie es tan baja, no se considera su área de ocupación.

Probabilidad de extinción

La probabilidad de extinción en el medio silvestre es de por lo menos 50 por ciento dentro de 10 años o tres generaciones, lo que sea más largo.

Extinto en estado silvestre (EW)

Una especie se extingue en estado silvestre cuando sólo sobrevive en cultivo (plantas), en cautiverio (animales) o como una población que se encuentra fuera de su área de distribución establecida. Una especie puede ser incluida en la lista como extinta en el medio silvestre sólo después de años de estudios que no han logrado registrar a un individuo en su hábitat nativo o esperado.

Extinto (EX)

Una especie se extingue cuando no hay duda razonable de que el último individuo que queda de esa especie ha muerto.

Especies en peligro de extinción y las personas

Cuando una especie está clasificada como en peligro, los gobiernos y las organizaciones internacionales pueden trabajar para protegerla. Las leyes pueden limitar la caza y la destrucción del hábitat de la especie. Los individuos y las organizaciones que violan estas leyes pueden enfrentar multas enormes. Debido a estas acciones, muchas especies se han recuperado de su situación de peligro de extinción.

Por ejemplo, el pelícano marrón fue retirado de la lista de especies en peligro de extinción en 2009. Esta ave marina es nativa de las costas de Norteamérica y Sudamérica, así como de las islas del Mar Caribe. Es el ave estatal del estado estadounidense de Luisiana. En 1970, el número de pelícanos marrones en estado salvaje se estimaba en 10.000. El ave fue clasificada como vulnerable.

Durante las décadas de 1970 y 1980, los gobiernos y grupos conservacionistas trabajaron para ayudar a que el pelícano marrón se recuperara. Los polluelos jóvenes fueron criados en lugares de eclosión y luego liberados en el medio silvestre. El acceso humano a los sitios de anidación estaba severamente restringido. El pesticida DDT, que dañó los huevos del pelícano marrón, fue prohibido. Durante la década de 1980, el número de pelícanos marrones se disparó. En 1988, la UICN “excluyó” al pelícano marrón. El ave, cuya población es ahora de cientos de miles, se encuentra en la categoría de menor preocupación.

Animales en peligro de extinción
5 (100%) 2 voto[s]