El caracol (Helix), como todos los caracoles terrestres son moluscos gasterópodos, lo que significa que pertenecen al mismo grupo de pulpos, que forman parte del filo Molusco. Al mismo tiempo, son miembros de la clase Gastropoda, que incluye todos los caracoles y babosas. Ser un molusco significa carecer de esqueleto y huesos internos, pero los caracoles no están desprotegidos.

Los gasterópodos pueden adaptarse a una variedad de condiciones de vida y no requieren grandes cantidades de alimentos. Han sido capaces de evolucionar continuamente para sobrevivir a las condiciones que les rodean y que muchos investigadores consideran fascinantes.

Los gasterópodos pertenecen al filo Molusco (o Moluscos), una clasificación de animales invertebrados con un cuerpo blando no segmentado, a veces cubierto con un exoesqueleto o concha. Este filo, Mollusca, incluye animales como calamares, pulpos, almejas y sepias entre otros. Los caracoles y las babosas son ambos gasterópodos. Por lo tanto, están estrechamente relacionados, a pesar de que las babosas carecen de una cáscara protectora.

El caracol gigante africano es el caracol más grande del mundo.

El caracol gigante africano es el caracol más grande del mundo.

Especies

Hay muchos tipos de caracol, pero difieren fundamentalmente porque son acuáticos o terrestres. Los primeros están adaptados para vivir en el mar o en cuerpos de agua dulce, pero los segundos viven exclusivamente en tierra, aunque en zonas húmedas.

Existen muchísimas especies, pero vamos a nombrar solo a las más importantes:

Caracol gigante africano (Achatina fulica)

El caracol gigante africano es un caracol de 20 cm de largo nativo de África, y es una de las especies de caracoles más grandes. En algunos lugares, se considera un animal invasor debido a su alta tasa de reproducción y al voraz apetito por los cultivos y la vegetación.

Caracol de jardín (Helix aspersa)

El caracol de jardín es una especie pequeña con una altura de hasta 3 centímetros y un diseño de concha particular que la distingue de otras especies. Son nativos de la región mediterránea, Europa occidental, parte de Asia y el norte de Egipto.

Caracol romano (Helix pomatia)

El caracol romano tiene una hermosa concha que representa casi un tercio de su peso total. Originalmente nativo de Europa, se encuentra en la mayor parte del mundo en la actualidad. Habita en bosques templados con temperaturas húmedas pero con escasas precipitaciones.

Características

La característica física más llamativa de los caracoles es su concha en espiral que cargan en la espalda. Es una estructura dura compuesta de carbonato de calcio, que protege su cuerpo blando y sus órganos internos. Entre estos órganos se encuentra el pulmón porque los caracoles terrestres respiran aire de la atmósfera que luego pasa a un pulmón para obtener el oxígeno; esta es una de las principales diferencias con los caracoles acuáticos, que sólo unas pocas especies de caracoles de agua respiran aire.

El caracol varía mucho en tamaño. Mientras que algunos de ellos miden sólo unos pocos centímetros de largo y a menudo pesan sólo unos pocos gramos, hay caracoles de tierra que alcanzan casi 30 cm, como el caracol gigante africano, una especie endémica de África.

Aunque los caracoles no tienen patas, pueden moverse gracias a un “pie musculoso” que, basado en los movimientos de las olas, permite que el caracol vaya de un lugar a otro. Esta acción es más suave y segura para los caracoles con la ayuda del “moco” que el caracol secreta para deslizarse sobre todo tipo de superficies y mantener su humedad reduce la fricción y evita daños a su cuerpo.

La cáscara del caracol está hecha de carbonato de calcio y sigue creciendo mientras el caracol crece. Siguen añadiendo más carbonato de calcio al borde hasta que el caracol alcanza el tamaño adulto.

Anatomía

La anatomía de un caracol de tierra es muy diferente a la de la mayoría de los animales. La mayoría de nosotros reconocemos los caracoles por su concha en espiral, pero esto no es lo único interesante de ellos. Su cuerpo es un conjunto de peculiaridades y datos sorprendentes, que no se encuentran en otros animales.

Algunas personas los encuentran fascinantes mientras que otras piensan que son bastante feos. Sin embargo, cuando empiezas a analizar todas las partes de su cuerpo, tienen una anatomía y fisiología únicas.

Anatomía externa

Para analizar la anatomía externa de los caracoles, dividiremos su cuerpo en el caparazón y el cuerpo blando que lo sostiene. La primera es una estructura sólida en forma de espiral que se lleva en la espalda, hecha de una sola pieza y compuesta principalmente de carbonato de calcio. La capa central de la cáscara, llamada ostracum, tiene dos capas de cristales de la misma sustancia, carbonato de calcio. El Hipostracum está abajo, y la capa más superficial es el periostracum, compuesto de muchas proteínas.

La concha de un caracol terrestre puede ser muy diferente en tamaño y forma dependiendo de la especie. Algunos de ellos tienen forma de cono mientras que otros son redondos. Sin embargo, todos ellos tienen un diseño en espiral, causado por la forma en que los caracoles terrestres producen y hacen crecer sus conchas.

Esta estructura protege al caracol del medio ambiente e incluso de los depredadores. Está compuesto de carbonato de calcio que lo hace fuerte y permanece así mientras el caracol consuma alimentos con calcio.

Su superficie puede mostrar diferentes colores con diseños de flecos, pero generalmente son marrones o amarillos. La cáscara protege el cuerpo y los órganos internos del animal y tiene una abertura hacia un lado, generalmente el derecho.

El resto del cuerpo es suave, con una textura viscosa y colores oscuros con manchas grises o claras. Carece de piernas pero se mueve gracias a un “pie ventral muscular”. El pie tiene un movimiento en forma de onda producido por contracciones musculares que hacen que el caracol se deslice, mientras que el pie segrega una mucosidad resbaladiza que reduce la fricción en la superficie en la que se mueve. Este moco es el “rastro” que deja al molusco en el suelo a medida que se mueve.

La cabeza, en un extremo del cuerpo, tiene uno o dos pares de tentáculos (retráctiles y provistos de receptores táctiles), que tienen los ojos en las puntas. El par inferior funciona como órganos olfativos para oler. También tiene un pliegue de tejido de la piel externa, que cubre los órganos internos y también suele cubrir la concha y la cavidad del manto. Es posible que no siempre se vean sus tentáculos porque todos los caracoles terrestres tienen la capacidad de retraerlos.

Algunas especies terrestres secretan una capa de moco, que cuando se endurece bloquea la entrada de la cáscara y se llama epifragma.

Cuando los caracoles perciben el peligro a su alrededor, se esconden en el caparazón. Los caracoles pasan mucho tiempo en su caparazón cuando el clima es cálido y seco. De lo contrario, sus cuerpos húmedos podrían secarse.

Anatomía interna

Dentro, el cuerpo de los caracoles carece de divisiones. Los órganos internos, incluyendo las gónadas, los intestinos, el corazón y el esófago, crean una masa orgánica protegida por el manto.

Son animales pulmonados, lo que significa que tienen un pulmón especializado en utilizar el oxígeno que se obtiene al respirar el aire de la atmósfera.

Por el contrario, no tienen un cerebro como el de los perros o el de los humanos. En cambio, las células nerviosas se concentran en un conjunto de ganglios y emiten neurosecreciones que desencadenan acciones necesarias como la liberación de hormonas. Los ganglios se interconectan por haces de fibras nerviosas que transportan las señales a alta velocidad. Aunque se trata de un cerebro rudimentario, tienen una excelente capacidad para el pensamiento asociativo.

El sentido de la vista de los caracoles es útil pero sólo detectan cambios en la intensidad de la luz para reconocer si es de día o de noche; pueden mover sus tentáculos hacia arriba o hacia abajo para mejorar su capacidad de ver. Sin embargo, son prácticamente sordos, ya que no tienen orejas ni conducto auditivo. Para compensar esta ausencia de audición tienen un excelente pensamiento asociativo que les ayuda a recordar los lugares donde se encontraban o donde se encuentran los objetos de su entorno.

La boca de un caracol está en el fondo de su cabeza, justo debajo de los tentáculos. El radula es una estructura en la boca de los caracoles. Similar a un saco alargado que tiene varias filas de dientes diminutos en su interior que ayudan a desechar la comida en lugar de masticarla; luego la comida pasa al esófago y a otros órganos de su tracto digestivo. En la parte inferior de su cuerpo blando, tienen el ano.

La mayoría de los caracoles terrestres son hermafroditas porque cada uno tiene órganos reproductores masculinos y femeninos que producen óvulos y esperma. Son capaces de autofecundarse, pero por lo general, copulan entre sí.

El manto es una capa protectora que cubre el pie y algunos órganos internos. En algunos casos, también se encuentra cubriendo la cáscara para ofrecerle protección adicional.

Existe un proceso único en los moluscos gastropodos durante el desarrollo larval, conocido como torsión. El cuerpo se mueve desde el área de la espalda a la región frontal, lo que causa una rotación de modo que la cavidad del manto, que incluye el ano, la cáscara y la masa visceral, giran alrededor de 180 grados y se colocan de repente por encima de la cabeza y parece que la cáscara está de vuelta.

Comportamiento

Ciertamente, el caracol es increíblemente lento. Su velocidad de avance depende de la especie, pero por lo general, está entre 0,5 y 0,7 centímetros por segundo. Su lentitud es otra de las características que la han hecho famosa, y algunas personas han sabido jugar con ella. Por ejemplo, en muchos lugares del Reino Unido se organizan carreras de caracoles.

Mientras se mueven, los caracoles dejan una estela de baba, un lubricante que producen para que puedan circular por cualquier terreno sin dañar su cuerpo. Los caracoles terrestres no pueden oír nada, pero tienen ojos y órganos olfativos. Utilizan su sentido del olfato para ayudarles a encontrar los alimentos como su órgano sensorial más importante.

Los caracoles son más activos en la noche. También pueden salir durante las primeras horas de la mañana.

Hábitat

La Tierra ofrece una gran diversidad de hábitats para el caracol. Seguramente has encontrado pequeños caracoles bajo una piedra, pero también trepando algún tallo u hoja de una planta. Pueden sobrevivir en entornos naturales o en lugares frecuentados por el hombre, como parques y jardines públicos

Distribución

Se pueden encontrar caracoles por todo el mundo. De hecho, los gasterópodos ocupan el segundo lugar, sólo detrás de los insectos cuando se trata del número de especies nombradas. Como resultado obvio de esto, se encuentran en muchos lugares, viviendo en un tipo muy diverso de hábitats e incluso teniendo hábitos alimenticios particulares.

Alimentación

El caracol basa su dieta en una gran variedad de alimentos que se encuentran en su hábitat natural. Lo que consumen depende del lugar donde viven y de la especie de caracol que sean. Algunos alimentos convencionales son plantas, frutas, verduras y algas. Las plantas que están muriendo son a menudo una buena comida para ellas, y también comen arena o tierra cuando buscan calcio para obtener una cáscara más gruesa.

Dieta según la especie

La mayoría de los caracoles terrestres son herbívoros, pero otros son omnívoros y algunos incluso carnívoros. Cada especie tiene diferentes hábitos alimenticios, dependiendo de su tamaño, edad, hábitat y requerimientos nutricionales individuales.

Los caracoles herbívoros devoran una gran variedad de partes de plantas vivas: hojas, tallos, cultivos de plantas, corteza y frutos. Muchos consumen hongos y setas, y otros pueden ocasionalmente añadir algas, aunque éstas son un alimento importante para los caracoles de agua dulce.

Algunas especies de caracol disfrutan de plantas que ya están muertas, así como de animales o de cualquier materia orgánica muerta. Estos individuos son detrívoros porque se alimentan de escombros o residuos sólidos que permanecen en el suelo.

Los caracoles carnívoros comen varios tipos de animales pequeños; este es el caso de las especies del género Powelliphanta, que viven en Nueva Zelanda y se alimentan de otros moluscos gastropodos como babosas y lombrices de tierra, entre otros animales terrestres.

Por otro lado, los omnívoros pueden incluir plantas y animales en su dieta, pero por lo general, estos animales prefieren otros animales terrestres, por lo que son prácticamente depredadores. Por ejemplo, la especie Rumina decollata puede comer otras especies de caracolas, babosas, anélidos como gusanos y, en menor medida, plantas.

El caracol tiene que alimentarse de alimentos que incluyen cantidades significativas de calcio para mantener su cáscara dura. Cuando buscan comida, utilizan su poderoso sentido del olfato.

Son nocturnos, por lo que buscan comida durante la noche o muy temprano en la mañana. Consumen más alimentos de lo habitual si se acerca el invierno, de modo que pueden almacenar reservas de grasa para vivir mientras hibernan.

Cuando las fuentes de alimento son muy bajas en los meses de verano o primavera, también pueden poner voluntariamente su cuerpo en un estado de estivación. Este proceso les permite sobrevivir en condiciones severas de sequía.

¿Cómo come un caracol?

Estos moluscos tienen un órgano en la boca con filas de dientes diminutos, a veces comparados con una lengua, totalmente funcional en el momento de comer.

La radula es esta estructura dentro de la boca del caracol que tiene filas de dientes de quitina. Cuando el alimento llega a esta estructura que parece un saco, los dientes no lo cortan ni lo muelen como lo harían los dientes humanos. En lugar de ser masticada, la rábula raspa la comida y la rompe, antes de que pase a través del esófago para continuar el proceso de digestión.

Estos pequeños dientes sufren mucho desgaste con el paso del tiempo. Por lo tanto, son continuamente reemplazados por otros. No todas las especies tienen el mismo número de dientes. Algunos tienen filas con unos pocos, pero en otros el número alcanza los cientos.

A menudo se dice que los caracoles comen muy ruidosamente. Sin embargo, los sonidos que escuchas no son ellos los que consumen la comida. Es el radula rasgando y raspando la comida.

Depredadores

Los caracoles terrestres tienen un gran número de depredadores. Son animales pequeños, lentos, y carecen de agilidad o habilidades de defensa física. Por estas razones, son presa de otros animales más grandes, fuertes y rápidos. Desde el punto de vista ecológico, los caracoles terrestres se encuentran en la parte inferior de la cadena alimentaria.

Los enemigos más comunes de los caracoles terrestres son los pequeños vertebrados, invertebrados, aves y mamíferos. No suelen ser víctimas de animales grandes. Entre los depredadores se encuentran moscas, ácaros, nematodos, milpiés, ciempiés, algunas orugas y luciérnagas, sanguijuelas, escarabajos y sus larvas, ratas, ratones, comadrejas, ardillas, sapos, salamandras, tortugas, mirlos, pavos salvajes y otras aves de la subfamilia Tetraoninae.

Y también se comen entre ellos. Bueno, en algunos casos. Ciertas especies tales como la concha de concha de Rumina disfrutan de comer otros parientes, generalmente caracoles de jardín (Helix aspersa). Haplotrema concavum es un caracol depredador carnívoro americano que, además de gusanos, disfruta comiendo otros caracoles que pueden ser de la misma especie. Muchas de las especies más pequeñas de caracoles terminan siendo consumidas por las más grandes, como el caracol descolgado, que es un depredador voraz que se alimenta de caracoles de jardín y babosas, así como de sus huevos.

Los depredadores atacan a los caracoles según su tamaño y capacidad. Para los más pequeños, como los nematodos o las larvas, es relativamente fácil entrar por la abertura de la concha y empezar a comer el caracol. Los más grandes pueden aplastarlos o hacer un agujero en la cáscara para extraer el cuerpo blando.

En algunos casos, los caracoles son víctimas de depredadores introducidos en su hábitat, es decir, animales que no pertenecen a su entorno natural y que pueden ser muy peligrosos para ellos. Como ha ocurrido con la especie de caracol Pseudocharopa whiteleggei, altamente vulnerable a la rata negra (Rattus rattus) introducida en Australia a principios del siglo XX. Esta rata negra ha sido clave para la disminución de la población de esta especie de caracol.

En las zonas residenciales, las mascotas también pueden ser depredadoras de los caracoles. Incluyen gatos y perros. Puede que no necesiten consumirlos como alimento, pero a menudo son curiosos y a la vez territoriales. Algunos pueden comerlos, pero otros simplemente los matan o simplemente juegan con ellos.

Defensa

Puede que no parezcan feroces, pero tampoco son completamente indefensos contra sus depredadores. Para ello, pueden utilizar estrategias como las siguientes:

  • Retraerse en sus caparazones: Como sabemos, no son rápidos; entonces, cuando sienten peligro cerca, se encierran en su caparazón y cubren la abertura con una capa de moco llamada epifragma.
  • Segrega mucosidad extra: Cuando un animal ataca a un caracol, libera grandes cantidades de moco, tal vez para confundir o sofocar al atacante. Hasta ahora, no se ha confirmado si las secreciones de los caracoles terrestres contienen sustancias tóxicas.
  • Se esconden bajo el suelo: Siempre es eficaz desaparecer de la vista de su depredador.
  • Vive en áreas con lugares para esconderse como rocas y plantas: Algunos viven en lugares de difícil acceso como grietas o grietas o en los techos de algunas estructuras.
  • Colorante críptico: La cáscara de la mayoría de los caracoles es marrón o marrón claro, lo que a veces los hace difíciles de ver en el suelo o en los troncos de los árboles.
  • Huye: Algunos caracoles prefieren escapar de un ataque directo. Se pueden mover rápidamente si hay otro caracol encima de ellos. Algunos logran hacerlo sin que su atacante se dé cuenta.

Reproducción

La reproducción de animales no mamíferos llama la atención de algunas personas porque normalmente son procesos únicos. Los caracoles tienen un aspecto llamativo, pero sus hábitos reproductivos también son poco comunes. Una de las claves para la supervivencia del caracol a través del tiempo son las características de su proceso de reproducción.

Lo primero que se debe saber sobre estos moluscos gastropodos terrestres es que la mayoría son hermafroditas. Se denomina hermafrodita a cualquier organismo que tenga órganos reproductores masculinos y femeninos y que, por lo tanto, pueda producir óvulos y espermatozoides. En otras palabras: Los caracoles son machos y hembras al mismo tiempo.

Sin embargo, hay excepciones. Los caracoles de la familia Pomatiidae se diferencian de sus parientes porque tienen géneros separados, es decir, cada caracol es un macho o una hembra según los órganos reproductores que posee. Es relativamente fácil reconocer el género ya que la especie presenta dimorfismo sexual: la cáscara de los machos es más pequeña que la de las hembras.

La mayoría de los gasterópodos terrestres son hermafroditas, pero algunos caracoles no tienen este atributo, específicamente algunos caracoles de agua dulce como los caracoles manzana y los bígaros. Estos dos tipos de caracoles todavía tienen individuos masculinos y femeninos separados.

El sistema reproductivo termina en una abertura externa localizada en la parte inferior del cuerpo cerca de la cabeza, llamada el poro genital. Los individuos alcanzan la madurez sexual a diferentes edades, según su especie y sus condiciones particulares. Una vez que están sexualmente maduras, sus órganos sexuales adquieren las condiciones necesarias para reproducirse, pero pueden comenzar a aparearse más tarde. Por lo general, los caracoles terrestres alcanzan la madurez entre las 6 semanas y los 5 años de edad. Algunos maduran tarde o temprano si las condiciones de su entorno externo son favorables o no a su desarrollo.

Cortejo

Cuando un caracol ya es maduro puede empezar a aparearse, eso está claro, pero ¿cómo se aproximan entre sí?

Antes de la relación sexual, ambos se acercan para iniciar el proceso de cortejo que consiste en una serie de movimientos y actitudes que terminarán o no en el apareamiento. El proceso completo puede durar tan poco como 2 horas o tan largo como 12 horas. Para encontrar una pareja, confían principalmente en su sentido del olfato y del tacto, ya que su capacidad visual está poco desarrollada y carece de audición. Pueden reconocer químicos en el aire que comunican la receptividad de algún otro caracol cercano.

Durante el proceso, ambos caracoles terrestres se acercan, se reconocen mutuamente y “prueban las probabilidades”. A medida que se acercan, comienzan a interactuar de una manera más física y pueden tocarse con la ayuda de sus tentáculos. Algunos se mueven en círculos y pueden morder el área del poro genital.

En la etapa final del cortejo y antes del apareamiento, algunas especies utilizan un arma única: los “dardos del amor“. No, no es una metáfora, es una estructura de calcio o quitina que sólo tienen los caracoles sexualmente maduros, y por lo general que se han apareado más de una vez. Vistos en detalle, se asemejan a dardos puntiagudos.

Cuando ambos están lo suficientemente cerca y tocan sus genitales, disparan sus dardos de amor. Los dardos no se disparan, sino que son un disparo de contacto. Habitualmente, los dos caracoles disparan a las estructuras, y perforan la piel del otro para que se unan. Lo peligroso de esto es que a veces los dardos pueden dañar un órgano interno o atravesar el cuerpo y salir por el otro lado.

La función de los dardos del amor no es la transferencia de espermatozoides, sino una forma de selección sexual, y las observaciones concluyeron que los caracoles de jardín (Helix aspersa) podrían aumentar su éxito reproductivo. El moco que cubre un dardo contiene un tipo de hormonas capaces de aumentar las posibilidades de éxito para tener descendencia.

Apareamiento

Después de que los caracoles disparan sus “dardos del amor”, sigue la cópula. La transferencia de espermatozoides a través del pene puede ser recíproca o unilateral; esto significa que ambos lo transfieren, o sólo uno de los caracoles. Depende de la especie. Otros prefieren autofertilizarse, por lo que no necesitan a otro individuo para poner huevos.

Después de la fertilización, los óvulos pasan por un proceso de crecimiento dentro del caracol, hasta que están listos para ser entregados. Después de eso, ambos caracoles ponen sus huevos y los entierran en lugares separados dentro de un pequeño agujero hecho en la capa superior de la tierra en un lugar fresco. El proceso de apareamiento de los caracoles les permite entregar huevos a un ritmo consistente.

Por lo general, un huevo de caracol tarda de dos a cuatro semanas en desarrollarse. Tan pronto como eclosionan, pasan inmediatamente a un modo de supervivencia, porque sus caparazones siguen siendo blandos. Su primera reacción tan pronto como eclosionan es encontrar fuentes de calcio ya sea comiendo los restos de su huevo o comiendo otros huevos que no han eclosionado para obtener los nutrientes adicionales.

En conclusión, el proceso de apareamiento de los caracoles comienza al alcanzar la madurez sexual, seguido de la búsqueda de la pareja adecuada, copulando, localizando y creando un lugar donde entregar los huevos, incubando los huevos y terminando con el desarrollo de pequeños caracoles.

Podemos apreciar el apareamiento del caracol.

Podemos apreciar el apareamiento del caracol.

Ciclo de vida

El ciclo de vida de cualquier animal es el período que implica la sucesión de una generación a la siguiente a través de la reproducción.

En resumen, el ciclo de vida del caracol tiene los siguientes pasos:

  1.  Nacer y desarrollarse.
  2.  Alcanzar la madurez sexual.
  3.  Encuentre un compañero para aparearse.
  4.  Proceso de apareamiento.
  5.  Período de gestación.
  6.  Caída de huevo.
  7.  Incubación de huevos.

De la cría a la edad adulta.

La cáscara del caracol se desarrolla ya que es un embrión dentro de su huevo. Bajo condiciones favorables, los huevos eclosionan después de aproximadamente dos semanas a un mes y los caracoles emergen con una cáscara blanda. Por lo tanto, necesitan alimentarse para obtener calcio, y la primera fuente para obtenerlo es consumiendo los restos de su huevo e incluso de otros huevos que aún no han eclosionado.

Las conchas siguen creciendo con el caracol a lo largo de su vida.

Los caracoles bebés tienen, además de un caparazón blando, un cuerpo casi transparente que adquiere fuerza y color a medida que crece. El primer color que suelen tener es azulado, pero luego se vuelve marrón o el color que caracteriza a su especie. Crecen notablemente rápido, pero muy pocos llegan a cumplir un año de edad. En general, los caracoles son víctimas de numerosos depredadores, y los individuos jóvenes son aún más vulnerables debido a su desarrollo incompleto.

Las conchas siguen creciendo con el caracol a lo largo de su vida, y los anillos que tiene son indicadores de su edad.

El ciclo de vida completo de un caracol terrestre no es muy largo en términos humanos. Un solo caracol puede vivir de 2 a 7 años según su especie, pero en cautiverio, la esperanza de vida se extiende a 10 o 15 años. En pocas ocasiones, viven más tiempo.

Hibernación y estivación

Algunos caracoles terrestres entran en un período de letargo en el que disminuyen su ritmo metabólico, y tanto la respiración como el ritmo cardíaco se vuelven más lentos de lo habitual. Si ocurre en verano se llama estivación, pero si ocurre en invierno, es hibernación. Durante este proceso, para mantener su humedad y protegerse de los depredadores, los caracoles se retraen en su caparazón y secretan una capa de mucosidad llamada epifragma, que cierra la abertura.

Algunos caracoles jóvenes muestran una tendencia a permanecer cerca del lugar donde nacieron sus huevos, y si se marchan, regresan por las mañanas.

Un caracol común

Un caracol común

Estado de conservación

Se les cataloga como Preocupación Menor (LC) según la lista roja de la IUCN.

Relación con humanos

Los humanos han comido caracoles terrestres durante siglos, aunque no en todas partes. Son comunes en la gastronomía, en algunas partes de Europa como Francia y España donde se consideran un manjar. Sin embargo, su consumo debe ser cuidadoso, ya que algunos caracoles albergan parásitos que, una vez en el cuerpo humano o en el de otros animales, pueden causar enfermedades graves. Por lo tanto, la manipulación de los caracoles terrestres, especialmente los que se encuentran en estado salvaje, debe observar las precauciones de higiene adecuadas para evitar enfermedades peligrosas como la meningitis, entre otras.

Cuando los caracoles se multiplican y dañan los cultivos o afectan de alguna manera a las especies de una región o al ser humano, se consideran plagas. Algunas especies crecen hasta el tamaño de una mano adulta y, por supuesto, sus necesidades de alimentación también aumentan. Por eso es importante prestar atención a las recomendaciones sobre la manipulación y el cuidado de los caracoles.

Algunas especies terrestres, como el caracol gigante africano (Achatina fulica), son un dolor de cabeza para los agricultores y propietarios de cultivos, ya que no tienen escrúpulos a la hora de consumir especies vegetales de valor económico como el cacao, el pepino, la papaya, el frijol, la calabaza, la coliflor y algunos cereales, por nombrar sólo algunas. Esta especie, considerada en muchos países como un animal invasor, genera importantes pérdidas económicas.

Un plato gastronómico típico en Francia y España.

Un plato gastronómico típico en Francia y España.

Cultura popular

Gary, la mascota de Bob Esponja, es un tipo de caracol, y seguramente, el caracol más famoso, pero es un caracol marino.

Los caracoles terrestres han estado presentes en varios aspectos de la cultura humana, incluyendo leyendas, mitos, películas, libros y obras gráficas. Sin embargo, no sólo son importantes los caracoles ficticios, sino también los anónimos que forman parte de las costumbres y tradiciones de una región.

Uno de los ejemplos más claros de esto último son las carreras de caracoles. Las carreras de caracoles pueden carecer de la relevancia de otros tipos de eventos, pero atraen a curiosos de todo el mundo, y se han convertido en una tradición única en algunos lugares. Uno de los más famosos es el Campeonato Mundial de Carreras de Caracoles, que se organiza cada año desde los años sesenta. Podría parecer que estos eventos son aburridos o muy largos, pero en realidad, los competidores usualmente lentos no tardan más de unos pocos minutos en cruzar la línea de meta.

Además de su concha en espiral, la lentitud del caracol lo ha hecho destacar entre otros animales. Estos eran conocidos por los hombres de las culturas antiguas, que comenzaron a atribuir simbolismos relacionados con los caracoles. Hasta el día de hoy, el caracol es un símbolo de la pereza, uno de los pecados capitales del cristianismo.

De hecho, la lentitud del caracol lo ha convertido en un animal frecuentemente asociado a la inactividad, utilizado como parte del lenguaje metafórico. Aunque comúnmente se le llama “tortuga” a alguien muy lento en algunos lugares, en otras áreas, también se le llama “caracol” a una persona de movimientos lentos, o que camina como un “caracol”.

Por otro lado, los hábitos de los caracoles terrestres podrían ser indicadores de algunos eventos. Hesíodo, un poeta de la antigua Grecia, registró que cuando los caracoles trepaban los tallos de las plantas, era el tiempo de la cosecha.

La gastronomía también forma parte de nuestra cultura, y aunque el consumo de caracoles terrestres no es una práctica extendida en todo el mundo, no es tan vilipendiada como el consumo de otros animales y se ha llevado a cabo durante varios siglos. Los antiguos romanos hacían platos con caracoles, e incluso el historiador Plinio el Viejo mencionó la existencia de una granja donde el propietario criaba caracoles terrestres.

Actualmente, el caracol gigante africano (Achatina fulica) es parte de algunas ceremonias religiosas en Brasil, donde es una ofrenda a la deidad llamada Oxalá.

Arte

Desde bodegones hasta obras de arte contemporáneo, los caracoles terrestres han estado presentes en diversas disciplinas artísticas. Tuvieron un papel destacado en muchas obras de arte cristiano, donde se les consideraba un símbolo de pecado, además de pereza, ya que es un animal que no se esfuerza por conseguir comida porque come casi cualquier cosa orgánica en el suelo. También se creía que habían nacido de la arcilla.

En la “Anunciación y Natividad“, de Francesco Del Cossa, y en “La Virgen con el Niño y los Santos“, de Carlo Crivelli, ambos pintores italianos del Renacimiento, se aprecia un caracol. En los últimos tiempos, L’escargot (El caracol), obra de Henri Matisse, destaca como una de las obras realizadas con recortes de papel del genial artista.

Historia

Los antepasados de los caracoles son uno de los primeros tipos de animales conocidos en el mundo. Hay evidencia fósil de gasterópodos primitivos que datan de finales del período cámbrico; esto significa que vivieron hace casi 500 millones de años.

Caracol
5 (100%) 2 votos

Listado de otros animales interesantes

El pez cirujano azul también es conocido como el pez con el número 6.

Pez cirujano

Perfil del lagarto caimán

Lagarto caimán del norte

Gallina de Guinea

Gallina de Guinea

imagen de yarará

Yarará común