La cucaracha pertenece al orden Blattodea. Forman parte de unos de los 4.600 insectos que se encuentran entre los insectos alados vivos más primitivos, que poseen hoy en día con una apariencia similar a como lo hacen en los fósiles de más de 320 millones de años de antigüedad.

El nombre en inglés «cockroach» proviene de la palabra española cucaracha.

Cucaracha vista desde arriba

Especies

Existen unas 4.000 especies distintas de cucarachas, pero sólo unas 30 especies tienen contacto directo con los humanos. Generalmente, no están interesadas en los humanos, sólo están presentes si existe suficiente comida.

Algunas especies de están consideradas como plagas.

Características

La cucaracha tiene un cuerpo ovalado aplanado, antenas largas y un tegumento brillante de cuero negro o marrón. La cabeza está doblada hacia abajo, y las partes de la boca apuntan hacia atrás en lugar de hacia adelante o hacia abajo como es el caso en la mayoría de los otros insectos.

Los machos suele tener dos pares de alas, mientras que la hembra, en algunas especies, no tienen alas o tienen las alas vestigiales. El abdomen de las hembras es mucho más redondeado que el de los machos.

Estamos acostumbrados a que la mayoría de los animales posean su cerebro en la cabeza, pero al cucaracha es la excepción. Su cerebro se encuentra en su cuerpo, por tanto, podrá vivir sin cabeza durante casi dos semanas donde morirá por desnutrición y no por un daños en el sistema nervioso.

Comportamiento

La cucaracha es un insecto social. La mayoría de especies son gregarias y un número ligeramente menor exhiben cuidado parental.

Antes se pensaba que se agrupaban en función de determinas señales ambientales, pero ahora se piensa que las feromonas están más involucradas. Estás feromonas les permite distinguir a otras poblaciones de cucarachas por el olor.

Ciertas especies segregan heces con la participación de simbiontes microbianos intestinales, mientras que otras usan glándulas localizadas en sus mandíbulas.

No todos los comportamientos han sido estudiados, pero se conoce que las cucarachas alemanas dejan huellas fecales con un gradiente de olor. Otras cucarachas aprovechan estas huellas para encontrar alimento, agua o cobijo.

Por lo tanto, las cucarachas presentan un comportamiento emergente, en el cual el comportamiento grupal o en enjambre emerge de un simple conjunto de interacciones individuales.

Hábitat

La cucaracha habita en cualquier ecosistema con excepción del agua. Aunque prefieren ambientes cálidos, húmedos, y oscuro y suelen encontrarse en climas tropicales y otros climas suaves.

Distribución

La cucaracha se distribuye por todo el mundo.

Alimentación

La cucaracha es un animal omnívoro que se alimenta de materia en descomposición, y por tanto, se suele asociar con la suciedad y emite olores desagradables.

La diete puede estar compuesta de: alimentos, papel, ropa y libros hasta insectos muertos, especialmente chinches.

Depredadores

La cucaracha tiene numerosos depredadores debido a su pequeño tamaño y abundancia. Entre los depredadores se encuentran aves, arañas, pequeños mamíferos y reptiles. En algunas culturas humanas es consumida.

Reproducción

La cucaracha puede tener hasta cuatro camadas de crías cada año. Los huevos se encuentran dentro de una masa llamada ooteca. Las ootecas contienen entre 10 – 90 huevos y pueden verse saliendo del cuerpo de la hembra o pegadas en áreas protegidas.

Después las crías eclosionan en cuestión de días, y son de color blanco. Tardan sólo un mes en desarrollarse completamente. Conforme el exoesqueleto endurece, se van tornando de color marrón.

Estado de conservación

A pesar de que las cucarachas son rechazadas por los humanos, algunas especies son motivo de preocupación.

La cucaracha de la isla de Lord Howe (Panesthia lata) se encuentra en la lista de cucarachas en peligro de extinción del Comité Científico de Nueva Gales del Sur, pero la cucaracha puede estar extinta en la misma isla de Lord Howe. La introducción de ratas, propagación de la hierba de Rodas (Chloris gayana) y los incendios son las posibles razones de su escasez.

Dos especies están actualmente catalogadas como en peligro y en peligro crítico por la Lista Roja de la UICN, Delosia ornata y Nocticola gerlachi. Ambas cucarachas tienen una distribución restringida y están amenazadas por la pérdida de hábitat y el aumento del nivel del mar.

Relación con humanos

La cucaracha para los humanos es un insecto conocido por formar plagas, pero juegan un papel vital al ingerir materiales en descomposición.

Al alimentarse de materia orgánica en descomposición están asociadas a la suciedad, por tanto, la mayoría de humanos les tienen fobias o les dan asco. Es habitual que en cada despensa de un hogar humano se encuentren insecticidas para expulsar o matarlas.

La estructura y el gran tamaño (algunas especies poseen una extensión de alas de más de 12 cm) las han convertido en objetos de interés en los laboratorio biológico.

Algunas especies de cucarachas, como la cucaracha dubia (Blaptica dubia), son criadas como alimento para mascotas insectívoras. Ciertas especies son criadas como mascotas, más comúnmente la cucaracha gigante de Madagascar (Gromphadorhina portentosa).

Cultura popular

Las cucarachas aunque eran consideradas repelentes, eran útiles como medicamentos en la época clásica. El insecto griego llamado «σίλφη» (silphe) ha sido identificado con la cucaracha. Fue mencionada por Aristóteles, diciendo que pierde su piel. Es descrita como maloliente en el juego Paz de Aristófanes. Euenus lo consideró una plaga en sus colecciones de libros, siendo «come-hojas, destructivo, de cuerpo negro» en su Analecto. Plinio el Viejo registró el uso de «Blatta» en varias medicinas; describe al insecto como repugnante, y como buscar rincones oscuros para evitar la luz. Dioscórides registró el uso de la «Silphe», molida con aceite, como remedio para el dolor de oídos.

Han sido usadas en pruebas espaciales. Una cucaracha con el nombre Nadezhda fue enviada al espacio por científicos rusos como parte de la misión Foton-M, durante la misión se apareó y se convirtió en el primer animal terrestre en producir descendencia fuera del planeta

La novela satírica de Donald Harington Las cucarachas de Stay More (Harcourt, 1989) imagina una comunidad de «cucarachas» en una mítica ciudad de Ozark donde los insectos llevan el nombre de sus contrapartes humanas. Madonna ha citado, «Soy un sobreviviente. Soy como una cucaracha, no puedes deshacerte de mí».

Existe una leyenda urbana que sostiene que son inmortales.

Listado de otros animales interesantes