La hiena pertenece a la familia Hyaenidae que es parecida a un perro. Es denominada hiena a cualquiera de las tres especies de carnívoros de pelo grueso, similar a la de los perros.

Primer plano de una hiena
Primer plano de una hiena

Especies

Existen tres especies:

  • Hiena manchada (Crocuta crocuta)
  • Hiena rayada (Hyaena hyaena)
  • Hiena parda (Hyaena brunnea)

Dentro de la familia Hyaenidae existe una especie similar a los hienas; conocida como Lobo de tierra (Proteles cristata) que puede ser confundida como una especie más, pero pertenece a un género y subfamilia distintas. A diferencia de las hienas es un tímido insectívoro solitario.

Características

La hiena puede pesar hasta 82 kg, medir casi 2 metros de longitud y un metro de altura hasta el hombro. Las hembras son mucho más grandes que los machos, con la excepción de la hiena manchada, ya que supera y domina al macho.

El cráneo es parecido al de los grandes cánidos, pero es mucho más grande y pesado, con porciones faciales más cortas. Las mandíbulas son realmente fuertes para el tamaño corporal de ésta. Su dentición es similar a la de un cánido, pero está más especializada en el consumo de carnes gruesas y en la trituración de huesos. La fuerza mandibular es tan grande que puede matar a un perro con una sola mordida en el cuello sin romperles la piel.

Las orejas son grandes y poseen crestas basales simples y sin bolsa marginal. A diferencia de los cánidos tienen un par de costillas de más, y la lengua es áspera como la de los felinos y los vivípedos. La columna vertebral es de movilidad limitada.

El torso es corto y bastante macizo y posee una estructura similar a la de los lobos, pero los cuartos traseros son más bajos, la cruz es más alta y sus espaldas se inclinan notablemente hacía abajo hacia sus rabadillas. Las patas delanteras son altas y alargadas, mientras que las traseras son muy cortas y el cuello es grueso y corto. Tienen unos hombros poderosos para desmembrar y llevar pesas.

Tiene patas digitalizadas con ambas patas con cuatro dígitos cada una y con almohadillas abultadas. Al igual que los cánidos tienen garras cortas, rotas y no retráctiles.

Carecen de báculo, hueso que se encuentra en el pene de la mayoría de los mamíferos. En la hiena manchada los genitales de ambos sexos son similares en apariencia.

El pelaje es escaso y grueso, con una subcapa poca desarrollada. Es de color jengibre con patrones de manchas oscuras únicas de cada individuo. Todas las especies posee una rica melena de pelo largo que recorre la columna vertebral, con la excepción de la hiena manchada.

La hiena rayada (Hyaena hyaena), la hiena parda (Hyaena brunnea) y el lobo de tierra (Proteles cristata) poseen una melena rayada en la parte sueprior del cuello que se levanta cuando se encuentra asustada. La hiena manchada parece estar de pie todo el tiempo, debido a que la parte principal es considerablemente más corta.

Crecen de glándulas de olor pirional pero poseen un bolsa de piel desnuda en la abertura anal. Éstas producen una secreción blanca y cremosa que pegan en los tallos de la hierba. El olor es muy fuerte, parecido a algo quemado, y si el viento se encuentra a favor puede ser detectados por los humanos a varios metros. Las secreciones son u

Comportamiento

La hiena forma manadas y establecen una guarida en el centro de su territorio. La manada tiende a cazar juntos. El territorio es marcado mediante glándulas anales, rasgo que se encuentra entre los vivéridos y mostélidos, pero no es canes ni felinos.

Son trotamundos incansables con una excelente vista, oído y olfato que les permite localizar carroña. También son cazadores competentes, aunque prefiere no tener que hacerlo. Casi todas las especies son más o menos nocturnas.

Se comunican mediante gemidos, gritos, risas y chillidos, que pueden ser escuchados a varios kilómetros. También es usado para altear a otras hienas para diversas tareas como avisar de un depredador o cuando encuentran un alimento. En ciertas zonas, estos gritos son conocidos como «grito de la risa». Aunque no todas las hienas son tan vocales, la hiena rayada es más silenciosa y se limita a risas y aullidos.

A menudo se asean como felinos y vivéridos, y se lamen los genitales sentadas en la parte baja de la espalda, las piernas abiertas con una pierna apuntando verticalmente hacía arriba, como hacen los felinos. Sin embargo, no se «lavan» la cara. Defecan de la misma forma que los hacen otros carnívoros. Aunque sean similares a los perros, no levantan la pierna al orinar, pues no necesitan marcar su territorio de esa forma.

Cuando son atacadas, las hienas rayadas y marrones fingen la muerte. Sin embargo, las manchadas se defienden ferozmente.

Pareja de hienas
Pareja de hienas

Hábitat

La hiena habita en un entorno diferente dependiendo de la especie. La hiena manchada se encuentra en zonas montañosas, bosques, sabanas e incluso semi-desiertos. Las pardas habitan en desiertos, semidesiertos, sabanas y escarban en las zonas urbanas. Las hienas rayadas habitan las regiones montañosas y zonas con matorrales.

El lobo de tierra habita en matorrales y llanuras secas y abiertas; por su condición de insectívoros se encuentran restringidos en aquellas zonas donde habiten las termitas.

Distribución

La hiena se distribuye por toda África, partes de Asia y Europa. Aunque actualmente sólo se encuentran en la sabana africana. A excepción de la hiena rayada que se puede encontrar por las selvas de la India y Asia occidental.

Alimentación

La hiena es un animal carnívoro carroñero, es decir, en lugar de cazar su propio alimento, aprovecha la presa cazada por otro animal.

Aunque puede atacar y matar a cualquier animal si cree que puede vencerlo. Algunas hienas complementan su dieta con frutas. La excepción es la hiena manchada que es un depredador activo, que caza en largas persecuciones y desmembrándolos en forma de cánidos.

El lobo de tierra (Proteles cristata) es insectívoro y está especializados en alimentarse de termitas del género Trinervitermes y Hodotermes, que con atrapadas con su larga lengua y ancha. Puede alimentarse de 300.000 termitas en un solo día de caza.

Hiena trasportando carroña
Hiena trasportando carroña

Depredadores

Los depredadores de las hienas varían según la especie. Entre los depredadores podemos encontrar: leones, leopardos y cocodrilos.

Reproducción

La hiena se reproduce en cópulas cortas de intervalos breves, a diferencia de los cánidos que son de una única cópula alargada.

La gestación es de unos 110 días, y la camada anual es de dos crías que pueden nacer en cualquier mes.

La hiena manchada nace casi completamente desarrollada, con los ojos abiertos, los incisivos y cánidos en erupción y carecen de marcas típicas en adultos. Las crías de hienas rayadas nacen con las marcas adultas, ojos cerrados y orejas pequeñas.

No regurgitan el alimento para las crías, ya que les ofrecen alimento sólido troceado. Por lo general los machos no realizan ningún papel en la crianza de las crías, con la excepción de los machos pertenecientes a la hiena rayada.

Estado de conservación

Las tres especies de hienas se encuentran en declive fuera de las zonas protegidas. Son cazadas por humanos debido a asociaciones de ciertos problemas, como robo de ganado, creencias religiosas etc.

Relación con humanos

La hiena es muy peligroso para un humano. El humano forma parte del único animal que matará una hiena intencionadamente. Por su naturaleza entran en conflictos con humanos habitualmente.

La hiena manchada (Crocuta crocuta) es la especie más grande y es fácil verla entrar en almacenes de alimentos, en ganaderías, y ocasionalmente es posible que mate gente y consumirá desechos.

Las hienas pardas son, a menudo, culpadas de muchas muertes relacionadas con el ganado, de que probablemente de la mayoría no lo sean. Lo mismo ocurre desde el norte de África hasta el este de India, donde se culpa a las hienas rayadas de las desapariciones de ñiños, desapariciones de ganado y de desenterrar tumbas. La consecuencia de estas creencias, ha sido la persecución de la especie hasta el punto de extinguir poblaciones enteras.

Cultura popular

En algunas tribus africanas existe la creencia de que las hienas estaban relacionadas con la brujería y la actividades sobrenaturales. Lo que hace que los seres humanos sean muy cautelosos con las hienas. Aún así, las partes de las hienas son buscadas para crear piezas simbólicas y pociones tradicionales creadas para curar la esterilidad, dar sabiduría y permitir que los ciegos encuentren su camino.

En la antigua Grecia y Roma, creían que las diferentes partes del cuerpo eran medios eficaces para protegerse del mar y asegurar el amor y la fertilidad.

También aparece en la literatura, videojuegos y obras audiovisuales. Generalmente «interpretan» el papel de animales malvados y torpes, como las hienas del Rey León, que adoraban a Scar.

Listado de otros animales interesantes