El lagarto es el nombre común de diversas especies que se encuentran distribuidos por todo el planeta. Es un reptil de piel escamosa, y ciertas especies son capaces de perder su cola en caso de peligro, aunque no todas tienen esa capacidad.

La iguana pertenece a la familia de los lagartos
La iguana pertenece a la familia de los lagartos

Especies

Existen alrededor de 5.000 especies distintas de lagartos. La variedad entre especies es muy grande, desde pequeños hasta grandes lagartos capaces de ser unos grandes depredadores.

Las serpientes también pertenecen a la misma familia pero se distinguen por la posesión de patas, párpados móviles y aberturas externas en las orejas. Sin embargo, la mayoría de lagartos ha perdida alguna de estas caracteristicas. Por ejemplo, la degeneración y pérdida de extremidades está presente en las lagartijas de cristal. En algunas salamanquesas se perdieron los párpados móviles y en otros géneros como Holbrookia y Cophosaurus desaparecieron las aberturas externas de las orejas.

Características

El lagarto oscila entre 2 cm (familia Gekkonidae) y 3 m en los lagartos monitores (familia Varanidae). El peso oscila entre menos de 0,5 gramos y más de 150 kg.

Casi todas las especies poseen dientes afilados y tricúspides adaptados para agarrar y sostener. Los dientes están presentes a lo largo del margen de la mandíbula (en los huesos maxilar, premaxilar y dentario).

Son cuadrúpedos y poseen una musculatura poderosa en las extremidades. Son capaces de acelerar y cambiar de dirección rápidamente. Los del género (Aspidoscelis) pueden alcanzar velocidades de 29 km/h.

La mayoría de especies presentan dimorfismo sexual, y los machos poseen una amplia gama de adornos, como abanicos, volantes extensibles y espinas para la garganta, cuernos en la cabeza y cresta en la cola.

Son buenas trepando o corriendo, según la especie, lo que les permite escapar de un peligro rápidamente. Algunas especies son excelentes trepadoras, pues son capaces de anclarse aunque el material sea totalmente sólido como puede ser una pared de hormigón.

La vista es esencial para localizar presas y para comunicarse con otros individuos. Este sentido está tan afinado que algunas especies tienen una visión a color muy aguda.

Algunas especie pueden contener veneno, como el monstruo de Gila (Heloderma suspectum) y el lagarto enchaquirado (Heloderma horridum). Ambas espcies atacan a los humanos solo cuando son provocadas y las muertes son muy raras. La especie más inofensivas son las salamanquesas, aunque para muchas culturas indígenas son consideradas altamente venenosas, no está claro porque se cree eso pero piensa que es debido a la actividad nocturna, pupilas elípticas, unidas a la capacidad de trepar por superficies sólidas lisas verticales podrían hacer que parecieran sobrenaturales para algunas culturas.

Sus variados modos de reproducirse, su capacidad de regular la temperatura corporal, y la capacidad de regenerar colas rotas en algunas especies, son muy valoradas como individuos de investigación en la biológica.

El agua no es problema para ellos. Todos excretan ácido úrico y por tanto no necesitan beber grandes cantidades de líquido para deshacerse de los desechos nitrogenados. Las especies insectívoras obtienen la mayoría del agua al consumir a sus presas y los herbívoros poseen glándulas salinas para la excreción de sales minerales. Consumen menos agua, que un ave o un mamífero. Esto explica porque tienen tanto éxito en colonizar islas oceánicas o desertos extremos.

Temperatura

Para el lagarto, la temperatura es muy importante. Al igual que los peces y los anfibios, son ectotérmicos, es decir, reciben calor de su entorno. El término sangre fría aunque es aplicado comúnmente es un término erróneo, pues la sangre no es tan fría, al menos que el lagarto esté frío. Habitualmente la sangre se encuentra caliente, a menudo, mayor a la de los mamíferos, pero no son temperaturas aceptables para ellos. La mayoría de especies buscan una temperatura que oscila entre 28 – 38º, llamadas «temperaturas preferentes».

La mayoría de las especies prefieren ecosistemas que tengan matorrales, ya que necesitan obtener el calor. Normalmente, un lagarto diurno se asolea al amarecer, orientando el cuerpo para maximizar la exposición al sol hasta que se alcanza la temperatura preferida por la especie. Algunas especies pueden calentarse por encima de la temperatura del aire, como el pequeño lagarto de la especie Liolaemus multiformis que habita en los Andes, que eleva su temperatura corporal a 35 °C, mientras que la del aire oscila entorno a los 10 ºC.

La temperatura corporal preferida juega un importante papel fisológico critico. Todos los procesos fisiológicos dependen de la temperatura y ésta influye en el comportamiento. La capacidad para ejecutar varios comportamientos o funcionar bien metabólicamente dependen de un pequeño rango de temperaturas. Para maximizar el rendimiento, deben mantenerse dentro de ese rango de temperatura el mayor tiempo posible.

Comportamiento

Al ser reptiles son animales de sangre fría necesitan pasar el día tomando el sol para calentar la sangre. La mayoría de especies son diurnas, cuando pueden usar su aguada visión binocular. Sin embargo, existen muchas especies agrupas dentro de la familia Gekkonidae que son más activas entre el atardecer hasta el amanecer.

Para comunicarse mejor, usan habitualmente el lenguaje corporal. Utilizan posturas, gestos y movimientos específicos para definir su territorio, resolver cualquier disputa y atraer a sus compañeros. Sin embargo, las salamanquesas son muy vocales y se comunican mediante el sonido, mientras que el resto de especies son mudas.

El dragón de komodo es lagarto más grande del mundo
El dragón de komodo es lagarto más grande del mundo

Territorio

Muchas especies defienden ciertas áreas contra intrusos de la misma especie o relacionadas. La defensa territorial no siempre acaba en un combate real, la gran mayoría de las veces son sustituidas por elaboradas exhibiciones y rituales que implican aumento de tamaño, erección de crestas y diversas posturas. Otras especies muestran colores brillantes junto a movimientos estereotipados como flexiones de brazos, balanceo de la cabeza y ondulación de la cola.

Los cuernos grandes y coloridos y otras formas de ornamentación son usadas por los machos, pero algunas especies de hembras también defienden sus territorios usando movimientos estereotipados similares a los de los machos.

Los territorios suelen estar limitados a recursos (como sitios de nidificación, alimento y refugio de depredadores). El macho que posea un territorio atraerá a más hembras. Las exhibiciones usadas por los machos en el establecimiento de territorios también pueden funcionar para el cortejo de las hembras.

Los sistemas sociales de los lagartos autóctonos son fundamentalmente diferentes. En lugar de exhibiciones visuales, se utiliza la comunicación química entre individuos. Algunos especies (como los de las familias Teiidae, Varanidae y Helodermatidae) tienen lenguas profundamente bifurcadas y pueden ser capaces de utilizarlas para determinar la dirección de las señales químicas de una manera similar a la de las serpientes.

Hábitat

El lagarto ocupa distintas hábitats según la especie. Algunas prefieren madrigueras o madrigueras subterráneas y otras vegetación superficial y elevada.

Algunas especies se mueven lentamente, mientras otras pueden correr rápidamente a través de las arenas del desierto.

Ninguna especie existente es marina, pero en la pasado existió un grupo extinto llamado Mosasauridae que eran estrictamente marinos. Actualmente son parcialmente acuáticas.

Distribución

Los lagartos se distribuyen por todo el planeta, excluyendo el extremo norte y la Antártida, y también algunas islas. Pueden encontrarse en elevaciones de hasta los 5.000 metros de altura.

Alimentación

El lagarto se suele presentar como un animal insectívoro, por tanto carnívoro, pero muchos también comen pequeños vertebrados e incluso materia vegetal. Algunas especies de lagartos son herbívoros estrictos.Las especies que habitan en el desierto comen una gran cantidad de insectos y invertebrados. Las especies semi-acuáticas se alimentan de organismos de agua dulce.

Dedican una gran parte del tiempo a la obtención de alimento. El método de caza suele cambiar según la especie. Por ejemplo, las iguanas, anoles, agamas, camaleones… suelen mantenser inmoviles a esperar a sus presas. Cuando la detectan, mediante la visión, corren hacía donde se encuentre su presa y la capturan usando sus lenguas en un proceso conocido como prehensión lingual. Los camaleones son el ejemplo más extremo ya que con su larga lengua pegajosa, ni siquiera tienen que moverse el sitio donde se asientan. Sin embargo, algunas especies buscan activamente a sus presas sondeando y excavando. No usan la lengua para capturar a sus presas, sino que son agarradas mediante las mandíbulas. En este caso la lengua es libre como órgano de quimioorrepción. Las salmanquesas son de este tipo, pero usa la olfacción en lugar de la quimiorrepción para detectar a sus presas.

Depredadores

El lagarto tiene muchos depredadores nativos que varían según el hábitat o especie. Muchos de estos animales son aves, mamíferos, invertebrados y otros reptiles.

Para sobrevivir cada especie cuenta con una determinada estrategia o capacidad para escapar. Por ejemplo, las chacahualas (Sauromalus) permanecer cerca de las rocas y cuando lo necesiten se ocultarán entre las grietas y se hincharán el cuerpo para dificultar su extracción. El lagarto armadillo (Ouroborus cataphractus) mantiene la cola en la boca con su patas delanteras, realizando un cilindro espinoso que no es agradable para los atacantes. El clamidosaurio de King o lagarto de gorguera (Chlamydosaurus kingii) extiende una franja de la garganta que enmarca su cuello y cabeza para intimidar a los depredadores. La defensa más conocida es la capacidad de perder la cola autotomizadamente. Esta cola se retuerce y distraer al depredador, lo que le da tiempo al lagarto para escabullirse en busca de un lugar seguro.

Reproducción

El lagarto sigue un patrón común. El macho se agarra a la hembra por la piel, a menudo del cuello o el alado dela cabeza, y coloca las patas delanteras y traseras sobre su cuerpo. Después empuja la cola por debajo de la de ella y tuerce su cuerpo para juntar las cloacas. Un hemipenis es entonces girado e insertado en la cloaca de la hembra. Dependiendo de la especie, la cópula puede durar desde unos pocos segundos hasta 15 minutos o más.

La mayoría de las especies ponen huevos. En las especies pequeñas especies el número de huevos es bastante uniforme. El tamaño de la puesta varía con el tamaño, edad y condición de la madre.

Una nidada común puede tener entre 4 – 8 huevos, pero las especies más grandes como la iguana puede poner 50 huevos o más. Los huevos suelen ser de cáscara coriácea y porosos, pueden expandirse por medio de la humedad a medida que el embrión va creciendo. La excepción es la salamanquesa cuyos huevos poseen cáscaras que se endurecen poco después de ser depositadas y no experimentan ningún cambio en su tamaño o forma. Algunas especies no ponen huevos y dan a luz crías vivas. La mayoría de las especies viven en climas tropicales.

El cuidado de las crías es mínimo después de la deposición de los huevos, pero existen excepciones. Muchas especies entierran los huevos en la tierra/arena y otras los ocultan bajo camas de hojas o en grietas de cuevas o grietas. Sin embargo, el skink de cinco líneas (Plestiodon fasciatus) incuba los huevos, alrededor de seis semanas, y dejan la nidada con poca frecuencia para alimentarse.

En cuanto las crías abandonan el nido se rompen los lazos familiares. Sin embargo, en Australia permanecen entorno a la madre durante un período prolongado. Este comportamiento les hace obtener mayor supervivencia. La hembra es capaz de reconocer a su descendencia en base a señales químicas.

Algunas especies de Gekkonidae, ponen los huevos en nidadas comunes, es decir, varias hembras depositan sus huevos en el mismo nido. Además parece ser que la misma hembra vuelve al mismo sitio para seguir depositando huevos.

Las crías no pasan por ningún tipo de fase larvaria ni por ninguna etapa que dependan de los adultos. Difieren en color o patrón del cuerpo y en ciertas proporciones del cuerpo. Por ejemplo, en algunas especies de jóvenes las cabezas son más grandes que de adulto. Las colas suelen ser de color azul, naranja o rojo brillante y cambiarán de color cuando alcancen la madurez sexual.

Estado de conservación

La mayoría de especies de lagartos no tienen problemas, pero algunas especies se encuentran clasificadas como vulnerables debido a la alteración de sus hábitat naturales.

Relación con humanos

La mayoría de lagartos son inofensivas para los humanos, con la excepción del dragón de Komodo (Varanus komodoensis) que es la especie más grande del mundo. Esta especie acecha, ataca y matan a los humanos que se interponen en su camino.

Algunas especies poseen una mordedura venenosa, aunque ninguno es tan tóxica como para dañar realmente a un humano. Si un humano recibe una mordida, será un dolorosa y desagradable, que será causada por la mandíbula del lagarto y no del veneno en sí.

También tienen un papel importante en la ecología humana que normalmente es poco conocida. Algunas especies son fuentes de alimento, ropa o agentes de control de plagas. Otras son plagas. En México, América Central y América del Sur las iguanas son fuente de alimento. Otras son usadas para crear cuero, que son un factor clave en la economía local de ciertas zonas rurales en los países del Tercer Mundo.

Los grandes lagartos depredadores (como los monitores y los tegus) pueden ser plagas, que se alimentan de animales domésticos de granja o roban huevos. Estas acciones afectan a los ganaderos y agricultores de forma económica.

Las especies más pequeñas, como las salamanquesas, han colonizado islas, ciudades y pueblos por todo el mundo realizando canotaje en botes humanos. Por ejemplo, en todo Brasil es conocido el gecko casero tropical (Hemidactylus mabouia) son tan comunes en los hogares saben más sobre él (basándose en la observación) que del resto de especies endémicas.

No suelen portar enfermedades y representan poco peligro para los humanos que toman las precauciones adecuadas para manipularlos. Suelen estar infectados de algunos parásitos, como la malaria, pero tienden a ser específicos de la especie. Pueden contagiar a un humano de salmonela, tuberculosis y otras infecciones virales, pero para contagiarse debe colocarse al lagarto dentro de la boca del humano.

Algunas especies son consideradas mascotas por ciertos humanos. Como la iguana verde (Iguana iguana), dragones barbudos (Pogona vitticeps), iguanas, anoles, y geckos.

Las iguanas verdes son comidas por los humanos en América Central, donde se les conoce como «pollo del árbol» por su supuesto sabor a pollo y la costumbre de posarse en árboles. Mientras que en África se comen los lagartos de cola espinosa.

Cultura popular

Los lagartos aparecen en muchas culturas alrededor del mundo. Tanto en mitos, cuentos populares, literatura y películas.

En la mitología aborigen australiana, existe un dios lagarto llamado Tarrotarro que dividió a la raza humana en hombres y mujeres, y les otorgó la capacidad del arte. Un rey lagarto llamado Mo’o aparece en Hawaii y en otras culturas de la Polinesia.

En mcuhas culturas se les otorga poderes sobrenaturales, como el de la resurrección. Esto puede deberse a su muda regular de la piel. En el cristianismo existen candelabros de lagartos que probablemente se deben al mismo simbolismo. En Egipto, según Jack Trsidder, eran emblemas benéficos, ligados a la sabiduría. En el folclore africano, aborigen y melanesio están ligados a héroes culturales o figuras ancestrales.

Listado de otros animales interesantes