El topo (Talpidae) es un pequeño mamífero que se encuentra en todo el mundo. A menudo se considera que son plagas de jardín, principalmente debido a sus intrincados sistemas de túneles. Y aunque pasan la mayor parte del tiempo bajo tierra, no son ciegos, como se piensa generalmente.

El topo se caracteriza por sus grandes garras y su gran nariz.

El topo se caracteriza por sus grandes garras y su gran nariz.

Características

Estos redondos animales tienen un hocico sin pelo y puntiagudo, ojos pequeños y sin orejas visibles. En promedio, crecen de 11,3 a 15,9 centímetros de largo desde el hocico hasta la rabadilla. Sus colas agregan de 2.5 a 4 cm de longitud. Típicamente pesan de 72 a 128 gramos.

Poseen cuerpos cilíndricos gruesos, con un cuello corto, y están cubiertos de pelo, que es típicamente marrón claro a gris oscuro o negro claro. La mayoría son pequeños, de unos 15 centímetros de largo, siendo el topo más pequeño el topo americano (Neurotrichus gibbsii), de unos diez centímetros de largo, incluyendo una cola de tres centímetros de largo, que pesa unos 10 gramos. Quizás el topo más grande es el Desman ruso (Desmana moschata), que tiene un cuerpo de 18 a 21 cm de largo, y un peso de 400 a 520 gramos.

Sus ojos son pequeños o rudimentarios cubiertos de piel o pelaje y que tienen poca agudeza visual, pero pueden detectar la luz. Son funcionalmente ciegos a este respecto y obtienen gran parte de su información sensorial de los órganos sensibles al tacto de Eimer al final de su largo hocico bilobulado. Las orejas generalmente no son visibles, pero tienen una buena audición.

Las patas delanteras de los topos son cortas, anchas, poderosas y adaptadas para excavar, teniendo una estructura corporal como una pala y con garras para excavar.

Los topos hacen un túnel bajo tierra, cavando de 15 a 20 metros en un solo día. La mayoría son buenos nadadores y algunos son semi-acuáticos. Por ejemplo, el topo de nariz estrellada (Condylura cristata), que se encuentra en el este de Canadá y el noreste de los Estados Unidos, vive en áreas de tierras bajas húmedas y puede alimentarse a lo largo de los fondos de arroyos y estanques. Al igual que otros topos, este animal excava túneles de superficie poco profundos para buscar alimento; a menudo, estos túneles salen bajo el agua. Construye madrigueras en las orillas de estanques y arroyos que se mueven lentamente, pero prefiere estanques pequeños y cubiertos de vegetación con abundancia de insectos y anfibios. Las patas traseras son palmeadas y la cola aplanada lateralmente, especializaciones para su hábitat acuático.

Tienen una variedad de colores algo limitada, pueden ser de color negro, crema, gris, anaranjado y blanco.

La rata topo desnuda y otras ratas topo no son topos en absoluto. Forman parte de la familia de los roedores.

No son ciegos, pero son daltónicos y ven muy mal. Sólo pueden ver la luz y el movimiento. Utilizan sensores de poco movimiento y olor en la punta de la nariz para encontrar presas y otros topos.

Comportamiento

Los topos pasan la mayor parte de sus vidas solos y bajo tierra en sus túneles. Son tan solitarios, de hecho, que si hay de tres a cinco topos en un radio de 7 a 12 hectáreas se considera una gran cantidad.

Pasan su tiempo cavando túneles y buscando comida. Un túnel permanente es generalmente de aproximadamente 5 cm de diámetro y de 20 a 30 cm por debajo de la superficie, mientras que los túneles temporales por lo general están justo debajo de la superficie de la tierra.

Hábitat

Viven en praderas, zonas urbanas, jardines, praderas, dunas de arena, bosques mixtos o cualquier área que tenga suelo donde puedan cavar túneles. Sin embargo, tienden a alejarse de las zonas con suelos ácidos (pH inferior a 5,5 asociados con intoxicación de aluminio y que no permiten la vida de las plantas) y zonas montañosas debido a la dureza de la tierra y a los movimientos sísmicos.

Estos pequeños excavadores usan túneles para viajar, pero los túneles son más que sólo carreteras subterráneas. Los topos cavan cámaras especiales en los extremos de los túneles que sirven como dormitorios y áreas de parto. A veces, viven en una serie de túneles durante generaciones antes de mudarse.

También tienen cocinas en las cámaras de los túneles. Comen principalmente lombrices de tierra, y las mantienen vivas e inmóviles mordiéndose la cabeza, y luego las almacenan en la cámara, se han registrado hasta 470 lombrices en una cámara.

Distribución

El topo se encuentra en todos los continentes excepto en la Antártida y Sudamérica. Por lo general podemos encontrarlos en cualquier parte del mundo, existen unas 42 especies distintas distribuidas por todo el mundo.

Alimentación

Es un concepto erróneo que los topos excavan en los jardines para comerse las raíces de las plantas. Están realmente detrás de las lombrices de tierra que se encuentran en el suelo del jardín. A los topos les encantan las lombrices de tierra tanto que comen casi el valor de su peso corporal de lombrices de tierra por día. Por ejemplo, un topo que pesa 80 gramos come alrededor de 50 gramos de lombrices de tierra al día, la dieta del topo también se compone de insectos y larvas.

Un topo disfrutando de su alimento favorito, la lombriz.

Un topo disfrutando de su alimento favorito, la lombriz.

Depredadores

Los depredadores de los topos incluyen serpientes, zorros, comadrejas, halcones, búhos, perros y gatos domésticos.

Los túneles profundos que son las carreteras que conducen entre las áreas de alimentación y las cámaras también proporcionan cobertura contra los depredadores.

Reproducción

Durante la temporada de reproducción, los machos ampliarán su túnel a más territorios para encontrar hembras con las que aparearse. Una vez realizada la reproducción, se crea una cámara de nido esférica revestida con material vegetal seco.

El topo hembra da a luz de tres a cuatro bebés sin pelo a la vez. A los 14 días de edad, los bebés topo, llamados cachorros, comenzarán a crecerles vello. A las cuatro o cinco semanas, las crías son destetadas, y a los 33 días dejan el nido. A las cinco o seis semanas, los cachorros abandonan completamente a su madre y a su hogar. Los topos suelen suelen tener una esperanza de viva de tres años.

Estado de conservación

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (UICN), la mayoría de los topos no están en peligro, aunque hay algunas excepciones. La población del topo japonés Etigo (Mogera etigo, considerado por algunos como una subespecie de Mogera tokudae), por ejemplo, está disminuyendo y está gravemente fragmentada, lo que le ha valido la inclusión en la lista de especies en peligro de extinción. La población del topo de Sado (Mogera tokudae), que sólo se encuentra en la isla de Sado en Japón, se está estabilizando, pero está clasificada como casi amenazada.

Relación con humanos

En algunos países se considera que son una plaga agrícola, mientras que en otros, como Alemania, son una especie protegida, pero pueden ser eliminados si se recibe un permiso. Los problemas citados como causados por estos animales incluyen: contaminación del ensilado con partículas del suelo (lo que lo hace desagradable para los animales), la cobertura de los pastizales con tierra fresca que reduce su tamaño y rendimiento, daños a la maquinaria agrícola por la exposición de piedras, daños a las plantas jóvenes debido a la alteración del suelo, invasión de pastizales por la exposición de tierra fresca cultivada, y daños a los sistemas de drenaje y a los cursos de agua. Otras especies, como las comadrejas y los ratones de campo, pueden utilizar los túneles de estos animales para acceder a zonas cerradas o a las raíces de las plantas.

Los que excavan en el césped de los seres humanos pueden perturbar la tierra, levantando montículos y causando suficientes problemas estéticos, y matando lo suficiente del césped, para ser considerados como plagas.

Por otro lado, los topos benefician el suelo al airearlo y labrarlo, lo que aumenta su fertilidad, y consumen animales que ellos mismos consideran plagas. Contrariamente a la creencia popular, no comen raíces de plantas.

Se controlan con trampas y venenos como el carburo de calcio y la estricnina. Históricamente, también han sido atrapados y valorados por su piel. El término “piel de topo” originalmente se refería al pelo corto y sedoso de un topo, pero ahora se utiliza más generalmente para la tela de algodón pesado, tejido y luego cortado para crear un pelo corto y suave en un lado. La palabra también se usa para la ropa hecha de esta tela.

La planta de ricino es conocida como la “planta del topo”, debido a su reputación como planta acompañante que repele el topo. Contiene varias sustancias que son tóxicas o simplemente desagradables y pueden emitir algunas de ellas al suelo a través de sus raíces. Una de sus toxinas más conocidas es la ricina, en las noticias como un extracto reputado por ser atractivo para los terroristas como un veneno. También se recomienda el aceite de ricino como repelente.

Otros remedios comunes para los topos incluyen arena para gatos y harina de sangre para repelerlos, o para inundar o fumigar su madriguera. También se venden dispositivos para atrapar al topo en su madriguera. Se utilizan otras trampas “no crueles” para capturar al topo y transportarlo a otro lugar.

Topo
5 (100%) 3 votos

Listado de otros animales interesantes

Cachalote adulto

Cachalote común

Imagen de un zorro polar