El zorro polar (Alopex Lagopux) o zorro ártico puede ser un mamífero pequeño, pero lo que le falta en tamaño lo compensa en habilidades de supervivencia. Es un animal extremadamente resistente, y se ha adaptado bien a la tundra ártica que llama hogar.

Imagen de un zorro polar

El zorro polar solo tiene una pareja de por vida.

Características

Para vivir en estos lugares fríos, el zorro polar tiene varias adaptaciones que les permiten sobrevivir. Sus cuerpos redondos y compactos minimizan la superficie expuesta al aire frío. Su hocico, orejas y patas son cortos, lo que también conserva el calor. La mayor característica que define al zorro polar es su pelaje profundo y grueso que le permite mantener una temperatura corporal constante. También tienen pelos gruesos en las patas, lo que les permite caminar sobre la nieve y el hielo.

También tienen capas gruesas de grasa que les ofrecen el aislamiento que necesitan. Incluso tienen pieles que se encuentran en la planta de los pies. Esta es una característica de su anatomía que les permite mantener su calor corporal. También les permite moverse sobre el hielo sin caerse y con gran agilidad. Presentan orejas muy largas y puntiagudas en la parte superior. También tienen una nariz larga que no es muy ancha. Ambas características les permiten tener un gran sentido del olfato y pueden ver muy bien por la noche. Eso es importante porque son animales nocturnos.

El zorro polar cambia el color de su pelaje según las estaciones. En invierno son blancas para mezclarse con la nieve, mientras que en verano se vuelven marrones.

Comportamiento

La tundra no es un lugar fácil para vivir. Es estéril, rocoso y sin mucha vegetación. El zorro polar está muy bien adaptado a sus temperaturas, y han asegurado un nicho donde hacen lo mejor de casi cualquier situación.

Uno de los comportamientos más singulares e interesantes del zorro polar es la forma en que cazan. Tienen un oído increíble, ayudado por sus anchas orejas mirando hacia delante, que les permiten localizar la posición precisa de su presa bajo la nieve. Cuando oye su siguiente comida bajo el manto de nieve, salta al aire y se abalanza, rompiendo la capa de nieve hasta la presa que se encuentra debajo.

Imagen de una cría de zorro polar

Una cría de zorro polar jugando y aprendiendo a cazar.

Otras especies de zorros tienden a pasar su tiempo aislados a menos que estén con un compañero o estén cuidando a sus crías. Son capaces de reconocerse a través del aroma. Las crías hembras que salen solas a menudo vuelven a visitar a su madre más tarde. Incluso pueden tener un territorio nacional que se superpone.

Se cree que el zorro polar es responsable de la introducción de la rabia en el área de Terranova en 1988. Como resultado, muchas personas se ponen nerviosas si ven a uno de estos zorros salir durante el día. Sin embargo, eso no significa que tengan rabia a pesar de que generalmente van a estar activos durante la noche y no durante el día. Pueden estar fuera durante el día en busca de comida. Esto ocurre con mucha frecuencia cuando hay jóvenes que cuidar en una guarida.

Hábitat

El zorro polar se encuentra a lo largo de toda la tundra ártica, a través de Alaska, Canadá, Groenlandia, Rusia, Noruega, Escandinavia e incluso Islandia, donde es el único mamífero terrestre nativo.

Alimentación

Los lemingos son un importante animal de presa para el zorro polar. El número de zorros polares aumenta y disminuye en relación con el tamaño de la población local de lemingos. El zorro polar come una amplia gama de otros animales pequeños, incluyendo liebres árticas, aves (y huevos de aves), roedores, peces y focas.

El zorro polar es un omnívoro, se puede alimentar de bayas y otras plantas.

Cuando el alimento es escaso, estos mamíferos exhiben gran ingenio siguiendo osos polares y comiendo los pedazos de alimento dejados detrás por los animales más grandes.

Las poblaciones de zorros del Ártico varían en cientos de miles, pero fluctúan con la población disponible de lemming.

Depredadores

Lobos, búhos nevados (que se alimentan sólo de cachorros) y osos polares, que consideran cualquier cosa que se mueva como presa.

Y más allá de los “depredadores naturales”, los humanos han cazado y cazan (pero en menor medida) zorros árticos, especialmente por su piel.

Reproducción

La temporada de apareamiento del zorro polar suele durar desde principios de septiembre hasta principios de mayo. Las camadas suelen ser de entre 5 y 9 cachorros, aunque no son infrecuentes las camadas mucho más grandes. El zorro polar suele tener una sola pareja con la que aparearse de por vida, y tanto la madre como el padre ayudan a criar a los cachorros.

Estado de conservación

Están considerados como preocupación menor (LC) pero la escasez de presas es la amenaza más frecuente para el zorro ártico. Las enfermedades y la contaminación genética de la especie por zorros criados en cautividad también amenazan a esta especie.

Cultura popular

Existe un videojuego, llamado Never AloneKisima Inŋitchuŋa, en la que el co-protagonista es un zorro ártico que acompaña a una joven Iñupiaq llamada Nuna en su aventura por el ártico. Es un juego tipo plataforma y puzzle. La historia y su estructura se basa en la transferencia intergeneracional de la sabiduría. Contada en forma de cuento oral, a diferencia de los juegos tradicionales de plataformas, que implican superar obstáculos y derrotar a los enemigos, Never Alone recompensa a los jugadores con “conocimientos culturales” coleccionables.

Zorro Polar
5 (100%) 3 votos

Listado de otros animales interesantes

Las alas del cárabo común le permiten volar en silencio.

Cárabo común

Estrella de mar en la playa

Estrella de mar