El caracal, también conocido como lince del desierto (Caracal caracal), es un felino mediano con pelajes rojizos y orejas con mechones, los caracales son animales increíblemente llamativos. También son los más pesados de los pequeños gatos africanos.

Especies

El caracal es una especie única y no existen subespecies de este animal.

Como ocurre con todos los felinos, el caracal da mucha importancia a su higiene.

Características

El Caracal es el felino más grande dentro de la categoría de los más pequeños de África, con un peso de entre 11 y 20 kg, y está clasificado como un gato «mediano». Los machos son aproximadamente un 25% más grandes que las hembras.

Este felino mediano tiene una constitución robusta y es el más poderoso de los gatos pequeños. Sus cuartos traseros son ligeramente más altos que sus hombros ya que las patas traseras son más largas que las patas delanteras. La cola es corta en relación con la longitud de su cuerpo.

Su pelaje liso es grueso pero corto y suave. El color varía de marrón amarillento, rojizo pálido a rojo ladrillo, gris o arena. Las partes inferiores son de color blanquecino con manchas débiles o manchas. Los caracales son una de las pocas especies de gatos que no tienen manchas ni rayas. También se producen caracales melanísticos (negros) pero son extremadamente raros.

La cara del caracal tiene marcas prominentes en blanco y negro alrededor de los ojos y la boca, con blanco debajo de la barbilla.

Las orejas largas y puntiagudas tienen mechones de pelo negro largo en la punta. El dorso de las orejas es negro, abundantemente salpicado de pelos blancos. Además, como curiosidad, sus orejas cuentan con más de 20 músculos distintos.

Los jóvenes se diferencian por sus mechones más cortos de orejas y sus ojos azules teñidos. La subespecie de C. caracal puede no ser distinguible por fenotipo. Las hembras son más pequeñas y pesan menos de 13 kg, mientras que los machos pueden pesar hasta 20 kg. Es posible que una hembra grande pese más que un macho pequeño.

Aunque la cola es corta, todavía constituye una parte significativa de la longitud total del cuerpo. La longitud de la cola varía de 18 cm a 34 cm. La longitud de la cabeza y el cuerpo se mide desde la nariz hasta la base de la cola y oscila entre 62 y 91 cm. Incluso el adulto más pequeño es más grande que la mayoría de los gatos domésticos.

Podemos contemplar las magníficas orejas del caracal.

Comunicación y percepción

Nunca se ha realizado un estudio exhaustivo de la comunicación en los caracales. La mayor parte de la información proviene de individuos mantenidos en cautiverio.

Al igual que otros felinos, tienen sentidos bien desarrollados del oído y la vista. Aunque se caracterizan por su increíble audición, los caracales también pueden detectar presas pequeñas sólo con el sonido. Una vez que la presa es detectada, su vista aguda es usada para estrechar el blanco. Se desconoce la función exacta de los penachos en C. caracal. Sin embargo, algunos cuidadores de zoológicos especulan que pueden ser utilizados en la comunicación intraespecífica. Si este fuera el caso, esta comunicación social estaría limitada por la naturaleza solitaria del animal.

En cautiverio, los caracales son conocidos por sus roncantes vocalizaciones. Estos gatos se comunican con una serie de gruñidos, salivazos, silbidos y maullidos. La comunicación táctil, como el combate y el acurrucamiento, se ha observado durante los períodos de apareamiento. Un compañero potencial es atraído por señales olfativas. Los cambios hormonales en la mujer provocan un cambio en la composición de la orina. Cuando la hembra está lista para aparearse, deposita su aroma en varios lugares para atraer a los machos. Los machos pueden entonces percibir el aroma a través del órgano vomeronasal.

Comportamiento

Como la mayoría de los gatos salvajes, los caracales son principalmente animales solitarios y territoriales. Sin embargo, pueden formar parejas durante el apareamiento o pequeños grupos de madres e hijos durante la crianza. Los machos adultos tienen territorios que patrullan ampliamente, marcan con orina y excrementos, y se defienden contra otros machos adultos. Los rangos masculinos son hasta 3 veces más grandes que los rangos femeninos y pueden superponerse a los rangos de varias hembras.

Las típicas vocalizaciones de gatos de gruñidos, salivazos, silbidos y maullidos, pero también una tos fuerte y distintiva, similar a la de un leopardo, durante el apareamiento; ronronea como un gato doméstico cuando está contento.

Son animales principalmente nocturnos, aunque dentro del Parque Nacional Table Mountain en la Península del Cabo, la actividad diurna de los caracales ha sido documentada en numerosas ocasiones. Los caracales normalmente comienzan a buscar alimento (cazando presas) al atardecer y normalmente están activos hasta el amanecer.

Se cree que en áreas remotas donde hay menos disturbios humanos, pueden exhibir más actividad durante el día. Los caracales pasan prácticamente todo su tiempo en el suelo, pero también son expertos en trepar árboles y masas de roca rota cuando lo necesitan.

Hábitat

Estos animales ocupan diversos hábitats. Los caracales se encuentran típicamente en los bosques y matorrales, las llanuras y las colinas rocosas son también hábitats comunes.

Prefieren los hábitats de los bordes, especialmente las transiciones entre bosques y praderas. Se encuentran a más de 3.000 metros de altitud en las montañas de Etiopía. Se prefiere un clima árido con una cobertura foliar mínima. En comparación con los servales, los caracales pueden tolerar condiciones mucho más secas.

Sin embargo, rara vez habitan en desiertos o ambientes tropicales. En Asia, los caracoles se encuentran a veces en los bosques, lo que es poco común en las poblaciones africanas.

Distribución

Este felino se distribuye en gran parte de África, Asia Central y el suroeste de Asia. Las poblaciones del norte de África están desapareciendo, pero los caracales siguen siendo abundantes en otras regiones africanas. Sus límites de distribución son el desierto del Sahara y el cinturón forestal ecuatorial de África Occidental y Central.

En Sudáfrica y Namibia es tan numerosa la población que es exterminada como un animal molesto. Las poblaciones asiáticas son menos densas que las de África y las poblaciones asiáticas son más preocupantes. La gama histórica refleja la de los guepardos, y ambos coinciden con la distribución de varias pequeñas gacelas del desierto. Hay poca o ninguna superposición de distribución con sus aliados, los gatos dorados africanos. Sin embargo, sus otros aliados, los sirvientes, comparten una parte notable de su rango con los caracales. Los gatos monteses (Felis sylvestris), específicamente la subespecie Felis silvestris lybica (gatos monteses africanos) y Felis silvestris ornata (gatos monteses asiáticos), comparten gran parte de su rango con los caracales.

Rango de distribución

Estos animales mantienen activamente un rango de distribución bastante grande para su tamaño relativamente pequeño. El clima, la región y el sexo influyen en el tamaño del área de distribución de un individuo. El rango en el hogar de un macho es típicamente el doble que el de una hembra.

El tamaño del área de distribución en el hogar también depende de la disponibilidad de agua. En las regiones con clima árido, se mantiene un área de distribución mucho mayor. En algunas partes de África, el territorio de un macho tiene una superficie de 31 a 65 km2. Las hembras de la misma región mantendrán un área de distribución de 4 a 31 km2. En algunas partes de Asia, los machos suelen mantener un área de distribución de 200 km2 a más de 300 km2.

Hay una diferencia de sexo en la exclusividad de los territorios defendidos. El territorio de un macho puede solaparse con las áreas de distribución de otros machos, mientras que una hembra defiende todo su territorio para su uso individual.

Alimentación

Al igual que todas las demás especies de la familia Felidae, son carnívoros estrictos. La mayor parte de la dieta del caracal se compone de herrerillos, liebres, roedores, antílopes, monos pequeños y aves. Las palomas y la perdiz, en particular, son importantes en la temporada. Los juncos de montaña, las gacelas Dorcas, las avutardas Kori, las gacelas de montaña, los gerenuks son ejemplos específicos de lo que los caracales pueden cazar.

De vez en cuando pueden consumir algún tipo de reptiles, aunque esto no es un componente común de la dieta. Los componentes básicos de la dieta varían con la geografía. Por ejemplo, un individuo en África podría consumir animales más grandes como ungulados, mientras que un gato asiático podría consumir sólo pequeños vertebrados, como roedores. A veces también se caza ganado.

Aunque son conocidos por sus saltos espectaculares, los mamíferos constituyen más de la mitad de su dieta en todos los rangos. Único entre los gatos de su tamaño, los caracales pueden derribar a sus presas de dos a tres veces su masa.

Ataca a las presas pequeñas con una mordedura en la nuca, mientras que a las presas grandes, como las gacelas, las muerden con una mordedura sofocante en la garganta. Las presas suelen ser acechadas dentro de unos pocos límites largos, y luego capturadas cuando el caracol salta usando sus desproporcionadamente largas y musculosas patas traseras. Tal vez como resultado de su apetito oportunista, los caracales pueden matar en exceso.

A diferencia de los leopardos, los caracales raramente alzan su presa contra los árboles. En ambientes no perturbados, rasparán la tierra sobre una animal muerto y regresarán continuamente a alimentarse hasta que ésta desaparezca.

Depredadores

El camuflaje es una defensa primaria contra los depredadores. Cuando se ven amenazados en sus hábitats abiertos preferidos, los caracales se mantienen agachados y sus abrigos marrones y lisos actúan como un camuflaje instantáneo. Las habilidades de escalada ágil también ayudan a los caracales a escapar de depredadores más grandes.

Sus depredadores conocidos son:

  • Leones (Panthera leo).
  • Leopardos (Panthera pardus).
  • Hienas (Hyaenidae).
  • Ser humano.

Reproducción

Antes de que comience el apareamiento, las señales químicas en la orina de la hembra atraen y notifican al macho de su disposición a aparearse. También se ha reportado como un método de atracción una llamada de apareamiento «similar a la tos».

Se han observado varias formas diferentes de sistemas de apareamiento para los caracales. Cuando una hembra está siendo cortejada por múltiples machos, el grupo puede luchar para aparearse con ella o puede elegir a sus compañeros, prefiriendo machos mayores y más grandes a machos más jóvenes y más pequeños.

El apareamiento puede ocurrir con múltiples individuos en el transcurso de aproximadamente una semana. Cuando una hembra elige un compañero, la pareja puede permanecer junta hasta cuatro días, durante los cuales la cópula ocurre varias veces. Los caracales hembra asumen una posición lordótica (La hembra se tumba y eleva ligeramente sus patas traseras) y la cópula dura menos de cinco minutos en promedio. Las hembras casi siempre copulan con más de un macho. Se ha observado infanticidio por parte de los varones. Esto puede ser para inducir la ovulación en una hembra que se somete a amenorrea de la lactancia.

Aunque ambos sexos son sexualmente maduros entre los 7 y 10 meses, la primera cópula exitosa ocurrirá alrededor de los 14 y 15 meses de edad. Algunos biólogos creen que la madurez sexual está indicada por una masa corporal de 7 a 9 kg.

Las hembras exhiben comportamientos estrales durante 3 a 6 días, pero el ciclo en realidad dura el doble. Una hembra puede entrar en celo en cualquier momento del año. Una hipótesis para explicar los hábitos reproductivos de C. caracal es el «uso» de una estrategia oportunista. Esta estrategia está controlada por el estado nutricional de la hembra. Cuando una hembra está experimentando la nutrición del pináculo (que variará según el rango), entrará en el celo. Esto explica el pico elevado de partos entre octubre y febrero en algunas regiones.

Una hembra no puede tener más de una camada al año debido a la implicación de los padres y la falta de celo posparto. La gestación dura entre 68 y 81 días, y la hembra dará a luz de 1 a 6 crías. En la naturaleza, generalmente no nacen más de 3 crías, mientras que en cautiverio, el número es más probable que sea más alto, raramente hasta 6.

La educación de los padres juega un papel importante en un mayor comportamiento reproductivo. El tiempo que una madre pasa con sus crías (y la falta combinada de celo posparto) restringe a las hembras a una camada por año. Una vez que los jóvenes son concebidos, los varones no juegan ningún papel en su cuidado directo o indirecto. Las hembras invierten mucho tiempo y energía en sus crías.

Una cavidad arbórea, una cueva o una madriguera abandonada a menudo se escoge para el parto y las primeras cuatro semanas de desarrollo postnatal. Después del primer mes, la madre puede mover a sus crías continuamente. Por esta época, los gatitos comienzan a jugar y a comer carne. La lactancia continúa hasta que los gatitos tienen alrededor de 15 semanas de edad, pero la verdadera independencia no se produce hasta dentro de 5 a 6 meses.

No se han reportado datos confiables de longevidad de los individuos silvestres del caracal. Como en otros felinos, los individuos en cautiverio pueden vivir significativamente más tiempo que sus parientes silvestres si se les cuida bien. La cautiva C. caracal puede vivir hasta los 20 años. La máxima longevidad en cautiverio reportada fue de 20.3 años para una hembra nacida en el medio silvestre criada en cautiverio.

El caracal es un felino majestuoso.

Estado de conservación

La principal preocupación de los caracales es la pérdida de hábitat en el norte, centro y oeste de África y Asia. La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) incluye las poblaciones asiáticas como Apéndice I y todas las demás como Apéndice II. Esto significa que las poblaciones asiáticas no pueden ser comercializadas por ninguna razón comercial, pero se permite el comercio que involucre investigación científica. El Apéndice II establece que el comercio de estos animales se controlará mediante la autorización de permisos en casos que no perjudiquen a la especie.

Rol en el ecosistema

Aunque el caracal es tanto depredador y presa, sus depredadores conocidos (por ejemplo, leones y hienas) no los cazan regularmente. El mayor impacto en los ecosistemas es el control de las poblaciones de presas.

Los consumidores oportunistas consumen lo que está más disponible y lo que requiere la menor cantidad de energía para capturar y matar. Este método de caza desempeña un papel importante en la prevención de la subpoblación o sobrepoblación de las especies de presa. En algunas regiones, son una de las pocas especies capaces de matar a ciertos tipos de presas.

Relación con humanos

Históricamente los caracales tuvieron importancia en muchas culturas alrededor del mundo. En Egipto se han encontrado pinturas de caracales y esculturas de bronce y también cadáveres embalsamados.

Esto significa que eran de gran importancia para los egipcios. En China, los emperadores daban caracales como regalo. En la India, los gobernantes utilizaban los caracales para cazar animales de caza menor y también sus pieles se utilizaban en la fabricación de abrigos de piel.

Esto también muestra que la domesticación de los caracales no es algo nuevo, sino que comenzó hace siglos.

Importancia económica para los seres humanos: Positivo

En la India y Persia, fueron entrenados una vez para capturar aves de caza y ciervos. Al hacerlo, los caracales proporcionaban tanto comida como entretenimiento. La carne de animales silvestres y las pieles en África occidental y central proporcionan alimentos y beneficios menores a la población local. Afortunadamente para el caracal, su piel lisa tiene muy poca demanda.

Importancia económica para los seres humanos: Negativo

La depredación del ganado pequeño ha resultado en el exterminio de miles de caracales anualmente. Este es especialmente el caso de Sudáfrica y Namibia, donde se han puesto en marcha programas de control de depredadores. Incluso con varios programas en marcha, recolonizan rápidamente las tierras de cultivo.

Cultura popular

El nombre Caracal deriva de una palabra turca «karakulak» que significa «oreja negra». El Caracal fue entrenado para la caza de aves en Irán e India. Fueron puestos en arenas que contenían una bandada de palomas, y se hicieron apuestas sobre el número de palomas que el gato iba a derribar. Así se origina la expresión turca «poner un gato entre las palomas«. El Caracal es capaz de saltar al aire y derribar de 10 a 12 aves de una sola sentada, algo increíble.

Listado de otros animales interesantes