El gecko o geco del género Gekkonidae, son unos lagartos de pequeño o mediano tamaño (dependiendo de la especie). Son encontradas en ambientes cálidos.

El gecko de tonos marrones es más habitual en Europa
El gecko de tonos marrones es más habitual en Europa

Especies

Existen más de 1.000 especies diferentes de geckos, compuestas por seis familias del suborden Gekkota:

  • Carphodactylidae
  • Diplodactylidae
  • Eublepharidae
  • Gekkonidae
  • Phyllodactylidae
  • Sphaerodactylidae

Dentro de la familia Sphaerodactylidae se encuentran los efáridos, grupo que incluye: Geckos escamosos (Coleonyx) del suroeste de Estados Unidos, geckos de gato (Aleuroscalabotes) de Indonesia y la Península de Malasia. Todas estas especies tienen párpados móviles.

Todavía se piensa que existen más especies que todavía no se han descubierto.

El gecko de tonos verdosos es más habitual en zonas tropicales
El gecko de tonos verdosos es más habitual en zonas tropicales

Características

El gecko puede variar desde unos pocos centímetros hasta más de 50 cm de longitud. La especie más grande es el gecko de Delcourt (Hoplodactylus delcourti) actualmente clasificado extinto por la IUCN nativo de Nueva Zelanda que llegaba a medir unos 60 cm de longitud. La especie más pequeña es la Jaragua sphaero (Sphaerodactylus ariasae) con solo 2 cm de longitud.

Los ojos están cubiertos por una cubierta protectora transparente. Las pupilas de las especies nocturnas comunes son verticales y a menudo están lobuladas formando cuatro puntas. La coa puede ser alarga y afilada, corta y sin filo o globular. En algunas especies la cola cumple la función de despensa donde almacenar grasa para usarla en condiciones desfavorables. También es frágil y tiene la capacidad de desprenderse para regenerar rápidamente a su forma original.

Comportamiento

El gecko es un animal nocturno en la mayoría de las especies. Pueden ver durante la noche, lo que les ayuda a encontrar su presa. A diferencias de otros reptiles, tienen una voz, que cambie según la especie, y va desde un débil chasquido a chirrido hasta un chillido o ladrido.

Son conocidas por su gran habilidad para escalar superficies verticales, incluso las superficies lisas como el vidrio. Ésto es conseguido debido a que las almohadillas de los dedos largos de las patas se encuentran cubiertas de pequeñas placas, que a su vez son cubiertas con numerosos pelos que se bifurcan al final. Estos ganchos microscópicos pueden adherirse a pequeñas irregularidades de la superficie, permitiéndoles escalar superficies lisas y verticales e incluso correr sobre techos lisos. Algunos geckos poseen garras retráctiles.

Muchas especies poseen la habilidad para correr a través de la superficie del agua sin hundirse, gracias a una gran velocidad. Esta habilidad se encuentra únicamente en el gecko de cola plana (Hemidactylus platyurus)

Gecko apoyado sobre una superficie de cristal.
Gecko apoyado sobre una superficie de cristal.

Hábitat

El gecko se pueden encontrar en muchos hábitats distintos, siempre y cuando sean cálidos. Así que es posible encontrarlos en desiertos rocosos, montañas, selvas, selvas tropicales, pastizales e incluso en zonas urbanas donde es muy común encontrar a la salamanquesa común (Tarentola mauritanica) en nuestras casas.

Distribución

El gecko se distribuye por aquellas regiones que poseen climas cálidos. Generalmente sobrevive en países cercanos al ecuador, ya que necesita una temperatura diaria que oscile entre 25 – 31 ºC. Si la temperatura desciende, por la noche por debajo de los 20 ºC no podrán sobrevivir.

Alimentación

El gecko es un animal carnívoro. Se alimentan principalmente de insectos y gusanos, pero las especies más grandes cazan aves pequeñas, reptiles e incluso pequeños mamíferos como ratones. Otras especies pueden comer una pequeña cantidad de materia vegetal, como el musgo.

Depredadores

El gecko tiene numerosos depredadores naturales debido a su pequeño tamaño. Su depredador principal son las serpientes, seguido de arañas, aves y algunos mamíferos.

Reproducción

Los geckos son especies ovíparas, con la excepción de unas pocas especies en Nueva Zelanda que dan a luz crías vivas. La hembra una vez se aparea, pone 2 huevos pegajosos, de cáscara blanda y de color blanco. Estos huevos se endurecen rápidamente para proteger al grecko en desarrollo. Son colocados debajo de la corteza de los árboles o adheridos a la parte inferior de las hojas.

Los huevos pueden tardar entre 1 – 3 meses en eclosionar, pero el tiempo de incubación depende de la especie y de la zona en la que habite. Una vez los huevos eclosionen, la hembra se desentiende de su descendencia.

Estado de conservación

El gecko actualmente está clasificado como amenazado. Muchas especies han perdido poblaciones debido a la pérdida del hábitat y a la contaminación. También sufren a causa de los humanos que las cazas para comerciar con ellos.

Relación con humanos

El gecko es un mascota popular en todo el mundo. Muchas de los individuos son capturados en estado salvaje para luego ser vendidas como mascotas exóticas.

Cultura popular

El gecko aparece por numerosas culturas populares como un animal rechazado. La especie más común en Europa, la salamanquesa común (Tarentola mauritanica) que para muchas culturas indígenas son consideradas venenosas, aunque son totalmente inofensivas. Se piensa que su actividad nocturna, pupilas elípticas, su habilidad de escalar sugieren poderes sobrenaturales. Actualmente, la salamanquesa sigue siendo rechazadas en los hogares humanos.

Listado de otros animales interesantes