El mandril (Mandrillus sphinx) es un primate perteneciente a los monos del viejo mundo. Es una de las dos especies asignadas al género Mandrillus, junto al dril.

Es comúnmente conocido por su nariz de color roja, azul y su parte trasera multicolor.

Primer plano de un mandril
Primer plano de un mandril

Especies

El mandril no está relacionado con los grandes simios, pero si lo está con el babuino. Anteriormente, se pensó que el mandril era una subespecie del babuino, pero actualmente se desechó esa idea.

Numerosas investigaciones han sugerido que los ejemplares que habitan al norte y al sur del río Ogooué son distintas genéticamente, y par tanto, pueden ser subespecies separadas.

El dril o drill (Mandrillus leucophaeus) estuvo agrupado junto al mandril como babuinos en el género Papio. Actualmente ambos se encuentran agrupados bajo el género Mandrillus, pero todos pertenecen ala misma familia Cercopithecidade, que pertenece a los monos del viejo mundo.

Características

El mandril es de cuerpo robusto y tiene una cola corta, cejas prominentes y ojos pequeños y hundidos. Es uno de los mamíferos más dismórficos, debido a una sección sexual extremadamente fuerte que favorece a los machos que más tamaño y coloración poseen.

Los dientes son increíblemente largos, que pueden medir desde 1 cm hasta 6,35 cm. En el caso de las hembras son mucho más pequeños. Los dientes son mostrados a los que se acercan para intimar a otros machos o a depredadores.

Ambos sexos tienen glándulas torácicas, que se utilizan en la comunicación olfativa. Estos también son más prominentes en los machos adultos dominantes.

En cautiverio pueden vivir hasta unos 31 años. Siendo la mitad, en la vida salvaje.

Tamaño

El macho adulto mide entre 45 – 90 cm de longitud, incluyendo la cola y puede pesar entre 19 – 35 kg, con una masa promedio de 32,2 kg. La hembra mide entre 55 – 66 cm y pesa entre 10 – 15 kg, con un promedio de 12,4 kg (casi la mitad que los machos). La cola corta puede medir entre 5 – 10 cm. La altura de los hombros a cuatro patas puede variar de 45 – 50 cm en las hembras y de 55 – 65 cm en los machos.

La estructura general es muy parecido a la del mono, una estructura muscular y compacta, miembros más cortos y gruesos que son más largos en la parte delantera y casi sin cola.

El mandril es el mono vivo más pesado, del viejo mundo, superando en peso promedio incluso a los babuinos más grandes como el babuino chacma (Papio ursinus) y el babuino olivo (Papio anubis), incluso considerando su dimorfismo sexual más extremo, pero el mandril tiene un promedio más corto en longitud y altura en el hombro que estas especies.

Los machos excepcionalmente grandes pueden llegar a pesar hasta 54 kg. Existen informes no confirmados de mandriles de gran tamaño que pesan 60 kg, según el Libro Guinness de los Récords Mundiales.

Coloración

Un macho adulto posee manchas de piel, tanto en la cara como en las nalgas. Las mejillas están nervadas y el color varía desde el azul brillante al violeta. El puente es de color escarlata y el extremo de la nariz también. La almohadilla de las nalgas es de color rosa o carmesí, con un matiz azulada en los laterales.

El pelaje es de color va desde el color oliva al marrón, y la barba pequeña y el pelaje del cuello son de color amarillo. Los ojos están rodeados de negros.

Los colores de la nariz en las hembras son más apagados que en los machos.

Comportamiento

El mandril es un animal social que habita en el bosque en grandes grupos conocidos como tropas. La tropa está compuesta por hembras (hasta 20 miembros) y sus crías, lideradas por un macho dominante. A veces varias tropas se reúnen y viajan en grupos enormes de 100 o más.

El macho dominante se aparea con las hembras y las protege. Los machos que no dirigen una tropa suelen ser animales solitarios, que entran en tropas sólo cuando las hembras son receptivas al apareamiento. Se desconoce si existen tropas exclusivamente de machos solteros.

Aunque son terrestres, pasan la mayor parte del tiempo en los arboles, incluso más que los babuinos y se alimentan hasta llegar al dosel. Cuando están en el suelo caminan sobre los dedos de los pies de las cuatro extremidades y cuando están en los árboles se mueve por saltos laterales.

Son animales diurnos y están activos desde la mañana hasta la noche. Cada noche duermen en lugar distinto del árbol. Se han observado a algunos individuos usar herramientas, y en cautiverio se les ha observado usar palos para limpiarse.

Hábitat

El mandril habita en los selvas tropicales. También viven en bosques de galería adyacentes a las sabanas, así como en bosques rocosos, bosques de ribera, áreas cultivadas y bosques inundados y lechos de arroyos. Los mandriles atravesarán áreas de pasto dentro de sus hábitats forestales.

Distribución

El mandril se encuentra en una pequeña porción en la selva tropical de África ecuatorial desde el río Sanaga (Camerún) hacia el sur hasta el río Congo.

Ocasionalmente, habita también en los pastizales del sur del sur de Camerún, Gabón, Guinea Ecuatorial y el Congo en África central y occidental.

Mandril en un zoológico
Mandril en un zoológico

Alimentación

El mandril es un animal omnívoro. Prefiere alimentarse de frutas, aunque también come hojas, lianas, corteza, bayas, semillas, nueces, raíces, tallos y fibras. Además, consume hongos y tierra. En ocasiones consume plantas, de las cuales come más de cien especies.

Para complementar su dieta, comen animales invertebrados como hormigas, escarabajos, termitas, grillos, arañas, caracoles y escorpiones. También se alimenta de huevos e incluso de vertebrados como aves, tortugas, ranas, puercoespines, ratas y musarañas.

Si tienen la oportunidad comerán vertebrados más grandes como juveniles de la bahía y antílopes pequeños. Es probable que las presas grandes muerdan con una mordedura en la nuca con los caninos largos del mandril.

Un estudio encontró que la dieta del mandril estaba compuesta de frutas (50.7%), semillas (26.0%), hojas (8.2%), médula (6.8%), flores (2.7%), y alimentos de origen animal (4.1%), con otros alimentos que constituían el resto (1.4%).

Depredadores

El mandril tiene pocos depredadores naturales en su entorno, debido a su gran tamaño. El principal depredador es el leopardo (Panthera pardus), junto a águilas coronadas (Stephanoaetus coronatus) y las pitones africanas de roca (Python sebae), que aprovechan para cazar a los más jóvenes.

Pueden ser mordidos y asesinados por las víboras de Gabón cuando despiertan accidentalmente a la serpiente venenosa. El humano es el depredador no natural, ya que lo ha cazado durante años para obtener su carne.

La mayoría de los depredadores son una amenaza para los mandriles jóvenes, ya que la probabilidad disminuye en las hembras adultas y especialmente en los machos adultos debido a su gran tamaño, con la excepción de una emboscada de un leopardo que es capaz de atacar a adultos.

Reproducción

El mandril hembra alcanza la madurez sexual a los 3,5 años. La temporada de apareamiento alcanza su punto máximo en junio a octubre, cuando se producen los hinchazones sexuales en la hembra. Se reproducen cada dos años. Cuando se reproduce, un macho seguirá y protegerá a una hembra en celo.

En la jerarquía social los machos se dividen en dos tipos: los machos dominantes de colores brillantes y «cebados», y los machos subordinados más pálidos y «desgrasados». Ambos machos se aparean pero sólo los machos dominantes pueden engendrar crías. Los machos a veces luchan por los derechos de reproducción, lo que da lugar a un predominio. Aunque los conflictos son raros, pueden ser mortales.

El hecho de convertirse en un macho alfa da lugar a un «aumento del volumen testicular, enrojecimiento de la piel sexual de la cara y los genitales, y un aumento de la secreción de la glándula cutánea esternal». Sin embargo, cuando pierde su estado alfa ocurre lo contrario y cae su éxito reproductivo, aunque las crestas azules siguen brillando. Este efecto se va produciendo a lo largo de los años, no de forma instantánea.

La competencia entre machos subordinados y dominantes permite que tengan una mayor posibilidad de tener descendencia, ya que los subordinados superan en número a los dominantes 21 a 1.

Existe una jerarquía de dominancia entre las hembras, con un éxito reproductivo que se manifiesta en intervalos de interparto más cortos entre estas figuras alfa y el comienzo de la reproducción a edades más tempranas.

Los nacimientos ocurren entre entero y marzo. La gestación suele durar unos 175 días. Las crías nacen con un pelaje negro natal y una piel rosada.

La hembra asume la mayor parte de la crianza. En esta especie existe la alocución, término que engloba el compartimiento de ciencia comportada entre parientes hembras.

Estado de conservación

El mandril es consideradado una especial vulnerable a la extinción desde que fue incluido, en 1978, en la lista roja de especies amenazadas de la UICN.

Debido a la naturaleza esquiva del mandril, no se ha determinado un número exacto de la población. Sin embargo, se estima que las poblaciones van disminuyendo cada año debido a la destrucción del hábitat y a la caza excesiva.

Los mandriles se encuentran protegidos en el Parque Nacional de Lopé, una reserva de 4.910 kilómetros cuadrados en Gabón, y en otras áreas protegidas, los ecologistas han hecho hincapié en la necesidad de un censo exhaustivo.

Relación con humanos

En el Gabón, la carne de mandril puede venderse a precios elevados. En la República del Congo, los cazadores comerciales se han centrado en poblaciones que se encuentran cerca de carreteras y asentamientos humanos.

Cultura popular

En la cultura popular, el mandril ha aparecido en diversas obras literarias y audiovisuales. Quizás el más conocido sea el personaje del Rey León llamado Rafiki (que significa amigo). Su papel consiste en asesorar a Simba como el Gran Visir. En el pasado también sirvió a Mufasa y a Scarf.

Listado de otros animales interesantes