El ocelote (Leopardus pardalis) es un animal felino de tamaño mediano nativo de las selvas de Sudamérica. También es conocido como «Leopardo pintado» por las marcas que posee en su piel que muestran rosetas oscuras, junto a manchas y rayas.

En el pasado, en el siglo XX estuvo a apunto de extinguirse al ser cazado por su piel. Actualmente la especie se ha recuperado poco debido a los esfuerzo por protegerlo legalmente.

A parte de correr y escalar bien, al contrario que otros felinos, no le teme al agua y es gran nadador.

Ocelote visto desde cerca – Fotografía de @Wikipedia

Especies

Existen 10 subespecies de ocelotes:

  • Leopardus pardalis pardalis – Bosque lluvioso amazónico.
  • Leopardus pardalis aequatorialis – Centroamérica y el norte de Los Andes.
  • Leopardus pardalis albescens – México y suroeste de Texas.
  • Leopardus pardalis melanurus – Venezuela, Guyana, Trinidad, Barbados y Granada.
  • Leopardus pardalis mitis – Argentina y Paraguay.
  • Leopardus pardalis nelsoni – México.
  • Leopardus pardalis pseudopardalis – Colombia.
  • Leopardus pardalis pusaeus – Ecuador.
  • Leopardus pardalis sonoriensis – México.
  • Leopardus pardalis steinbachi – Bolivia.

Características

El ocelote es un felino de tamaño mediano con una longitud de cabeza y cuerpo que varía entre 55 – 100 cm y una cola entre 25,5 – 41 cm. Las hembras pesan entre 6 – 11 kg y los machos entre 7 – 15 kg. La huella mide casi 2 cm × 2 cm.

Tiene un pelaje corto y grueso, aterciopelado que puede variar entre el amarillo leonado a gris rojizo y se encuentra marcado con rosetas negras en forma de cadena en el dorso y en los costados. Las manchas oscuras de las piernas y rayas en la cabeza y cara facilitan distinguir a cada individuo. La cola es larga y marcada con anillos oscuros y patas grandes en respecto al tamaño corporal.

Los machos son más grandes que las hembras y llegan a crecer hasta 1 m de largo y con una cola que mide la mitad de su cuerpo. Los dientes delanteros son puntiagudos y son usados para morder a las presas y en cada mejilla tiene dientes en forma de cuchillas para desgarrar los alimentos.

Como en todos los felinos, a excepción de los guepardos, puede retraer las garras para evitar que se desafilen cuando camina.

Comportamiento

El ocelote es un animal solitario que establece territorios de hasta 30 km2. El tamaño del territorio varía según el tipo de entorno que lo rodee. Los machos poseen territorios el doble de grande que el de las hembras, y se superponen con un territorio de hembras donde el macho posee derechos para reproducirse.

Se comunican entre ellos mediante el uso de maullidos suaves, cuando se encuentra en busca de hembras aptas para la reproducción los maullidos aumentan su frecuencia pasando a ser muy fuertes.

Se piensa que ocelote permanece activo durante 12 horas diarias y puede recorrer hasta 11 km durante ese tiempo. Los machos permanecen activos más horas que las hembras.

Es un animal nocturno, por tanto, se pasa el día durmiendo oculto entre vegetación espesa o en ramas altas y frondosas. Para sobrevivir durante la noche posee una vista, tacto y oídos excelentemente adaptados para la caza nocturna.

Rara vez se puede ver, incluso dentro de su área de distribución, pues es increíblemente reservado. Pasa mucho tiempo entre vegetación y sólo se aventura en zonas abiertas durante la noche.

Ocelote en busca de alimento – Fotografía por @WCS Ecuador.

Hábitat

El ocelote habita, principalmente, en las selvas de la cuenca del amazona. Sin embargo, se encuentran bastante distribuidos y pueden encontrarse en una gran variedad de hábitats, como: bosques tropicales, pastizales, bosques de manglares y pantanos, siempre y cuando estas zonas incluyan una densa vegetación donde poder ocultarse.

Su habilidad como nadadores les permite vivir también en bosques inundados estacionalmente. También se han visto a numerosos individuos vivir cerca de asentamientos humanos.

Distribución

El ocelote se distribuye por el trópico sudamericano. Pero también puede ser encontrado desde el sur de Texas hasta el norte de Argentina.

Generalmente se encuentra en zonas por debajo de los 1.200 metros sobre el mar, pero existen excepciones como los que habitan en la Cordillera de los Andes a 3.800 m.

Alimentación

El ocelote es un animal carnívoro que caza durante la noche. Para capturarlos acecha a su presa desde el suelo. La dieta está compuesta por roedores, conejos, aves, peces, cangrejos, lagartos y serpientes. En ocasiones, pueden cazar pequeños ciervos.

Cuando no existe suficiente alimento puede cazar monos, tortugas, armadillos, oso hormigueros y incluso puede atacar a aves domésticas.

Depredadores

El ocelote tiene varios depredadores en su entorno natural, felinos como: jaguares y pumas, junto a aves rapaces como el águila arpía o la anaconda, la serpiente más grande del mundo.

Como depredador no natural, posee a los humanos que lo han cazado por su piel. También la desforestación de bosques disminuye la población de ocelotes.

Reproducción

El ocelote es capaz de reproducirse durante todo el año, pero en los extremos septentrionales y meridionales, la reproducción ocurre a finales de verano.

Una vez que la hembra es fecundada, está buscará un lugar donde dar a luz. Los lugares preferidos son las rocas, árboles huecos o zonas con matorrales densos y espinosos que les ofrece privacidad y protección.

Después de un periodo de gestación de 85 días, dará a luz entre 2 o 3 crías que nacen ciegos y con una fina capa de pelo oscuro. En un mes, las crías han crecido lo suficiente como para ser consciente de su entorno y el pelaje será más denso y colorido. Pasarán junto a su madre durante un año, cuando empiezan a ser completamente adultos independientes, aunque pueden permanecer en el territorio de su madre durante unos años más hasta que establezcan el suyo propio.

Estado de conservación

El ocelote se encuentra registrado por la UICN como unan especie de preocupación menor, es decir, que se encuentra fuera de peligro de extinguirse en sus entornos naturales.

Aunque si puede que esté en problemas en un futuro próximo, debido a que algunas poblaciones son muy pequeñas e inestables y la tendencia es que la población general está disminuyendo por la perdida de hábitat, ya que algunas zonas de la Amazonía sufren una gran deforestación. Estos factores disminuyen la probabilidad de sobrevivir para el ocelote que no puede ocultarse en los densos bosques ni encontrar alimento.

Relación con humanos

El ocelote fue un animal sagrado en la antigüedad por muchas culturas, pero durante los años 60 los humanos comenzaron a interesarse por su suave pelaje y bello estampado. Durante 1960 – 1970 eran extensamente cazados y hasta 200.000 pieles se comerciaban anualmente, que eran vendidas alrededor de 40.000 dolores en Estados Unidos. La caza de ocelotes por las pieles terminó en los años 80.

También fueron cazados para ser vendidas como mascotas exóticas. La venta de los ocelotes como mascotas cesó cuando fueron introducidas como animales en peligro de extinción.

Pare recuperar a su población se iniciación protocolos para su protección y actualmente su población ha aumentado y se encuentra fuera de peligro, pero algunas poblaciones están siendo afectadas por la deforestación y el crecimiento de asentamientos.

Cultura popular

El ocelote, en ocasiones ha sido usado como mascotas a lo largo de la historia. El cuidador más famoso fue el pinto abstracto Salvador Dalí, conocido por viajar con su ocelote domesticado.

También se piensa que fue adorado como por antiguas culturas peruanas (de forma simular a los egipcios con los gatos) que representaban al ocelote en las obras de arte.

Listado de otros animales interesantes