La civeta de las palmeras común (Paradoxurus Hermaphroditus) es conocida por muchos nombres, como civetas de palma asiática, civetas de palma común, musang y luwak. Su nombre varía en función del comportamiento de las civetas y de la región en la que se encuentran.

Aunque la civeta de las palmeras común es una de las especies de civeta más comunes, y el carnívoro mamífero más común en la isla de Palawan en las Filipinas, es uno de los mamíferos menos estudiados. Poco se sabe de su comportamiento debido a su naturaleza nocturna, tranquila y reservada.

La civeta de las palmeras común es un animal muy reservado, y lo que sabemos de ellas, en gran medida, es gracias a los zoológicos.

Características

La civeta de las palmeras común son frecuentemente llamadas «gatos comadreja» debido a su apariencia similar a la de ambos animales. Las civetas son pequeñas, pesan sólo unos tres kilogramos con un largo promedio de 50 centímetros y una cola de 48 centímetros de largo.

Tienen cuerpos alargados con patas cortas y una cola casi tan larga como su cabeza y cuerpo combinados. Su nariz es puntiaguda y sobresale de su pequeño rostro. Tienen rostros parecidos a los de los gatos, pero la civeta de las palmeras tiene el cráneo más largo y plano.

Con respecto a su cabeza, tienen grandes ojos oscuros y grandes orejas puntiagudas. El manto de las civetas de las palmeras es corto, áspero, y generalmente es negro o gris con pelos de guardia de punta negra por todas partes. Al igual que los mapaches, las caras están anilladas y tienen una mancha blanca de pelo por debajo y por encima de los ojos y a cada lado de la nariz. Pueden ser reconocidos por las rayas oscuras en su espalda y las tres filas de manchas negras pecas a cada lado de su cuerpo y cubriendo sus piernas. Sin embargo, estas marcas son menos prominentes en las crías. A diferencia de otras civetas, las colas de la civeta de las palmeras común no tienen anillos negros. En vez de eso, sólo tienen la punta negra en el extremo.

Otro factor distintivo es que el vello del cuello crece hacia atrás, mientras que otros miembros de la familia de las civetas lo hacen hacia adelante. Tienen dientes más especializados para una dieta omnívora que otras civetas que comen carne en su mayoría, tienen dientes más débiles y puntiagudos, y los carnassiales, que son aptos para cortar carne, están menos desarrollados.

Con patas plantígradas, caminan como osos y mapaches, con toda la planta de la pata en el suelo. Tienen las plantas desnudas, sus garras son semi-retráctiles, y su tercer y cuarto dedo están parcialmente unidos. Todas estas características los hacen excelentes escaladores y los ayudan en la caza.

Finalmente, tanto los machos como las hembras de esta especie tienen una glándula de olor perineal bajo la cola, que se asemeja a los testículos; la característica que les dio su nombre científico. Esta glándula se encuentra dentro de una bolsa de doble bolsillo debajo de la piel del abdomen, y se utiliza para rociar en defensa, para marcar el territorio, y para la comunicación con otros de la especie.

Comportamiento

Las civetas de las palmeras comunes son conocidas por ser nocturnas, arbóreos y en su mayoría solitarias. La depredación y la disponibilidad de alimentos son los principales factores que determinan la organización social y su actividad.

Sólo son activos durante la noche, descansando en los árboles durante el día. Se ha observado que las civetas son activas desde el atardecer hasta el amanecer, siendo más activas en las noches más oscuras que las iluminadas por una luna brillante. Tienden a ser más activos al comienzo del crepúsculo, sobre todo en la búsqueda de alimento, y luego en la búsqueda de un lugar de descanso cuando se acerca el amanecer.

Durante el día, cuando descansan, se acurrucan en los agujeros de los árboles, dentro de las grietas de las rocas o entre las vides. Cuando los suministros de alimentos son constantes en su región, las civetas suelen descansar en el mismo árbol todos los días.

Se cree que desarrollaron su comportamiento nocturno como una forma de evitar los depredadores que están activos durante el día. Típicamente rompen sus actividades con períodos cortos de descanso o con comportamientos de comodidad como el aseo, el estiramiento o el arañazo, como los gatos o otros felinos en general.

Los machos son mucho más activos que las hembras, y los machos dominantes son más activos que los sumisos. Todas son más activas cuando la comida es abundante y cuando hay menos depredadores en el exterior. La presencia de alimentos también afecta si las civetas tienen o no territorios superpuestos. Cuando los alimentos están disponibles en toda la región, los territorios no se superponen, pero cuando necesitan buscar alimentos, normalmente deambulan por otros territorios.

Los machos viajan más en un día que las hembras, y tienen un rango típico de movimiento de diecisiete kilómetros cuadrados. Son tanto buscadoras como cazadoras. Son como los gatos, ya que a menudo acechan a sus presas desde un escondite lejano y luego se abalanzan sobre ellas. También van de árbol en árbol en busca de frutos, o escarban y excavan en la tierra en busca de gusanos.

Son expertos escaladores, ayudados por sus garras y por sus fuertes patas traseras. Sin embargo, debido a su cola no aprensiva, son menos ágiles que otras civetas. Por esa razón, se mueven más lentamente y necesitan agarrar ramas para moverse de árbol en árbol, en lugar de saltar.

Comunicación y Percepción

Son típicamente silenciosos, pero pueden hacer un ruido que suena similar al de los maullidos. También gruñen, silban y escupen cuando son alarmados o acosados. En lugar de usar vocalizaciones, las civetas usan su glándula olfativa como su principal medio de comunicación. Marcan sus áreas de distribución arrastrando sus glándulas anales por el suelo. Las civetas rara vez se comunican vocalmente, excepto cuando están agitadas o siendo atacadas.

Generalmente se basan en las marcas de olor y las respuestas olfativas para comunicarse. Son capaces de secretar olores que se identifican por sí mismos a partir de su glándula perineal, orina, heces y glándulas cutáneas. Marcan los sustratos predominantemente arrastrando su glándula perineal encima de ellos, pero también se frotan la región del cuello de la oreja y los talones, y arrastran el ano. Los machos marcan los objetos con su olor con mucha más frecuencia que las hembras de la especie. Esto se debe probablemente a que son más territoriales y dominantes que las hembras.

Los aromas que quedan del arrastre de la glándula perineal permanecen en el medio ambiente más tiempo que cualquier otro olor que producen y se utilizan como una fuente de información a largo plazo sobre ese animal.

Hábitat

Las civetas viven en una gran variedad de hábitats. Viven naturalmente en bosques templados y tropicales, pero en áreas desarrolladas también se encuentran en parques, jardines suburbanos, plantaciones y huertos frutales.

El lugar donde esta civeta de las palmeras decide vivir depende principalmente de la disponibilidad de alimentos y de la presencia de áreas en las que puedan descansar, como huecos de árboles, grietas en las rocas o follaje denso. Son arbóreas, por lo que pasan la mayor parte de su tiempo en árboles frutales e higueras, prefiriendo los árboles más altos con copas y vides muy densas para su aislamiento y protección. Su rango de elevación se extiende hasta aproximadamente 600 metros de altura.

Distribución

La civeta de las palmeras son nativas de regiones dentro y alrededor de Asia, que van desde el este hasta Filipinas y el oeste hasta Cachemira. Están muy extendidos, pero se encuentran principalmente en el sur de China, el norte del Himalaya, el sur de la India y las islas del Océano Índico, el Mar de China Meridional y el Mar de Filipinas. Las poblaciones de la civeta de las palmeras común se encuentran en Sumatra, Bután, Java, Borneo, Sri Lanka, Tailandia, Vietnam, Camboya, Malasia, Indonesia, Laos, Nepal, Singapur y las Islas Sundas.

Rango de distribución

Generalmente, permanecen en áreas boscosas durante la mayor parte de su vida en un área típica que va de 1.4 a 50 kilómetros cuadrados. Varios estudios sobre el alcance y los hábitos de movimiento utilizando collares de seguimiento por radio. Encontraron que los machos tienen rangos mucho más grandes que las hembras, en 17 kilómetros cuadrados y 2 kilómetros cuadrados, respectivamente. A lo largo de la noche recorren varios cientos de metros, con una distancia media de 215 metros, en su mayoría en busca de alimento.

La civeta de las palmeras común es un pequeño felino activo durante la noche.

Alimentación

La civeta de las palmeras a veces se comparan con los mapaches en Norteamérica, en el sentido de que ocupan un nicho similar. Son oportunistas y adaptables, comen lo que sea que haya disponible; sin embargo, son predilectamente carnivos, aunque también frugívoros, prefiriendo las bayas y las frutas pulposas que cualquier otra cosa.

Se dice que se alimentan de más de 35 especies diferentes de árboles, arbustos y enredaderas. Las civetas de palma asiáticas trepan a los árboles frutales para obtener su alimento. Sus árboles favoritos para alimentarse son las higueras y las palmeras, de ahí el origen de uno de sus nombres comunes. Las civetas de palma se caracterizan por su capacidad de recoger los mejores y más maduros frutos, dejando los otros para más tarde. Son particularmente aficionados al chiku, los mangos, los plátanos, el rambután y las papayas. Como las civetas son forrajeras, se encuentran frecuentemente en jardines urbanos, plantaciones y huertos en busca de alimento. Además de su dieta normal de frutas, las civetas también comen ratas, musarañas, ratones, pájaros, insectos, gusanos, semillas, huevos, reptiles, caracoles, escorpiones y más.

Rol en el ecosistema

La civeta de las palmeras común se alimenta de las semillas de muchos árboles de su zona, como las palmeras (Pinanga kuhlii y Pinanga zavana). Ellos son los principales contribuyentes a la dispersión de estas semillas, ya que tienden a pasarlas en sus heces a varios cientos de metros de donde se consumieron las semillas. Esto también estimula la germinación de las semillas, lo que ayuda a la regeneración de los bosques.

Depredadores

Se cree que las características arbóreas y nocturnas de las palmeras se han desarrollado como un mecanismo para evitar a los depredadores. Son más comúnmente cazados por gatos grandes, como tigres y leopardos, y reptiles, como grandes serpientes y cocodrilos.

Depredadores conocidos

Reproducción

Las civetas de las palmeras son nocturnas y reservadas, por lo que su comportamiento reproductivo se ha observado principalmente en un zoológico y su sistema de apareamiento es desconocido. Se sabe que son vivíparas y que típicamente dan a luz en huecos de árboles. A pesar de ser generalmente solitarias, se juntan en los mismos árboles en reposo para aparearse continuamente durante un período de uno a quince días.

Las civetas encuentran pareja usando marcas de olor de sus glándulas anales, indicando la edad, sexo, receptividad, relación de parentesco y si son familiares. Son sexualmente receptivas todo el año con un ciclo estral promedio de aproximadamente 82 días.

Normalmente tienen hasta dos camadas al año y los cachorros nacen de octubre a diciembre. Se adentran en árboles en reposo para aparearse, dar a luz y cuidar de las crías, pasando todo el período de apareamiento en el árbol de su elección.

Las parejas tienden a elegir árboles para este período en las proximidades de otros miembros de su grupo. Después de un período de gestación de dos meses, la civeta de las palmeras común dan a luz de dos a cinco crías en huecos de árboles o hendiduras de roca para guardar el secreto y protegerse.

Los cachorros nacen con los ojos cerrados y el pelo cubriendo sus cuerpos. Los bebés son muy pequeños, pesan sólo unos 80 gramos al nacer. A los 11 días, sus ojos se abren y a los dos meses ya están destetados. Después de unos tres meses, estas civetas se consideran adultas, pero no son sexualmente maduras hasta que tienen alrededor de un año de edad.

Las civetas se clasifican como áltricas, lo que significa que las crías necesitan cuidados de sus padres después de nacer. Poco se sabe sobre la inversión de los padres, ya que las crías no abandonan los huecos de los árboles en los que nacen hasta después de haber sido destetadas. Sin embargo, se cree que las hembras son responsables del cuidado de las crías, proveyendo leche para nutrirse de sus glándulas mamarias, además de ser las encargadas de destetarlas.

Longevidad

Las civetas viven típicamente en libertad unos 15 a 20 años. Viven más tiempo en cautiverio, viviendo hasta 24 años y 5 meses, el mayor registrado.

Es muy raro ver a una civeta de las palmeras común de día.

Estado de conservación

La civeta de las palmeras común no se consideran en peligro de extinción aunque si están catalogadas como vulnerables (VU), y en sus áreas nativas las leyes las protegen, como Malasia y Sichuan, China. También están protegidos por la Ley de Protección de la Vida Silvestre de la India, de 1972, y figuran como vulnerables en la lista roja de China por caza excesiva. Según la UICN, las civetas de las palmeras comunes son poco preocupantes porque tienen una distribución amplia, grandes poblaciones, son altamente adaptables y tienen una tendencia poblacional estable.

A pesar de que las civetas no están actualmente en peligro, sus hábitats son cada vez más pequeños debido a la tala excesiva y a la tala de tierras para plantaciones de aceite de palma. Algunos gobiernos han comenzado a monitorear la tasa de tala y a exigir a los desarrolladores que obtengan permisos o licencias para hacerlo. También se ha hecho un esfuerzo para replantar algunos de los bosques perdidos.

Relación con humanos

Positiva

Uno de los primeros usos para los que los seres humanos han utilizado las civetas fue su almizcle de olor dulce. En el pasado se utilizaba para tratar cosas como la sarna, pero hoy en día sólo se utiliza para perfumar.

Para obtener aceite de civeta, la glándula de olor debe ser raspada con una herramienta especial, lo cual es una tarea difícil y si no se hace correctamente es doloroso para la civeta. El almizcle también puede producirse cuando se acosa a la civeta. A menudo, esta industria es apoyada por los tramperos que entran al medio silvestre y capturan civetas silvestres para obtener su aceite. La gente también usa civetas como cazadores de roedores, ya que comen ratas y ratones.

Las civetas de las palmeras comunes son más conocidas por ayudar en la producción de un café caro, Kopi luwak, al pasar las cerezas de café a través de su tracto digestivo. A medida que las cerezas pasan por los tractos digestivos de las civetas, adquieren un sabor único y la gente extrae estos huesos de las heces de las civetas. Este café tiene una gran demanda debido a la tendencia de las civetas a recoger sólo las cerezas de café más maduras. Kopi luwak es el café más caro del mundo y se vende a más de cien dólares el gramo.

Negativa

El problema más común que las civetas de las palmeras comunes causan a los humanos es el saqueo de plantaciones y huertos para obtener sus frutos. Los dueños de estas tierras toman represalias matándolos. Además, las civetas que viven en los techos o en los graneros hacen mucho ruido por la noche, lo que hace que la gente piense que son una molestia.

Listado de otros animales interesantes