Abeja melífera

Publicado el 25 julio, 2018
Abeja melífera
5 (100%) 4 votos

La abeja melífera o abejas productoras de miel, también conocido como apis en latín, aunque es una de las abejas más populares, representa sólo un pequeño porcentaje de las especies de abeja. Esta especie son el único grupo superviviente de abejas de la subclase Apini, que pertenece al género Apis. Son conocidos por producir y almacenar miel, o azúcar licuada, así como por construir nidos impresionantes utilizando cera segregada por las obreras de una colonia en particular.

La abeja melífera es un miembro de la clase de insectos Insecta. Estos insectos son miembros de la subfamilia Apinae, que producen y almacenan azúcar licuada, también conocida como miel.

Las colmenas de las abejas de la miel han proporcionado desde hace mucho tiempo a los seres humanos miel y cera. Estos usos comerciales han dado lugar a una gran industria apícola, aunque todavía existen muchas especies en estado silvestre.

La abeja es indispensable para la polinización.

La abeja es indispensable para la polinización.

Características

Miden unos 15 mm de largo y son de color marrón claro, generalmente son criaturas de forma ovalada con colores amarillo-oro y bandas marrones. Aunque el color del cuerpo varía entre especies y algunas tienen cuerpos predominantemente negros, casi todas tienen estrías que varían de oscuro a claro. Estas rayas claras y oscuras sirven para la supervivencia de la abeja melífera: a diferencia de otras especies que se esconden cuando perciben a los depredadores cerca, los cuerpos de colores brillantes de la abeja actúan como una advertencia a los depredadores o ladrones de miel de su capacidad para picar y defenderse a si misas, o a sus compañeras.

Anatomía

El cuerpo de la abeja está segmentado: aguijón, patas, antena, tres segmentos del tórax y seis segmentos visibles del abdomen.

La cabeza está formada por los ojos, las antenas y las estructuras de alimentación. Los ojos incluyen el ojo compuesto y el ojo simple: el ojo compuesto ayuda a las abejas a entender el color, la luz y la información direccional de los rayos UV del sol, mientras que la función del ojo simple, también llamado ocelo, ayuda a determinar la cantidad de luz presente.

La función de las antenas es oler y detectar olores y medir la velocidad de vuelo. La mandíbula es utiliza para comer polen, cortar y dar forma a la cera, alimentar a las larvas y a la reina, limpiar la colmena, asearse y pelear.

El tórax de la abeja consiste en las alas, las patas y los músculos que controlan su movimiento. Su ala delantera, que es típicamente más grande que el ala trasera, se utiliza para el vuelo y como un mecanismo de enfriamiento, mientras que este último se utiliza para alejar el calor y enfriar la colmena.

Por último, los seis segmentos del abdomen incluyen los órganos reproductores femeninos en la reina, los órganos reproductores masculinos en el zángano y el aguijón tanto en las obreras como en la reina.

Comportamiento

En la naturaleza, las colmenas se encuentran a menudo en los agujeros de los árboles y en las grietas de las rocas. La colmena está hecha de cera de las glándulas abdominales especiales de las obreras. Los trabajadores barren unas cuantas escamas de cera del abdomen y mastican estas escamas hasta que la cera se ablanda. Los trabajadores luego moldean la cera y la usan para hacer celdas para formar la colmena.

A diferencia de otras especies de abejas, las abejas de la miel no hibernan durante los períodos fríos. En cambio, permanecen dentro de los nidos acurrucados muy juntos, compartiendo el calor corporal y alimentándose de los alimentos almacenados.

Son criaturas sociales y viven en colonias. Sin embargo, muestran un comportamiento agresivo dentro de las colonias: los zánganos son expulsados de sus nidos durante el clima frío, y una reina a veces pica a otras reinas durante las peleas de apareamiento por el dominio.

Tipos

Todas las abejas melíferas son insectos sociales y cooperativos. Los habitantes de una colmena se dividen generalmente en tres tipos:

Obreras

Las obreras son las únicas abejas que la mayoría de la gente ve. Estas son hembras que no están desarrolladas sexualmente. Las obreras buscan comida (polen y néctar de las flores), construyen y protegen la colmena, limpian, hacen circular el aire batiendo sus alas y realizan muchas otras funciones sociales.

Una abeja obrera

Una abeja obrera

La reina

El trabajo de la reina es simple: poner los huevos que desovarán la próxima generación de abejas de la colmena. Normalmente sólo hay una reina en una colmena. Si la reina muere, las obreras crearán una nueva reina alimentando a una de las larvas con una dieta exclusiva de un alimento llamado “jalea real”. Este elixir permite que la trabajadora se convierta en una reina fértil. Las reinas también regulan las actividades de la colmena produciendo químicos que guían el comportamiento de las otras abejas.

Una abeja reina

Una abeja reina

Zánganos

Las abejas macho son llamadas zánganos, la tercera clase de abejas melíferas. Varios cientos de zánganos viven en cada colmena durante la primavera y el verano, pero son expulsados durante los meses de invierno cuando la colmena entra en un modo de supervivencia magra.

Un zángano

Un zángano

Comparativa de tamaño

Podemos apreciar el tamaño de las tres clases.

Podemos apreciar el tamaño de las tres clases.

Hábitat

Los investigadores creen que los hábitats originales son los climas tropicales y las áreas densamente boscosas. Las abejas pueden prosperar en ambientes naturales o domesticados, aunque prefieren vivir en jardines, bosques, huertos, praderas y otras áreas donde abundan las plantas con flores. Dentro de su hábitat natural, las abejas de la miel construyen nidos dentro de las cavidades de los árboles y debajo de los bordes de los objetos para esconderse de los depredadores.

Debido a que las abejas de la miel han sido domesticadas para producir miel para el consumo humano, ahora se encuentran en todo el mundo en diferentes hábitats.

Las abejas de la miel en climas templados, como las abejas europeas, almacenan cantidades mayores de miel que otras subespecies, ya que necesitan mantener cierta temperatura dentro del nido para sobrevivir durante el invierno. Las abejas que viven en estos climas se adaptan bien a su entorno sólo cuando las obreras han creado un gran nido con interiores bien aislados. Para recolectar suficiente miel para el invierno siguiente, las recolectoras enjambran a principios de la primavera.

Debido a que las abejas de la miel en hábitats tropicales, como las abejas africanas, no experimentan largas semanas de clima frío, no necesitan construir nidos grandes y bien aislados, producir miles de obreras o almacenar grandes cantidades de miel. Para una abeja melífera en un hábitat tropical, la enjambrazón depende en gran medida de la abundancia de fuentes de alimento, más que de factores estacionales. Sin embargo, independientemente de vivir en climas tropicales o templados, las abejas de la miel mantienen sus colmenas con una temperatura constante de unos 35 ºC.

Durante el invierno, las abejas de la miel consumen miel y utilizan su calor metabólico para proporcionar calor a todos los individuos de una colonia. Por el contrario, utilizan el líquido del néctar almacenado como refrigerante evaporativo durante las estaciones más cálidas. Estos métodos aseguran que los cambios estacionales no afecten sus hábitats interiores.

Distribución

Las especies de la abeja se encuentra en todo el mundo y se pueden ver en muchos lugares diferentes, incluyendo Europa y los Estados Unidos. Son más visibles en verano y a finales de la primavera, cuando las nuevas reinas abandonan sus antiguas colonias junto con miles de obreras para construir nuevos nidos. En este momento, se pueden ver grandes grupos de abejas enjambrando juntas para encontrar un nuevo lugar de anidación. Un enjambre tarda aproximadamente 24 horas en localizar un nuevo sitio de anidación. Aunque la mayoría de los enjambres son inofensivos, ciertas especies de abejas son extremadamente agresivas y pueden atacar sin provocación.

Debido a que las abejas de la miel se encuentran en todo el mundo, su naturaleza y comportamiento pueden variar. Por ejemplo, mientras que las abejas italianas son generalmente más dóciles, las abejas alemanas y africanas pueden mostrar un comportamiento extremadamente defensivo. Sin embargo, todas pueden ponerse a la defensiva cuando son provocadas y pueden perseguir a humanos o animales a cientos de metros.

Alimentación

Para que produzcan miel, consumen polen y néctar de una variedad de flores. Son atraídas por jardines y campos que ofrecen una variedad de vegetación con flores.

El polen, una sustancia similar al polvo, es producido por varias plantas con flores. El polen es uno de los alimentos naturales más puros y ricos, que contiene todos los requerimientos nutricionales de una abeja melífera: azúcar, carbohidratos, proteínas, enzimas, vitaminas y minerales. El néctar es un líquido dulce que se encuentra en las flores. Las abejas de la miel recolectan néctar y lo convierten en miel.

La mayoría de las larvas de las abejas de la miel comen miel, pero las larvas que son elegidas para convertirse en futuras reinas serán alimentadas con jalea real. La jalea real es una secreción blanca producida por abejas obreras jóvenes. Está compuesto de polen y productos químicos de las glándulas de las abejas obreras. La jalea real contiene suplementos dietéticos, estimulantes de la fertilidad y otros medicamentos, así como vitaminas B. Las obreras y los zánganos son alimentados con jalea real durante los primeros días de desarrollo larvario, mientras que las futuras larvas de reina consumen jalea real durante todo su desarrollo.

Dado que las reinas de las abejas de la miel sólo comen jalea real, crecen rápidamente y se convierten en el doble del tamaño de una abeja de la miel ordinaria. Debido al rico valor nutritivo de la jalea real, las reinas pueden sobrevivir cinco años y poner hasta 2.000 huevos al día.

Las abejas de la miel recolectan polen y néctar de una variedad de plantas con flores, incluyendo el algodoncillo, el diente de león, el trébol, la vara de oro y una variedad de árboles frutales. Sólo las obreras buscan comida, consumiendo tanto néctar de cada flor como pueden. Después de buscar alimento, las obreras regresan a la colmena y pasan el néctar recolectado a otra obrera. Esta trabajadora sostiene el néctar en su lengua hasta que el líquido se evapora, creando miel. La miel se almacena en una celda dentro de la colmena.

Depredadores

Varios grupos de animales se aprovechan de las abejas melíferas, incluyendo anfibios, pequeños reptiles, aves, mamíferos, arácnidos y otros insectos. También se sabe que la lubina come abejas melíferas. Debido a su pequeño tamaño, estos insectos son una fuente de alimento común para muchas especies de animales.

Las ranas y los sapos, que son principalmente anfibios nocturnos, cazan abejas melíferas cerca de las aberturas de las colmenas. Los lagartos, zorrillos, zarigüeyas, mapaches, ratones, colibríes, grandes mosqueros crestados, arañas doradas, arañas pescadoras de seis manchas, arañas saltadoras y musarañas también son depredadores naturales de estos insectos.

Reproducción

Sólo la abeja reina y los zánganos tienen un sistema reproductivo completamente desarrollado. Las obreras tienen un sistema reproductivo atrófico (Sistema reproductor no desarrollado). Siete días después de su incubación, la reina vuela fuera de la colmena, donde se reúnen los zánganos, y se aparea generalmente con 8-12 zánganos en el aire y en una altura aproximada de 25 metros, a temperaturas superiores a 20°C, con una velocidad del viento inferior a 28 km/h y durante las horas de la tarde.

Durante el apareamiento, los genitales del zángano se invierten y salen de su cuerpo, y con la contracción de los músculos abdominales, eyacula. Más tarde, sus genitales son cortados de su cuerpo causando su muerte. Partes de sus genitales permanecen dentro de la vagina de la reina, llamada “signo de apareamiento”, y son removidos por el siguiente zángano.

El apareamiento dura de 5 a 18 minutos. La reina almacena todo el espermatozoide y su glándula excreta nutrientes para la supervivencia de casi 7.000.000 de espermatozoides, que son adecuados para el resto de su vida. Por lo tanto, durante la puesta de huevos, la abeja reina elige si va a fertilizar cada huevo que pasa por su oviducto.

Determinación de género

La abeja reina pone dos tipos de huevos: huevos fertilizados y no fertilizados. Los huevos no fertilizados se convertirán en zánganos, mientras que los fertilizados se convertirán en individuos femeninos. Esta determinación se llama determinación de género. Posteriormente, las hembras pueden convertirse en reinas u obreras, dependiendo de su nutrición durante la etapa larvaria.

Las larvas que crecen hasta convertirse en abejas reinas se alimentan exclusivamente con abundantes cantidades de jalea real durante todo el período de alimentación, mientras que las larvas que se convierten en obreras durante los tres primeros días se alimentan con cantidades muy pequeñas de jalea real y el resto de los días con polen y miel. Esta determinación se llama determinación de casta.

Ciclo de vida

Para que una abeja complete su desarrollo pasa por tres etapas: huevo, larva y pupa. Todos los huevos provienen de la abeja reina del colmenar y son grandes, largos y estrechos y tienen un lugar especial dentro de la celda. Después de tres días, los huevos están listos para la incubación de la larva. Las larvas en desarrollo son alimentadas por las obreras con jalea real, polen y miel hasta el día en que las células son selladas con cera de abeja. Después de sellar las células, las larvas giran un capullo a su alrededor y entran en el estado de pupa. El tiempo de desarrollo en un insecto es diferente para cada individuo. Para convertirse en abeja reina, se necesitan 16 días a partir del día en que se pone el huevo; para convertirse en obrera se requieren 21 días y para convertirse en zángano deben pasar 24 días.

Estado de conservación

En Europa, el 0,4% de las especies están En Peligro Crítico, el 2,4% En Peligro y el 1,2% Son Vulnerables. Otro 5,2% está clasificado como Casi Amenazado. En la UE 27, el 0,3% de las especies están En Peligro Crítico, el 2,4% En Peligro y el 1,3% Son Vulnerables. Otro 5,4% está clasificado como Casi Amenazado.

Cultura popular

La abeja Maya es una serie japonesa de animación estrenada el 1 de abril de 1975, la serie fue nombrada como Las aventuras de la abeja Maya en España e Hispanoamérica y  Mitsubachi Maya no bōken (みつばちマーヤの冒険) en Japón, su país original de emisión.

La abeja Maya es una abeja obrera alocada y siempre se mete en líos, tiene la misión de buscar miel junto al Zángano Willy, su mejor amigo.

La abeja maya y su amigo Willy, el zángano.

La abeja maya y su amigo Willy, el zángano.

Listado de otros animales interesantes

Imagen de una oropéndola

Rana dardo venenosa

El colimbo grande es un pescador nato.

Colimbo grande