El demonio de Tasmania (Sarcophilus harrisii), también conocido como diablo de Tasmania es un pequeño marsupial con rasgos de rata, dientes afilados y pelo negro o marrón grueso. Por diminuto que sea, no te dejes engañar: esta criatura tiene un estilo de lucha que es bastante intimidante.

Podemos apreciar el pelaje del demonio de Tasmania.

Especies

Existen dos subespecies: Sarcophilus harrisii dixonae y Sarcophilus harrisii harrisii

Taxonomía

Aquí está la taxonomía de los demonios de Tasmania, de acuerdo con el Sistema Integrado de Información Taxonómica (ITIS):

  • Reino: Animalia
    • Subreino: Bilateria
      • Infrareino: Deuterostomia
  • Filo: Chordata
    • Subfilo: Vertebrata
    • Infrafilo: Gnathostomata
  • Superclase: Tetrapoda 
    • Clase: Mammalia
      • Subclase: Theria
      • Infraclase: Metatheria
  • Orden: Dasyuromorphia
  • Familia: Dasyuridae
    • Subfamilia: Dasyurinae
  • Tribu: Dasyurini  
  • GéneroSarcophilus
  • EspecieSarcophilus
    • SubespeciesSarcophilus harrisii dixonaeSarcophilus harrisii harrisii

Características

Los demonios de Tasmania son el marsupial carnívoro más grande. Tienen una longitud corporal entre 52 y 80 cm, una longitud de cola entre 23 y 30 cm y pesan entre 4 y 12 kg (8,75 – 26 libras).

Su pelaje es de color negro con una mancha blanca en la garganta y manchas en los costados y en la rabadilla. Tienen una constitución robusta con una cabeza extremadamente grande. Su mandíbula es fuerte y tienen dientes molares pesados que se adaptan bien a su dieta.

Almacenan grasa en la cola, por lo que un animal poco sano suele tener una cola delgada. Sus largos bigotes les ayudan a localizar presas cuando buscan comida en la oscuridad o les ayudan a detectar cuando otros demonios están cerca durante la alimentación. Cuando se agitan pueden producir un olor acre que es lo suficientemente fuerte como para rivalizar con el de una mofeta.

Los demonios de Tasmania tienen buenos sentidos de la vista, el oído, el olfato, el tacto y el gusto. Tienen una variedad de vocalizaciones que utilizan para comunicarse, que incluyen un chillido escalofriante y gruñidos agresivos, así como gestos físicos como bostezar y levantar la cola.

Las patas delanteras del diablo de Tasmania son más largas que las patas traseras.Aunque es pequeño, tiene una de las mordeduras más poderosas del mundo animal, debido a su mandíbula muscular.

Aunque son torpes en tierra, los demonios de Tasmania son buenos trepadores de árboles.

Tamaño

El verdadero demonio de Tasmania no se parece al famoso personaje de dibujos animados. No es del mismo tamaño que los humanos, por ejemplo. Tampoco atraviesa sus alrededores como un tornado en remolino. El diablo de Tasmania mide entre 51 y 79 centímetros y pesa sólo entre 4 a 12 kilogramos.

Comportamiento

La caricatura del diablo de Tasmania tiene una cosa en común con la criatura real: el mal caracter. Cuando el diablo se siente amenazado, se enfurece, gruñe, se abalanza y muestra sus dientes. También produce unos gritos estridentes que pueden parecer muy diabólicos. Puede ser debido a este temperamento que el diablo de Tasmania es una criatura solitaria.

El diablo de Tasmania también es nocturno; duerme durante el día y está despierto por la noche. Durante la noche, a veces viajan hasta 16 km para cazar.

Hábitat

Aunque los demonios de Tasmania pueden vivir en cualquier parte de la isla de Tasmania, prefieren los matorrales y bosques costeros, según National Geographic. Pero no importa en qué área de la isla habitan, estos animales duermen bajo las rocas o en cuevas, troncos o madrigueras.

Distribución

El diablo de Tasmania se encuentra en la isla de Tasmania en Australia, un área de aproximadamente 35.042 millas cuadradas (90.758 kilómetros cuadrados).

Alimentación

El diablo de Tasmania es el marsupial carnívoro más grande del mundo, según National Geographic. La mayoría de las veces, comen pájaros, serpientes, peces e insectos. A menudo, se dan un festín con cadáveres muertos, llamados carroña. A veces, muchos demonios convergen en un cadáver, y se producen enfrentamientos.

Cuando comen, estos pequeños marsupiales no desperdician ninguna parte del animal; se comen los huesos, el pelo, los órganos y los músculos de su presa.

Un grupo de imps comiendo.

Depredadores

Los demonios de Tasmania sólo tienen unos pocos depredadores naturales. Las principales amenazas para estos animales provienen de las enfermedades, las especies introducidas y las actividades humanas en curso. El mayor y más obvio cazador de demonios de Tasmania, el tigre de Tasmania, se extinguió hace muchos años. Los demonios de Tasmania solían habitar gran parte de la Australia continental, pero ahora están confinados enteramente a la isla de Tasmania.

Mamíferos

Los demonios de Tasmania ya no se encuentran en la Australia continental, y esto se debe probablemente a otro mamífero. Los perros o dingos asiáticos fueron probablemente introducidos en Australia hace varios miles de años y han prosperado desde entonces. El tigre de Tasmania o tiralacina era un gran carnívoro que casi con toda seguridad comía demonios de Tasmania, ya que su presa incluía varios otros mamíferos de tamaño comparable. Sin embargo, es probable que las tiralacinas fueran cazadas hasta su extinción, y el último individuo murió en un zoológico en 1936. Los informes de avistamientos desde entonces no están confirmados e incluso si unos pocos individuos han sobrevivido, no constituirían una amenaza seria para los demonios de Tasmania.

En Tasmania, las dos especies de quoll, marsupiales felinos, pueden capturar a las crías de estos marsupiales. Los carnívoros introducidos, incluyendo zorros, gatos y perros domésticos, también pueden capturar imps sin protección, aunque es poco probable que cazen adultos. Si la comida es extremadamente excasa, los demonios adultos de Tasmania, especialmente los no relacionados, podrían ser otra amenaza para las crías de su misma especie.

Pájaros

Las aves rapaces, como los búhos y las águilas, pueden comer crías del diablo de Tasmania, y de hecho lo hacen. Dado que los búhos cazan de noche y otras aves rapaces durante el día, no hay tiempo seguro para los individuos muy pequeños. Con un peso de aproximadamente 11 kilogramos y una longitud de 30 centímetros, los adultos son demasiado grandes y pesados.

Reproducción

Los demonios de Tasmania suelen aparearse una vez al año en marzo. Las madres marsupiales tienen un período de gestación de alrededor de tres semanas, y los bebés nacen en abril. Tendrá hasta 5 crías a la vez. Las crías, llamadas imps, son rosadas y sin pelo y sólo del tamaño de un grano de arroz.

Al nacer, los imps deben correr hasta la bolsa de la madre, donde compiten por una de sus cuatro tetas. Sólo esos cuatro tendrán una oportunidad de sobrevivir; los otros morirán debido a la desnutrición.

Un imp, o cría de diablo de Tasmania.

Los bebés permanecen en su bolsa durante cuatro meses. Una vez que salen, son destetados, y la madre cargará a los imps en su espalda. Para los ocho o nueve meses, los imps están completamente desarrollados.

Longevidad/vida util

Los demonios de Tasmania viven de cinco a ocho años.

Estado de conservación

Según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, los diablos de Tasmania están en peligro y su población está disminuyendo. En 2007, la UICN estimó que la población podría haber sido de unos 25.000 adultos.

La población del diablo de Tasmania ha disminuido por lo menos en un 60 por ciento desde 2001 debido a un cáncer llamado enfermedad de tumor facial del diablo (DFTD, por sus siglas en inglés). El DFTD hace que se formen tumores en el área facial del diablo, lo que dificulta su alimentación. Eventualmente, el animal muere de hambre. El Programa Salvemos al Diablo de Tasmania es una iniciativa creada por los gobiernos de Australia y Tasmania para salvar a los animales del DFTD.

Relación con humanos

Como habitantes de los bosques, los demonios de Tasmania se ven muy afectados por la deforestación, lo que equivale a la destrucción del hábitat tanto para los demonios como para los animales de los que se alimentan. Los humanos talan el bosque para la agricultura y la industria.

Como todos los animales salvajes, los demonios de Tasmania se ven afectados por la contaminación y el fenómeno del calentamiento global. A medida que los hábitats son destruidos por la contaminación del aire y del agua, que proviene de la industria humana, animales como los demonios de Tasmania se están restringiendo cada vez más en sus hábitats.

A medida que los humanos entran en la zona, los demonios de Tasmania ven cómo sus hábitats seguros se reducen. La sociedad humana trae consigo el peligro adicional de que el contacto sea un demonio y un pueblo de Tasmania. Esto lleva a la posible muerte de los demonios a través de accidentes con los automóviles.

Cultura popular

El Demonio de Tasmania, a menudo abreviado como Taz, es un personaje de Looney Tunes.

Taz es generalmente retratado como un adolescente tonto con un temperamento notoriamente corto y tiene poca paciencia. Come de todo, con un apetito que parece no tener límites. Taz es mejor conocido por su habla que consiste principalmente en gruñidos, escofinas y chillidos, y su habilidad para girar y morder casi cualquier cosa.

Según el episodio de los Toonheads «Tasmanian Devil», Taz «tenía el carácter de Yosemite Sam» y es «más tonto que Elmer Fudd».

Taz.
Derechos de autor: Warner Bros.

Listado de otros animales interesantes