El lobo es el miembro no doméstico perteneciente a la familia de los perros (Canidae). Se piensa que sobrevivió a la edad de hielo, y la especie posee una antigüedad de unos 300.000 años.

Los lobos fueron domesticados hace varios miles de años, y la cría selectiva produjo perros.

Primer plano de un lobo
Primer plano de un lobo

Especies

El lobo pertenece a la especie Canis Lupus. Aunque existen varias subespecies, pero los científicos no se ponen de acuerdo en el número de ellas, y aún existen dudas en sus clasificaciones, pues la mayoría de ellas son híbridos.

  • Perro doméstico (Canis lupus familiaris) –
  • Lobo europeo, común o eurasiático (Canis lupus lupus) – Europa y Asia.
  • Lobo siberiano (Canis lupus albus) – Norte de Rusia.
  • Lobo artículo, polar o blanco (Canis lupus arctos) – Ártico canadiense.
  • Lobo mexicano (Canis lupus baileyi) – México y suroeste de Estados Unidos.
  • Lobo de Baffin (Canis lupus manningi) – Este de Groenlandia.
  • Lobo del Yukón o L. negro de Alaska (Canis lupus pambasileus) – Alaska (Yukón y alrededores).
  • Dingo (Canis lupus dingo) – Sureste de Asia y Australasia.
  • Lobo árabe (Canis lupus arabs) – Egipto, Jordania, península arábiga y Israel.
  • Lobo itálico o italiano (Canis lupus italicus) – Península Itálica
  • Lobo de Vancouver (Canis lupus crassodon) – Isla de Vancouver.
  • Lobo del Mackenzie (Canis lupus occidentalis) – Alaska y noroeste de Canadá.
  • Lobo indio (Canis lupus pallipes) – Oriente Medio y suroeste de Asia hasta India.
  • Lobo indio (Canis lupus signatus) – Península Ibérica.
  • Perro cantor de Nueva Guinea (Canis lupus hallstromi) – Nueva Guinea
  • Lobo rojo (Canis lupus rufus) – Sureste de Estados Unidos

Existen otras especies de animales llamadas lobos, pero que no pertenecen al género Canis, como: lobo de crin, lobo de mar y lobo de Tasmania.

Híbridos

El lobo rojo tiene una longitud entre 105 – 125 cm, excluyendo la cola que mide entre 33 – 43 cm y pesa entre 20 – 37 kg. Antiguamente no era considerado una especie distinta del lobo, pero diversos estudios moleculares determinaron que es un híbrido entre el lobo gris y el coyote, y que más del 75% de su ascendencia proviene del los coyotes. Actualmente sigue habiendo discrepancia entre si considerarlo una subespecie o una especie distinta.

El lobo oriental es nativo del este de Norteamérica y posee un fuerte parecido con el lobo gris, tanto en tamaño como en coloración. Durante mucho tiempo fue considerado una subespecie con el nombre taxonómico C.lupus lycaeon. Durante la primera parte del siglo XXI fue reconocido como especie única C.lycaeon, pero estudios moleculares recientes reportan que son híbridos de lobos grises y coyotes.

El lobo etíope (C. simensis), actualmente en peligro crítico de extinción, posee un aspecto muy similar al del coyote.

Extintos

La especie (Dusicyon australis) de las Islas Malvinas (Falkland Islands), o de la Antártida, ahora extinto, se apartó de los lobos norteamericanos hace unos seis millones de años. Aunque el Istmo de Panamá, que permitió la migración de cánidos a Sudamérica, no se formó hasta hace 2,5 millones de años, D. australis de alguna manera pudo llegar a las Falkands.

El lobo feroz (C. dirus) era común en el oeste de Norteamérica durante la época del Pleistoceno, pero ahora está extinto. Era el lobo más grande que se conoce, siendo de nuevo la mitad de grande que el lobo gris moderno.

Características

Un lobo típico posee un tamaño de unos 2 metros de longitud, incluyendo la cola de medio metro de largo. Del suelo al hombro mide 76 cm y pesa alrededor de 45 kg, aunque por lo general, su peso oscila entre 14 – 65 kg dependiendo de la zona geográfica donde habite. La hembra es un 20% más pequeña que los machos.

Están hechos para ser un gran depredador, ser resistente y viajar. Las largas patas y grandes pies y su profundo pecho estrecho les sirven para pasar toda su vida en movimiento. Los sentidos agudos, los grandes dientes caninos, las poderosas mandíbulas y la capacidad de perseguir presas a 60 km/h preparan al lobo para una forma de vida depredadora.

El pelaje está formando por un pelo grueso que es necesario para aquellos lobos que habitan en zonas cercanos al círculo polar donde las temperaturas son extremas. En la parte superior del cuerpo, aunque generalmente es de color gris, puede ser marrón, rojiza, negra o blanquecina, mientras que las partes inferiores y en las patas suelen ser de color amarillo-blanco. Los individuos de color claro son comunes en las regiones árticas.

Comportamiento

El lobo se agrupa en manadas compuestas de docenas de individuos, aunque las manadas más comunes se encuentran entre los 6 – 10 individuos. Estas manadas están formada por un lobo macho y hembra dominante (alfa) y de sus descendientes de varias edades.

Dentro de la manda, cada individuo posee su propia personalidad. Esta característica hace que puedan estrechar fuertes lazos sociales entre ellos que les permite formar manadas.

Deben seguir una estricta jerarquía, que ayuda a mantener el orden. El macho y hembra alfa se imponen constantemente sobre los demás miembros y guían las actividades de todo el grupo. Las hembras realizan en rol de cuidado y defensa de cachorros, mientras que los machos se encargan de realizar grandes viajes en busca de alimentos. En cuanto a los ataques y la matanza de presas, ambos sexos actúan juntos, aunque en verano predominan las carecerías solitarias.

Manada de lobos
Manada de lobos

El territorio de una manada puede extenderse hasta los 3.000 km2, dependiendo de la abundancia de presas. Son marcados con orina y heces. No toleran a las manadas vecinas, así que los intrusos suelen ser asesinados, pero en algunas circunstancias son aceptados.

Para comunicarse usan señales visuales (expresión facial, posición del cuerpo, posición de la cola), vocalizaciones y marcas de olor. El aullido es usado para mantenerse en contacto y para fortalecer lazos sociales entre sus miembros.

Hábitat

El lobo habita todo tipo de terrenos, con la excepción de las zonas tropicales y los desiertos áridos. Pueden encontrarse en bosques, desiertos, montañas, tundras, pastizales e incluso zonas urbanas.

Distribución

El lobo en el paso fue uno de los animales terrestres más extendidos, con la excepción del humano y el león. Se extendió por too Norteamérica, desde Alaska y el Ártico canadiense hacia el sur hasta el centro de México y por toa Europa y Asia por encima de los 20º de latitud N.

Los especies más grandes se encuentran en el centro oeste de Canadá, Alaska y en el norte de Asia. Los más pequeños tienden a estar cerca del extremo sur de su distribución (Oriente Medio, Arabia e India).

Varias subespecies se encuentran en Norteamérica, Eurasia y África.

Lobo aullando
Lobo aullando

Alimentación

El lobo es un animal carnívoro que consume animales grandes, pero también cazan animales pequeños si lo necesitan.

Antes de encontrar alimento no es raro que recorran 20 km o más en un día. Se mueven y cazan durante la noche, aprovechando el clima cálido.

Las presas principales son los grandes herbívoros como ciervos, ciervos canadienses, alces, bisontes, borregos, caribúes y bueyes almizcleros, que persiguen, capturan y tiran al suelo. Si están disponibles, las castores y las liebres también son cazadas. Los individuos que habitan en el oeste de Canadá pescan salmón del Pacífico.

Para cazar a los animales grandes, como el alce o el venado, cooperan junto a la manada. Son animales oportunistas y no correrán detrás de un ciervo sano, si cerca tienen uno herido o enfermo. Así que es más probable que maten a animales jóvenes, viejos en malas condiciones. Después de matarlo, la manada se atiborra (consumiendo entre 3 a 9 Kg por animal). Normalmente aprovechan toda el animal y los dejan en los huesos antes de pasar a buscar más comida.

Durante los meses de inviernos las colarías son más importantes. Los animales grandes sufren mucho con el frío, y la falta de alimento los debilita, así que es cuando el lobo tiene más éxito en la caza.

Depredadores

El lobo carece de depredadores naturales reales; su mayor amenaza son otras manadas, en territorios adyacentes. Su enemigo principal, no natural, son los humanos.

En estado salvaje puede llegar a vivir unos 13 años, aunque la mayoría morará antes de esas edad. Mientras que en cautiverio puede duplicar su edad, al tener mejores condiciones.

Las enfermedades y parásitos que afectan a los lobos incluyen el parvovirus canino, el moquillo, la rabia, la blastomicosis, la enfermedad de Lyme, los piojos, la sarna y el gusano del corazón.

Reproducción

El lobo se reproduce entre febrero y abril, y una camada de cinco o seis crías nace en primavera después de un período de gestación de unos dos meses, cuando el clima es más cálido y los presas abundan.

Las crías nacen en una guardia que consiste en un agujero natural o madriguera. También pueden ser usadas una grieta en la roca, un tronco hueco, un tocón volcado o una casa de castores abandonada.

Al nacer son alimentados con leche materna. Entre las seis y nueves semanas son destetados y pasan a comer carne regurgitada.

Con la llegada de la primavera y el verano, todos los miembros de la manadas ofrecen sus cuidados, prácticamente son el centro de atención y se vuelven el centro geográfico de las actividades del grupo.

Después de unas semanas, las crías son trasladadas a un «lugar de encuentro» por encima del suelo, donde juegan y duermen mientras los adultos cazan.

Las crías crecen rápidamente y se van desplazando más conforme va finalizando el verano. En otoño, la manada comienza a viajar de nuevo por su territorio, y las crías deben superar su primera prueba, que consiste en sobrevivir a su primer invierno. La mayoría de los crías son casi adultos en octubre o noviembre.

Después de dos o más años en la manada, muchos se van para buscar pareja, establecer un nuevo territorio y posiblemente comenzar su propia manada. Los que se quedan en la manada pueden reemplazar a uno de los padres para convertirse en un animal reproductor (alfa).

Las grandes manadas parecen ser el resultado de un menor número de lobos jóvenes que abandonan el grupo y de camadas producidas por más de una hembra. Se sabe que los lobos que dejan sus manadas han viajado hasta 886 km.

Estado de conservación

El lobo está considerado en peligro de extinción debido a que han sido exterminados de sus zonas de distribución mediante la caza, el envenenamiento y la caza con trampas para obtener sus pieles y proteger al ganado.

También se han sido afectados por la pérdida del hábitat y han sido obligados a desplazarse a territorios cada vez más pequeños donde los alimentos no son suficientes para mantener a una manada de lobos hambrientos.

Estás limitaciones les obliga a producir una fuerte endogamia, lo que es muy perjudicial para el futuro de la especie.

Relación con humanos

Domesticación

El lobo es un antepasado del perro doméstico. Hace miles de años fueron domesticados y se usó la cría selectiva para escoger los rasgos atractivos típicos de cachorros y eliminar los rasgos de los lobos adultos no tan atractivos. Esta cría selectiva produjo los perros actuales.

Puede cruzarse con perros, lobos rojos, coyotes y chacales para producir descendientes fértiles. Aunque existen diferencias físicas, de comportamiento y ecológicas entre estas especies, son totalmente compatibles genéricamente. La excepción se encuentra en el zorro, que se encuentran demasiado separados genéricamente.

Erradicación

Las sociedades primitivas humanas (que cazaban para sobrevivir) admiraban al lobo y trataban de imitar sus hábitos, pero una vez abandonado ese estilo de vida, en los últimos siglos, se empezó a considerar al lobo como una amenaza, un peligro para los humanos (especialmente en Eurasia), un fuerte competidos para los animales de caza mayor, y sobre todo para el ganado. La fuerte depredación del ganado fue la justificación principal que encontraron los humanos para erradicarlo prácticamente todos los Estados Unidos, México y parte de Europa. En Estados Unidos, durante el siglo XIX y principios del siglo XX, sólo quedaban manadas en el rincón noreoeste de Minnesota.

Proteccionismo

Para hacer frente a la caza discriminatoria, a finales del siglo XX, se comenzó a crear leyes proteccionista y de tolerancia que aumentaron las poblaciones en parte de América del Norte y Europa.

En 1995 en Canadá se realizaron reintroduciones en el Parque Nacional Yellowstone y en Idaho. A partir de 1998, una subespecie fue criada en cautiverio en México y reintroducida antigua área de distribución en el este de Arizona.A principios del siglo XXI, se estimaba que entre 65.000 y 78.000 ejemplares habitaban en América del Norte. La mayor población se encontraba en Canadá (aunque las provincias de Nueva Brunswick, Nueva Escocia y la Isla del Príncipe Eduardo carecían de lobos), seguida por Alaska y Minnesota. Otros estados, Michigan y Wisconsin poseen poblaciones más pequeñas pero se encuentran en proceso de recuperación.

Los individuos que habitan en territorio canadienses se encentran protegidos sólo dentro de los parques provinciales, mientras que en Estados Unidos reciben protección por parte de los gobiernos federales y estatales. Las poblaciones al sur de Europa y Escandinavia, aunque son pequeñas, se encuentran en proceso de recuperación. En Eursia también se le ofrece protección legal y las poblaciones exceden de los 150.000 ejemplares y se encuentra en aumento.

Actualmente ocupan dos tercios de su área de distribución anterior, por lo que aún queda mucho trabajo por delante. Aunque es un animal salvaje, pueden prosperan cerca de humanos cuando no son excesivamente perseguidos y la comida es abundante.

Ataques a zonas agrícolas

Pueden matar al ganado y a los perros cuando poseen la oportunidad, pero no rara vez o nunca matan, aunque vivan cerca del ganado.

En América el número de animales muertos por lobos va en aumento a medida que amplían el área de distribución.

Durante la década de 1990, las pérdidas anuales promedio para los lobos en Minnesota fueron de 72 vacas, 33 ovejas y 648 pavos, además de unos pocos individuos de otros tipos de ganado. Las pérdidas de existencias son mayores en Eurasia. En algunas zonas, los lobos sobreviven sólo matando ganado y comiendo carroña de ganado y basura humana. Sin embargo, los lobos suelen evitar el contacto con los humanos. Ha habido pocos ataques confirmados de lobos contra humanos en Norteamérica. Estos ataques son inusuales, pero se han producido en Eurasia y la India y a veces han causado la muerte.

Cultura popular

El lobo al ser un animal tan antiguo se encuentra presente en la cultura de todas las civilizaciones que han habitado en la tierra.

Nombres personales

La literatura inglesa antigua contiene varios casos de reyes y guerreros anglosajones que tomarón el término wulf como prefijo o sufijo en sus nombres. Algunos ejemplos son Wulfhere, Cynewulf, Ceonwulf, Wulfheard, Earnwulf, Wulfmǣr, Wulfstān y Æthelwulf. También eran comunes entre los guerreros germánicos precristianos: Wolfhroc (Wolf-Frock), Wolfhetan (Wolf Hide), Isangrim (Grey Mask), Scrutolf (Garb Wolf), Wolfgang (Wolf Gait) y Wolfdregil (Wolf Runner).

Folclore, religión y mitología

Se encuentra presente en el folclore, religiones y mitologías de numerosas culturas. Cuenta la leyenda que Rómulo y Remo, los legendarios fundadores de Roma, fueron criados y amamantados por una loba.

En la mitología nórdica encontramos a la temida loba gigante Fenrir, la hija mayor de Loki y Angrboda, a los lobos Geri y Freki y a las mascotas leales de Odín.

Para la religión cristiana los lobos eran representado como amenazas en forma de métaforas. En el Nuevo Testamento, se cita a Jesús por haber usado a los lobos como ilustración de los peligros que sus seguidores habrían enfrentado si lo hubieran seguido (Mateo 7:15, Mateo 10:16, Hechos 20:29).

Para el pueblo de Pawnee, Sirio era la «estrella de lobo» y su aparición y desaparición significaba que el lobo se movía hacia y desde el mundo espiritual. Tanto Pawnee como Blackfoot llamaron a la Vía Láctea la «ruta del lobo».

En numerosas culturas, determinadas personas pueden convertirse en lobos. Un mito griego habla de Licaón de Arcadia siendo transformado en lobo por Zeus como castigo por sus malas acciones. La leyenda del hombre lobo ha estado muy extendida en el folklore europeo e involucra a personas que voluntariamente se convierten en lobos para atacar y matar a otros. Los navajos han creído tradicionalmente que las brujas se convertirían en lobos al vestirse de pieles de lobo y matarían a la gente y asaltaban los cementerios.

Literatura

Esopo fue un fabulista de la Antigua Grecia que a menudo comparó al lobo con humanos para criticar el comportamiento de éstos últimos. Su fabula más es «El niño que gritó lobo», que está dirigida a aquellos que, a sabiendas, dan falsas alarmas.

La historia de Caperucita Roja, escrita por primera vez en 1697 por Charles Perrault, se considera en gran medida que ha tenido más influencia que cualquier otra fuente de literatura en la forja de la reputación negativa del lobo en el mundo occidental.

Los lobos se encuentran entre los personajes centrales del Libro de la Selva de Rudyard Kipling, y su representación de los lobos ha sido elogiada póstumamente por los biólogos de lobos por su descripción de ellos: en lugar de ser villanos o glotones, como era común en las representaciones de los lobos en el momento de la publicación del libro, se muestra que viven en grupos familiares amigables y se basan en la experiencia de los miembros de la manada de ancianos enfermos pero experimentados.

Las memorias de Farley Mowat, en gran medida ficticias, de 1963, se consideran en gran medida el libro más popular sobre lobos, ya que han sido adaptadas a una película de Hollywood y se enseñan en varias escuelas décadas después de su publicación. Aunque se le atribuye el haber cambiado las percepciones populares sobre los lobos al retratarlos como amorosos, cooperativos y nobles, ha sido criticado por su idealización de los lobos y sus inexactitudes de hecho.

Símbolos

El lobo ha sido representado frecuentemente como símbolo en la armería Inglesa. Se encuentra en los escudos de Lord Welby, Rendel, y el Vizconde Wolseley, y se puede encontrar en el escudo de armas de Lovett y en la gran mayoría de los Wilson y Lows.

Las cabezas de lobo son comunes en la heráldica escocesa, particularmente en los abrigos del Clan Robertson y Skene. También es el animal más común en la heráldica española, y a menudo se le representa llevando un cordero en la boca o en la espalda.

En los tiempos modernos, el lobo es ampliamente utilizado como emblema de grupos militares y paramilitares. Es el símbolo no oficial del spetsnaz, y sirve como el logo de los Lobos Grises Turcos. Durante las guerras yugoslavas, varias unidades paramilitares serbias adoptaron al lobo como su símbolo, incluyendo a los Lobos Blancos y a los Lobos de Vučjak.

Listado de otros animales interesantes